dimecres, febrer 12, 2014

LA TERAPIA KHYMA DE MARK PULIDO Y LAS "BILAS"

Hace unos pocos días, aprovechando un regalo de Navidad de mis hijos, pude asistir a una sesión de músicoterapia con Mark Pulido, sus “BILAS” y bastante más, como explicaré más adelante.



Mark Pulido, Licenciado en Bellas Artes, músico, terapeuta de sonido y investigador de instrumentos de nuevas sonoridades durante 10 años, pintor y artista polifacético, viajero y buscador.
Marc, es un ser sensible, sereno, alegre y creativo. Su historia es una muestra de cómo, el Universo, nos va llevando de la mano hasta materializar nuestros sueños más profundos. Cuando nos entregamos y confiamos, aparece la magia. Mark buscaba un sonido que ayudara a elevar la frecuencia y tuviera propiedades terapéuticas. Cuando dejó de buscar... lo encontró.





Algunas de las obras del Mark Pulido pintor.
Pero veamos cómo nos lo explica el mismo en una entrevista en el Periódico:
-A los 19 años, un día iba de copiloto y tuvimos un accidente. Sufrí una conmoción cerebral y estuve cuatro horas en coma. ¿Y sabe qué? Tengo recuerdos. Recuerdos de esas horas, digo. Transité por aquella dimensión indefinida que va mucho más allá de la experiencia ordinaria, de la vida tal y como la conocemos en nuestra cotidianidad.
-No me diga. ¿Qué recuerda?
-¿Pues sabe qué? Lo que recuerdo, paradójicamente, es una sensación de paz. Una impresionante sensación de paz. Algo increíble, lo más parecido a un estado de meditación profunda. Nunca más lo he sentido.
-Me decía que ese accidente le cambió la vida.
-Totalmente. Aparte de esas cuatro horas en coma estuve tres días ingresado. Tenía cuatro costillas rotas, un pulmón perforado, un derrame en el estómago... Así que cuando salí de allí sentí que todo era distinto. Te das cuenta de que en un segundo lo puedes perder todo y te preguntas cuál es el sentido de lo que haces.
-Explíqueme, por favor. Cuénteme cómo cambió.
-A ver: básicamente, ese accidente me llevó a la espiritualidad. Era como si tuviera otra oportunidad, y si la tenía era para jugar bien las cartas. Empecé a hacer meditación, me interesé por la astrología... Había empezado a estudiar Bellas Artes, así que empecé a pintar, a plasmar mis inquietudes en lo que pintaba. Y por otro lado tenía la música, claro.
-Llegamos a la música.
-Llegamos. ¿Le dije que el accidente me ocurrió dos días antes de cumplir 19? No, no se lo dije. Bueno, pues resulta que mi hermana, que estaba de viaje, me había comprado de regalo un instrumento musical... No sé si lo conoce: didgeridoo, se llama.



-Did...
-...geridoo. Sí, se escribe así. Es un instrumento de vibración australiano, de los aborígenes. Lo usan en sus ceremonias. Dicen que tiene propiedades curativas, y yo estoy seguro de que me ayudó en mi recuperación. El caso es que me aficioné a este tipo de sonidos y del didgeridoo pasé al hang, 




que es un instrumento de percusión melódica. Aunque le voy a decir una cosa: no es tanto por el sonido. Es lo que me produce tocarlos.
-Ah. ¿Es decir?
-Me eleva. Yo opino... Bueno, lo dicen muchos: que son instrumentos de desarrollo personal. De alguna manera, tocarlos es hacer terapia.
Dejemos por un momento la entrevista, Mark, es y será conocido por ser el introductor de las Bilas en Europa, por sus muchos conciertos con ellas, por toda la geografía peninsular y también el creador de Khyma.Podríamos escuchar un fragmento de uno de sus conciertos:



Volviendo a la entrevista.
-Supongo que en este grupo incluye las bilas, ¿no?
-Claro. Las bilas. Claro. La historia de las bilas es que al acabar la carrera, y con el dinero de la indemnización, me pagué un viaje a la India.



-Naturalmente.
-Sí, ya sé que suena a cliché, pero es que es así, es un país con una tradición especial, un país espiritual, donde yo sabía que iba a aprender cosas que no podía aprender aquí. Y a eso me fui, a aprender. Para resumir, venía de pasar siete días en silencio absoluto... Un ejercicio que era parte de mi formación, cuando descubrí eso: que existían las bilas.
-Siete días de silencio...
-... y de repente escuchar las bilas. No sabe lo que fue. Una mano bajando del cielo y posándose en mi cabeza. Un increíble, realmente increíble estado de bienestar. Una pasada.
-Antes de seguir, explíqueme lo que son las bilas, por favor. Son esas que están ahí, ¿no?
-Esas. Bonitas, ¿no? Son campanas, pero, como puede ver, con forma de lámina, y están hechas con una aleación especial. Uno de los secretos es la laminación, y el otro, los llamados puntos de reposo, que son esos agujeros que se ven en cada campana, y que impiden que la vibración se expanda. Las creó un ruso, Alexander Zhikarev, que fue de hecho el que me ayudó a completar este juego.
Veamos un video del creador de las Bilas:


-Estábamos en la India.
-Cierto. Allí, después de escuchar cómo sonaban, pedí que me hicieran un juego, y me las traje aquí, pero aquí me di cuenta de que no sonaban igual, y entonces fue cuando tuve la suerte de poder contactar con Alexander, pero sobre todo de que accediera a arreglarme el instrumento. De hecho está recién terminado, lo acabamos este año, en abril. 



Es el único juego de bilas que hay en Europa occidental, el único, y lo presento por primera vez en público mañana, en el Festival Gong, en Collbató. Aunque, con ellas, mi idea es hacer algo más que música.
-Claro. No me extraña. ¿Me lo explica?
-Por supuesto. Verá: como muchos instrumentos vibratorios, estas campanas tienen poderes curativos, y mi idea es trabajar eso. Hay gente que ha venido aquí, gente, me refiero, que nunca había hecho meditación, ni yoga, ni nada por el estilo, y al escucharlas han visto cosas, se han puesto a llorar...
En su página web nos habla del sonido sanador de las Bilas.
En nuestro tiempo los investigadores modernos han estudiado seriamente la influencia positiva del sonido de una campana. Un grupo de investigadores dirigido por el científico ruso doctor de las ciencias biológicas, Shipunov F. YA., han descubierto que las campanas funcionan como generadores de energía en el rango ultrasónico y destruyen los campos patógenos.




Creo que el lector se hará una perfecta idea del carácter y la manera de ser de nuestro protagonista, visualizando el siguiente video:







Para poder desarrollar el potencial de las Bilas, Mark ha creado Khyma, "una creación fruto de la fusión entre el arte, la ciencia y la medicina alternativa que se concibió en un sueño repetitivo, en India y en Madrid. Un “artilugio” sonoro para provocar experiencias físicas y disolver los límites de la percepción de separación con todo lo que nos rodea; moviéndonos a través del sonido curativo de las Bilas, a una conciencia de un estado de unidad con nosotros mismos y con el todo.
Un trabajo de investigación y de creación que bebe del trabajo artístico, las investigaciones durante 10 años con instrumentos musicales de nuevas sonoridades y las experiencias con la meditación y con las enseñanzas orientales e espirituales en general aprendidas en mi vida", nos dice.
Una sesión terapéutica en Khyma, como a la que me sometí, incluye una sesión de “Bilas”,  ya que según nos cuenta Mark: “El cuerpo humano es un sistema vibratorio complejo, las Bilas trabajan estimulando la frecuencia correcta de diferentes partes del cuerpo, emocional, mental o espiritual.
A nivel físico, cuando el cuerpo recibe las ondas de sonido, estas frecuencias por sistema de resonancia son capaces de recargar la energía de las células que se encuentran en mal estado, devolviéndole a la salud por simpatía armónica con la vibración externa de las Bilas.




A nivel psíquico, sin esfuerzo y automáticamente, el sonido que es una onda que se manifiesta como aire en movimiento y que toma las vibraciones de un objeto y lo desplaza, choca contra nuestros tímpanos y lleva a cabo un proceso bio acústico extraordinario, mediante el cual se transforma primero en una sustancia química y luego en impulsos eléctricos que viajan por nuestro cerebro. 
Se puede ver como las frecuencias sónicas de las Bilas, llegan a afectar, estimular, activar y despertar las ondas cerebrales que se caracterizan con estados de conciencia de grandes experiencias de relajación, profunda paz interior y meditación, sin ningún tipo de esfuerzo. Así como un cambio de percepción del mundo interior y un aumento de la conciencia. Estas ondas son las llamadas ondas Alfa, ondas Theta, ondas Delta. Es por eso que los conciertos con las Bilas no son sólo musicales, también es muy posible que se produzca una transformación del estado emocional, psicológico y energético y del estado sutil de las personas presentes.




Además en un concierto de Bilas, se produce automáticamente lo que en terapia vibracional se conoce como frecuencias de pulso binaural, debido al gran abanico de armónicos que suenan al mismo tiempo y que viajan por todo el espacio donde se hace el concierto. El sistema Binaural es una operación automática que hace nuestro cerebro a través de la audición alterna de las ondas de sonido que son captadas por una oreja y por otra. Produciéndose así una resta automática en el cerebro entre una frecuencia de sonido y otra, y equilibrando de esta manera los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro.
También con la audición de un concierto de campanas planas, se produce de forma natural lo que se conoce dentro del campo de la terapia de sonido como el principio básico de resonancia por simpatía o de arrastre sónico. El arrastre es un fenómeno del sonido mediante el cual las vibraciones potentes de un objeto cambian las de otro y que este segundo objeto se sincronice con el primero.




El sonido de una Bila supera al de una campana clásica y su efecto es altamente sanador y curativo. Cada una de las placas que lleva el nombre de Bila, es un instrumento independiente en sí misma, ya que con un solo golpe emite cinco notas a la vez, y se activan cuatro o cinco tipos diferentes de vibraciones de sonido, los cuales sorprendentemente bien se entrelazan entre sí. Tocando una sola campana una vez es suficiente para crear armonía a su alrededor. El conjunto de varias decenas de Bilas unidas abren posibilidades sonoras sin límite”.
Por mi parte, tuve la suerte de poder experimentar con las últimas y mayores “bilas” de una frecuencia vibratoria extraordinariamente poderosa.


  
Pero en la terapia hay mucho más, como por ejemplo Luz:
“LA LUZ ES EL MAYOR Y EL MÁS POTENTE ESTIMULANTE NATURAL

La luz es uno de los principales elementos de los cuales nos bañamos más o menos permanentemente, de acuerdo con los sitios geográficos.
Las relaciones entre nuestros antepasados y la luz son muy diferentes de lo que creíamos saber, la práctica de fijar la mirada en las fuentes de luz se encuentran en todas las tradiciones y culturas. El caso de las fijaciones de la reflexión del sol sobre el agua, de las fijaciones de fuego, la luna, las estrellas, o el cielo brillante, en todo momento tales prácticas eran muy comunes. Sólo ahora se comienza a comprender la importancia de la acción de la fijación de las fuentes de luz sobre la psique y el organismo.
La luz es una energía que al impactar en los ojos provoca reacciones químicas y eléctricas en el cerebro produciendo sincronización entre las células cerebrales, acelerando y amplificando los procesos fisiológicos. 





En la punta de la pirámide de Khyma está la luz especial de 500 watts de espectro total o de fosfenos que, emite los mismos efectos que la observación fija del sol muy practicado en muchas tradiciones y ritos iniciáticos. La luz será usada con giros y pulsación, dos características que movilizan y activan la rotación de los chakras. La observación fija a este punto de luz estimula y equilibra los chakras y genera una energía cerebral extra preparando a una mejor recepción de todos los efectos de las vibraciones sonoras y amplificando y dinamizando todos los efectos de Khyma.

La Pirámide: LA ENERGÍA DE LAS PIRÁMIDES




Las pirámides son cuerpos geométricos que concentran campos de energía. Está comprobado que el campo magnético de energía verificable en las pirámides egipcias existe de manera idéntica, pero con menor intensidad en otras pirámides, siempre y cuando mantengan las mismas proporciones. La proporción de la Gran Pirámide es exactamente la misma que tiene la molécula de agua optimizada, formada por cinco monómeros de H2O.
Dentro de ellas se genera una concentración y circulación de energía que comienza en cada uno de los cinco vértices y confluyen en el área central. En esta área las moléculas absorben las vibraciones por medio de la resonancia y, al aumentar la energía, comienzan a expandirse incrementando la circulación hasta saturar la pirámide saliendo luego hacia la atmósfera circundante.
La aplicación de la energía piramidal en la esfera de la salud está basada en el establecimiento del balance energético de la persona enferma, mediante el suministro de energía vital según su necesidad. Este suministro energético se efectúa a partir de la energía concentrada en el centro de la pirámide. 




El punto o zona de máxima energía se sitúa en el centro de la pirámide en el tercio inferior denominado “Cámara del Rey”.
Khyma tiene en su estructura principal una pirámide de 3 x 3 m² de base que envuelve la camilla, utilizando sus efectos terapéuticos durante toda la sesión.
La llamada camilla, donde el terapeutizado permanece tendido durante toda la sesión, es en realidad El Monocordio es un instrumento de resonancia que permite el trabajo terapéutico con relajación profunda e intensa toma de conciencia sensorial, física y emocional.
Es una camilla con un gran número de cuerdas (64) acopladas, la mayoría afinadas en un solo tono, las cuales con una fuerte resonancia reflejan la naturaleza cósmica del sonido y dan una sensación de “Cuerdas infinitas”. El espectro de sonido es melodioso y muy complejo.



El tratamiento con el monocordio también es usado en los campos de la psiquiatría, la medicina, el tratamiento de enfermedades psicosomáticas como la depresión, inquietud, dolor en el parto y la estimulación basal a personas con discapacidad.
Y además, culmina con una especie de reiki, o imposición de manos la Deeksha, Oneness Blessing o Bendición de Unidad es una transferencia de Energía Espiritual con el claro propósito de despertar en cada persona su verdadera naturaleza, promoviendo el florecimiento del corazón y llevando al individuo a experimentar la realidad tal y como es. La manera en que cada uno vive este despertar es única y  depende de los condicionamientos adquiridos.


Información mucho más detallada la podéis encontrar en la misma página de Mark Pulido: www.Khyma.es.
Una sesión completa viene a durar sobre una hora y media, aunque en mi caso durara, algo más. No sé lo que les costó a mis hijos “el regalo”, fuera lo que fuese, pero a juzgar por lo que siento ahora, casi una semana después, creo que es un dinero muy bien invertido.


Trataré de explicaros lo inexplicable, es decir mis sensaciones durante la experiencia:
  • En los primeros instantes tuve una cierta reacción de resistencia, un bloqueo a dejarme llevar, quizás reflejo del temor a perder el control de lo que sucede a mi alrededor, que me afecta en muchos de los campos de mi vida, la poderosa vibración de las “bilas”, en cierto sentido semejante a la de los cuencos cantores tibetanos, acabó por vencerla, y me dejé llevar.
  • Todo el cuerpo – pero todo, de dentro a fuera, incluso más allá- vibra acompasado al ritmo que Mark imprime a sus bilas.
  • Existen alternancias entre tensión y relajación, que varían -creo- de acuerdo a un cierto programa en la mente de Mark, a mayor potencia vibratoria más tensión, especialmente en el chacra del corazón, en el que se produce una limpieza emocional profunda, viejas heridas, sentimientos de culpa, perdón… Poco a poco, esa tensión va trasladándose a la cabeza, donde va disminuyendo, hasta producirse una grata sensación de relax y de paz que abraza a todo el cuerpo y al espacio inmediatamente circundante –aura?-.
  • Durante la sesión fosfénica y la imposición de manos, no tuve ninguna otra experiencia que la intensificación del relax. Los fosfenos se alargaban durante bastantes minutos, aunque no podría precisarlo, porque por entonces la sensación temporal prácticamente era inexistente, todo era un eterno ahora y aquí.
  • Finalmente con el monocordio, se produce como un ajustamiento, las cosas vuelven muy lentamente a colocarse en su sitio, aunque afortunadamente no del todo como os explico a continuación.





En cuanto a los efectos de dicha terapia sobre mi persona, puedo deciros que al acabar me sentí:



  • Por una parte, como si saliera de una experiencia de meditación profunda, con una cierta pérdida de orientación y  titubeos espaciales - temporales, que vinieron a durar unos diez minutos.
  • Cuando vi que había pasado una hora y media larga, no me lo podía creer, pensé que estaba abusando de Mark, tanto rato dedicado a mí.
  • Por otra, me sentía lleno de energía, como si fuera un niño, el niño que fui en un tiempo ya muy lejano -reconocimiento e integración?-; torpe en los movimientos, pero vivo, muy vivo, perceptivo, alegre.
  • Con enormes ganas de compartirlo todo con todos, pensando cuanto bien haría a muchos, pasar por esa terapia. Me hubiese convertido en apóstol de la experiencia -en cierta manera es lo que estoy haciendo ahora mismo, no?
  • Amoroso, recuerdo que me abracé con Mark –al que apenas conocía- como si fuésemos hermanos de toda la vida –que lo somos, por lo menos ya desde aquel momento-, suerte que él me respondió con el mismo cariño y afecto.
  • Los que habéis tenido experiencias psiconáuticas, podréis entender bastante bien mi estado de ánimo; era como cuando después de un regreso plácido, tras una de esas excursiones, tienes que enfrentarte con el “viejo” mundo que ya nunca será el mismo, porque lo vivido, lo experimentado te hace ver “las cosas” de un modo diferente. Todo ello sin el terror, la violencia o el impacto, o el cansancio físico que suelen acompañar las experiencias enteogénicas, con las plantas de poder. Pero la certeza de haber reafirmado “el pacto” con aquella “otra realidad”, es muy semejante.





  • La modificación del “encuadre” tradicional de la atención sobre el mundo, dura unas cuantas horas, en mi caso unas 30 horas, quizás algo más. Incluso ahora, cuando ya han pasado más de cinco días, siento que tengo una visión modificada, respecto a mi posición anterior.
  • Acrecientas las ganas de llevar a cabo las prácticas meditativas, artísticas, espirituales, de frecuentar a las personas queridas, de mostrarte más sincero, espontáneo, humilde, más amoroso, auténtico, en resumidas cuentas de SER.
  • Pero también, en cuanto la sesión se acaba, te sientes huérfano, te falta algo, querrías que aquello que has vivido no se acabara, volver a estar en aquella camilla-monocordio, entregarte una vez más sin reservas, dejar que Mark te lleve de nuevo hacia aquel punto, que sabes –siempre lo he sabido- es el verdadero centro de tu Ser… y permanecer allí por toda la “infiniternidad”, donde el yo pequeño –al que se refiere Mark- ya no tiene ningún protagonismo.

Otra "paciente", lo expresava así:


"Durante la sesión he podido sentir como se abrían de uno a uno los achaques empezando por plexo solar , el segundo , el chacra raíz, luego el del corazón y el quinto . Una vez estaban todos en funcionamiento se han alineado como si un tubo de unos 5 cm de diámetro atravesara mi cuerpo y los uniera a todos desde la base hasta el corona , sentitnt un flujo de energía muy gratificante .
Mi cuerpo se movía involuntariamente buscando la liberación de la tensión muscular primero y después , un movimiento pequeño , firme y rítmico que hacía bascular mi cuerpo de derecha a izquierda , a continuación permitiendo que la energía de la kundalini fluía por mi columna .
He visto como yo salía de mi cuerpo a la vez que la divinidad me venía a encontrar a la distancia de un metro por encima de mí y yo me he unido a la divinidad , éramos uno y miraba y hablábamos en mi cuerpo : "ahora vivirás una experiencia de muerte " me han dicho y he hecho una regresión donde yo era un soldado y moría cerca de la trinchera sin dolor ni sufrimiento . La muerte es sólo eso, un cuerpo muerto que no sufre , que deja de tener vida .
Records de situaciones vividas , afirmaciones , certezas y muchas más vivencia sólo en 1 hora . Uauu !
gracias Marc"



En fín creo que con lo leído podeis haceros una idea bastante aproximada de la terapia impartida en Khyma por Mark Pulido.
Podéis poneros en contacto con Mark, a través de su página web Khyma.es.
Como siempre espero que os sea útil e interesante

PD. Al acabar de redactar ésta entrada, me propuse hacérsela llegar al protagonista, por lo que le envié el siguiente mensaje:

Hola Marc:
>
> T'adjunto l'enllaç a la pagina del meu blog, on tracto d'explicar el
> que vaig viure a Khyma.
> Si creus que s'ha de modificar alguna cosa, incloure el teu numero de
> telefon, o vols fer qualsevol mena de comentari, serà molt ben
> rebut.
>
http://terraxaman.blogspot.com.es/2014/02/la-terapia-khyma-de-mark-pulido-y-las.html
>

> Una molt forta abraçada.

> Namasté


A lo que él me respondió:


Hola Josep esta molt be el que has escrit, m ha impresionat algunes fotos q has posat a l article, nose com les has trobat pero veig q has fet una bona feina de recopilacio i busqueda, tambe amb els videos i els textos. Potser el que faria es reduir una mica els textos que has agafat d la pagina i que si algu vol entrar mes profundament pogui visitr la pagina i llegirho despres, tambe perq si poses el text sencer un reta l altre es fa una mica llarg i costos d llegir ho tot, i arrivar al final q per a mi es el mes interesant, la explicacio de la teva exprriencia. Be faria mes resumit el contingut d cada apartat extrer de la web i aixi la lectura siguies fluida. Pel q fa a la teva experincia m ha agradat molt com la comuniques i la comparteixes, moltes gracies per ferho i donar a coneixer el treball am les biles, potser si no t importa tambe ho compartire al meu facebook si queda una mica mes sintetic. I tambe et volia demanar de treure l expresio del final que posa del Deu Mark, jijiji aixi sento q es millor si nomes poses Mark.

Una abraçada molt gran plena d amor! I moltes gracies per tot!

Obediente a sus deseos, así ha sido modificada, en la fecha de hoy, lunes 17 de febrero 2014..