dissabte, de juny 26, 2010

EL SIMBOLISMO DEL ARCANO XXI "EL MUNDO" EN EL TAROT

En entradas anteriores, nos hemos dedicado a estudiar el simbolismo de algunos de  los arcanos mayores del Tarot. Los que no nos dedicamos a ésta mancia, o práctica adivinatoria ni con ánimo de lucro, ni con ningún afan profesional, vemos en los arquetipos o arcanos de ése libro conceptual, un conjunto de imágenes que pueden ayudarnos en nuestro desarrollo espiritual, bien como guía o ayuda en meditación, bien como soporte a reflexiones esotéricas o simbólicas que nos lleven al despertar, a abrir esos otros ojos más allá de los físicos que nos permitan tomar consciencia de nuestra verdadera dimensión humana y espiritual.


Podéis ver esas entradas aquí:

http://terraxaman.blogspot.com/2010/01/el-simbolismo-del-loco_08.html

http://terraxaman.blogspot.com/2009/10/el-simbolisme-del-mag.html 

http://terraxaman.blogspot.com/2010/01/el-simbolismo-del-ermitano-luz-en-las.html


Es el Día de Navidad. Se ha terminado una deliciosa comida, y hay una taza de café caliente en su mano, quizás un aromático cigarro en la otra. Observa desde una distancia infinita a los amigos y la familia que están discutiendo acerca de cualquier tontería, los niños alborotan corriendo alrededor de la mesa, y sus pies están frotando la barriga de su mascota fiel. Se siente feliz, satisfecho y verdaderamente agradecido (al menos hasta que tenga que lavar los platos). Pero en este momento, el mundo y todo lo que hay en él es suyo.
Todos reconocemos este sentimiento. Puede venir en cualquier momento y lugar y siempre es bienvenido.
Nosotros podemos sentirlo en casa rastrillando las hojas del jardín, o en el escenario del mundo aceptando el Premio Nobel. Puede parecer tranquilo y simple, o salvaje y glorioso. ¿Qué es este sentimiento, y de donde viene?
El principal componente de la felicidad es la plenitud, el sentimiento de que todo está trabajando junto y en armonía. No de un modo estático, sino como un balance dinámico. Involucrarse es también importante. Para estar feliz, debemos sentirnos conectados- comprometidos con lo que está a nuestro alrededor. También hay una meta, saber que tenemos unos objetivos y que nos estamos moviendo hacia ellos satisfactoriamente. Cuando todos estos elementos se juntan, nos sentimos satisfechos y benditos.


El arcano XXI “El Mundo” representa estos momentos y todo lo que ellos involucran. Recuerde, sin embargo, que esta carta es un símbolo de activa contribución y servicio. Para mantener el mundo en nuestras manos, debemos entregarnos sin reservas a él. Esa es la fuente de la verdadera felicidad.


Carta XXI el Arcano Mayor "El Mundo"


Hermafrodito, hijo de la unión carnal y transubstancial de Hermes y Afrodita la segunda concibió a Hermafrodito. 



 Hermes, Afrodita y Cupido

Este encuentro mítico se corresponde, según la tradición, con la unión del conocimiento (Hermes, mensajero de los dioses) y el amor (Afrodita) para culminar en un ser completo (hermafrodito), que posea ambos caracteres de la dualidad (masculino y femenino).Sin embargo, según se nos cuenta, Hermafrodito no gozo de esta doble situación desde su nacimiento.


Náyade Salmacis

El muchacho se refrescaba en un lago cuando la náyade Salmacis, que habitaba en dicho lugar acuoso, al descubrirle, se enamoró de inmediato. La náyade se mostró en toda su rutilante y estentórea belleza ante el hijo de Hermes y Afrodita, con el propósito de obtener sus favores más lustrosos. Por un motivo inexplicable el joven la rechazó. Como viene siendo habitual entre las náyades, ella se abalanzó sobre él y mientras ambos se retorcían en las aguas, (no olvidemos que según la tradición el agua se corresponde con el éter y, por tanto con la materia primigenia de la creación) ella rogó a los dioses por la unión eterna de sus cuerpos. Y de este modo la divinidad originó un ser con dos cabezas y dos sexos.


Esta figura andrógina, con el nombre de rebis, fue utilizada por los alquimistas, acompañada por una serie de elementos duales (tierra y cielo, noche y día), para establecer de manera visual la enseñanza que pregonaba la unión entre los opuestos y complementarios, auspiciados por el conocimiento y el amor, para aproximarse a la sabiduría, a la perfección.
El Maestro Eckhart escribió: “El fundamento más firme sobre el que dicha perfección puede estar es la humildad, pues el espíritu de aquel cuya naturaleza se arrastra a lo más bajo se eleva a lo más alto de la deidad, pues el amor trae consigo el dolor y el dolor trae consigo el amor.”


El amor está presente en la historia de Hermafrodito tanto en la náyade como en su madre (Afrodita). ¿Y el sufrimiento? ¿Quién afirma que esa unión corpórea, operada por los dioses, para reunir ambos sexos en un cuerpo, no resultó dolorosa?
Los despechados, los que vieron frustradas sus intenciones, o fracasaron en lances amorosos, se sienten embaucados, sacrificados por los venablos del amor y, con frecuencia, pretenden desunirse hasta la eternidad. Sin duda en estos casos se confunde el amor con la debilidad del enamoramiento, con la pérdida de conciencia que se arrastra en el primer impulso o en la ruptura de una aventura sentimental. Pero a pesar de esta aclaración quienes se compadecen de sus infortunios, por un desaliento amoroso, entendido el amor en un sentido más profundo que el simple acercamiento carnal, olvidan los bienes que obtuvieron del amor antes del desencanto y pasan por alto que toda circunstancia vital implica movimiento, por tanto cambio. El dolor se corresponde con el amor y viceversa. Así mismo conviene acentuar que el sufrimiento del denominado “desamor” no proviene tanto del amor, como de la frustración de los deseos insatisfechos.


Los poemas amorosos de diversas épocas y culturas conservan frecuentes relaciones entre sí, al tiempo que soportan cierta proximidad con las estructuras de glorificación de lo sagrado a través del vehículo del amor. Robert Graves, quizá tras una reflexión próxima a la nuestra, afirmó: “todo poema es una invocación a la diosa blanca”. En su ensayo sobre este asunto la diosa blanca asume las potencias de la feminidad como generadora y asimiladora del aspecto femenino de la inspiración, de la musa. No en vano los seguidores del amor cortés medieval también buscaban en lo femenino una forma de aproximarse a la divinidad. En cierta ocasión alguien aseguró que estos poetas, con sus intenciones, relegaban el papel de la mujer al de mera transmisora para la elevación de sus capacidades. Esta aseveración resulta ridícula para cualquiera que conozca, siquiera de manera superficial, este asunto. Tales bates, por el contrario, consideraban a la mujer más cercana a la divinidad y, por ello, creían que salvando las distancias físicas y explotando sus pasiones amorosas, ese fulgor, ese éxtasis, les permitiría impulsarse hacia esos otros amorosos brazos de la divinidad.



El amor en sus períodos iniciales (antes de adquirir otros lazos menos apegados a lo corpóreo) necesita de un espejo. Y hoy resulta una tarea difícil la elección de ese “otro” donde reflejarse, de ese vínculo emocional, de esa identidad ajena a la nuestra pero capaz de permitirnos la recreación material del rebis alquímico. Algunos alquimistas refieren la necesidad indispensable de la presencia de la “pareja alquímica” para desarrollar las tareas propias de la búsqueda real de la perfección, lejos de los “carboníferos”, que los desconocedores de estos trabajos han glosado de manera banal. La asunción del amor como vehículo para la unión "alquímica de los amantes", hasta transformar a dos cuerpos (y destinos) en uno solo, la hallamos representada en la historia de Tristán e Isolda. 




Lo ha explicitado en su libro “Figuras del destino” Victoria Cirlot, donde establece un paralelismo entre el filtro que lleva a enamorarse a Tristán e Isolda y algunos elementos del trabajo alquímico. Esta concepción se manifiesta de manera explícita en el roman de Gottfried von Strassburg cuando, en la escena en que ambos enamorados descubren su condición tras apurar el bebedizo, refiere el autor: "Se convirtieron en un solo ser unido, /ellos que habían sido dos y estado separados." (Traducción tomada de la obra citada de Victoria Cirlot, Siruela, 2005)

Según la ciencia el universo tiende al desorden. Esta búsqueda del amor, del centro, se corresponde con la pretensión del ser humano por crear, por reagrupar. Nada hay más alejado del desorden, de la entropía, que las enseñanzas imbricadas con la figura del hermafrodita, del rebis alquímico, unidas a la tendencia a la unidad inalterable del amor, físico en un plano y anímico y espiritual en otro. Sin olvidar que para crear y renacer, en ocasiones, sólo en ocasiones, conviene aguardar a la destrucción. Sólo se trata de la manifestación de la dualidad, no de crueldad.


El Arcano XXI el Mundo.




Enmarcada en una corona vegetal, una mujer (un andrógino, según otras explicaciones), flota gloriosa danzando en el espacio, con una varita mágica en cada mano. A los 4 costados están un Hombre, un Toro, un Águila, y un León... ¿no os recuerda el simbolismo cristiano de los 4 Evangelistas? Mateo, el Hombre, Marcos, el León, Lucas, el Toro y Juan, el Águila?. Hay que recordar que gran parte del Simbolismo cristiano es tomado prestado de las Tradiciones Antiguas, el Tarot es muy anterior al Cristianismo, la Masonería también, los Albañiles (Masones) medievales, por ejemplo, lo sabían al esculpir sus jeroglíficos en las Catedrales Católicas y quizás las Jerarquías Católicas, que no eran Iniciadas, sino miembros ávidos de poder terrenal de las noblezas europeas, principalmente Italianas, compradoras de Capelos cardenalicios y Papados, lo intuyeron y pensaron que su Poder Terrenal se perdería a manos de los Albañiles, la Masonería y otras órdenes como los Templarios, han preservado el Secreto Iniciático que el Cristianismo iba a dejar perder, o que sus Jerarcas conocen y por emvidias hacia la Orden ocultan y por eso la han perseguido con tanta crueldad ¡¡¡..

La figura andrógina demuestra que todos los opuestos se hallan unidos en perfecta armonía.
En los extremos de la carta vemos representadas cuatro figuras: un ángel (la conexión con el aire, el pensamiento), un toro (la relación con la sustancia material), un águila animal solar por excelencia que también simboliza el poder de las emociones y un león (el fuego, la pasión, el espiritu). Aire, agua, tierra y fuego se encuentran simbolizados en estas figuras. Los 4 emblemas representan el axioma del Iniciado: Saber, Querer, Osar, Callar.
El Mundo es la Revelación Total, el Logro Supremo, después de haber recorrido las 7 etapas de desarrollo, tal y como vimos en la entrada sobre el Viaje del Neófito del simbolismo del Loco.
La Corona vegetal está atada por dos bandas que son el símbolo de Infinito, es la Corona de la Victoria, culminación de la Gran Obra, tiene la forma de Huevo Cósmico, el Cero, que ya analizamos en el Loco.


Pero Osho, en su Tarot Zen, hace una matización que no suele verse con tanta claridad en el Tarot Rider. A este Arcano le da el nombre de CONCLUSIÓN. Y vemos una figura formada a partir de un rompecabezas donde está por ponerse la última pieza.
Nos habla de un camino emprendido, que ha llevado su trabajo para que todo fuera encajando de la manera adecuada; y se nos dice que tan sólo resta una pieza por ser colocada. ¿Qué nos podría estar sugiriendo esto?
Por una parte, que el trabajo ha merecido la pena, pues son más las piezas encajadas que aquella que aún no contempla el diseño al completo. Y eso ya es algo muy importante.
Además, esa última pieza puede encontrarse en nuestra mano o en la mano de otros; pero sea como sea, el trabajo ha sido laborioso y augura el éxito. ¿Podrá desmembrarse todo un rompecabezas por no saber colocar la pieza que nos dará el éxito? No parece probable. Pero, sea como sea, el balance general parece ser muy positivo.
Hemos llegado al final de nuestro camino. 


En “El Mundo” la plenitud es total.
Este camino que se inició con el baile desestructurado de “El Loco” ahora termina con la danza de “El Mundo” que expresa armonía y realización.
Todas las funciones han sido integradas y al final del camino podemos contar con todas ellas, las que se han hecho conscientes para nuestro beneficio. Naturalmente nuestra energía tiende a experimentar la vida a través de las funciones que tenemos más desarrolladas, en detrimento de las otras porque es lo más sencillo, lo menos trabajoso. Sin embargo de esta manera permanecemos carentes y vivimos una existencia limitada, pero la naturaleza tiende a totalizar, y entonces buscamos a en el afuera un lugar en donde proyectar aquello que nos falta.
De esta manera nos volvemos dependientes de quien posea esa cualidad que no estamos desarrollando y aunque la exportemos y la incorporemos a nuestra vida, seguimos estando incompletos. La figura central se encuentra contenida por una guirnalda lo que significa por un lado que el sí mismo es sagrado y como tal debe ser protegido y al mismo tiempo que el hecho mismo de habernos conectado con aquel implica una consagración. 



Dice Sallie Nichols que la guirnalda no es la serpiente que se muerde la cola, el ouroboros del caos primigenio, su forma es elíptica: tiene dos focos uno arriba y otro abajo sugiriendo que son dos mitades que se van a encontrar para formar una totalidad. Parecería curioso que esta carta que hace alusión al triunfo de lo individual, se llame “El Mundo”.
En realidad lo que nos sugiere es que habernos conectado con el misterio de la vida, habernos encontrado a nosotros mismos no nos excluye del resto de la humanidad, ni nos salva de los sufrimientos de nuestra encarnación, nos otorga la bendición de tener otra mirada más amplia que hace nuestra existencia más profunda y significativa. Nos hermana con el resto de los mortales. Nos hace tomar conciencia de que el mundo es una ilusión, que no estamos solos y perdidos en el universo, la esperanza se materializa en hechos concretos en “El Mundo”.

Al mismo tiempo, la expresión “tener el mundo en nuestras manos” que puede parecer referirse a los éxitos que nos propone el entorno también puede hacer alusión a la sensación de conquista que tenemos cuando estamos plenamente conectados con nuestro centro. Ya no hay miedos, nos sentimos poderosos, simplemente de algún modo tenemos la certeza de que todo es posible. Desde este lugar sagrado y conquistado por nosotros de manera auténtica es que podemos salir al mundo y operar en él. Nadie nos puede quitar nada, somos eternos y por ende indestructibles, ya no le tememos a la muerte, sabemos que todo es una ilusión. Tampoco tenemos que “tener” o “ser” de determinada manera para existir, para ser aceptados. Ya se cayó nuestra máscara, como les sucede a los protagonistas de la novela de Novalis "Los discípulos en Sais" ahora sabemos quienes somos, nos hemos contemplado al espejo, hemos descubierto que trás el Velo de Isis, pudimos ver horrorizados al comienzo, nuestros aspectos oscuros, hasta que finalmente aprendimos a amar, para descubrir que trás el misterior inexorable, sólo se oculta nuestro propio Si - mismo.
-->
El Sí-mismo, teóricamente, centro y totalidad de la psique, vivenciado como aquello que gobierna al individuo y hacia lo que se dirige inconscientemente. Principio de coherencia, estructura y organización que rige el equilibrio y la integración de los contenidos psicológicos. Sin la vivencia de los opuestos no existe experiencia de la totalidad.
El Sí-mismo es una magnitud antepuesta al «Yo consciente». Comprende no sólo la «psique consciente», sino también lo «inconsciente», y por ello es, por así decirlo, una personalidad que «también» somos... No existe posibilidad alguna de alcanzar también una «consciencia» aproximativa del Sí-mismo, pues por más que queramos hacerlo consciente siempre existirá una cantidad indeterminada e indeterminable de «inconsciente» que pertenece a la totalidad del Sí-mismo.
El Sí-mismo es no sólo el «centro», sino también aquel ámbito que encierra la «consciencia» y lo «inconsciente»; es el centro de esta «totalidad» como el «Yo» es «el centro de la consciencia».
El Sí-mismo es también «la meta de la vida», pues es la expresión más completa de la combinación del destino que se llama individuo.

“Sólo necesitamos saber que el Supremo Uno, su Señor, es su propio Sí mismo”. Sri Ramana Maharshi.
 

Por fin somos libres, esta libertad se conquistó desde la conciencia y como tal no hace más que conducirnos a obtener una existencia más plena. La tarea solar que nos encomendaba el Padre está cumplida. A diferencia de lo que habitualmente se suele decir que los seres más primitivos son más felices porque viven en la inconsciencia, creo que el ser más evolucionado que sufre con el dolor del otro, descubre que finalmente todo está perdido desde el comienzo, vive una existencia difícil en términos terrenales ya que no son muchos los seres que llegan a este nivel de conciencia y por ende en muchas oportunidades se sentirá solo, apartado del resto de los hombres. Sin embargo este conocimiento lo hace libre y lo mantiene unido a sí mismo. Finalmente comprenderá que la soledad no existe y que puede vincularse con otros seres desde un lugar más profundo. Ya no hay posibilidades de que su inconsciente personal lo sumerja ni que los contenidos psíquicos del inconsciente colectivo lo invadan sino que están ahora asimilados.
Ni siquiera los cambios súbitos de su vida ni las injusticias del mundo pueden doblegarlo. No somos perfectos en tanto seres encarnados pero sí completos. Dijo Jung: “Experimentar el sí mismo significa que uno siempre es consciente de su propia identidad. Entonces, uno sabe que nunca podrá ser otra cosa que lo que es, nunca se perderá a sí mismo y que nunca será separado del sí mismo. Y eso porque uno sabe que el sí-mismo es indestructible, que es siempre uno y el mismo y que no puede ser disuelto ni cambiado por ninguna otra cosa. El sí mismo le capacita a uno para permanecer él mismo en todas las condiciones de su vida”.

Dice S. Nichols que los alquimistas representaron frecuentemente a una figura femenina dentro de una mandorla a la que se la llamaba “anima mundi” es decir el alma del mundo, la concebían como una fuerza oculta en la materia que animaba a todos los cuerpos desde las estrellas del cielo hasta los animales, las plantas y los elementos de la tierra. Era tarea de toda la vida de un alquimista liberar el anima mundi de su encarcelamiento de la prima materia de la naturaleza inconsciente. La idea del ánima mundi coincide con el concepto del inconsciente colectivo cuyo centro es el sí mismo.
Para ver el significado de la Mandorla en profundidad podéis ver:

http://terradesomnis.blogspot.com/2009/12/les-catedrals-gotiques-muntanyes-de-la.html

Es la guía de la humanidad que a la vez es guiada por dios. Todo lo que implica que el universo no es un rompecabezas en la que nosotros – diferentes a él - nos encontramos dispersos sino que el universo está en cada uno de nosotros. Tanto en los escritos cabalísticos como por ejemplo en los escritos de la medicina china podemos ver como cada individuo es este mundo en microcosmos. No hay nada más que decir ni explicar, porque la experiencia de acariciar al sí mismo no puede comprenderse por la vía del pensamiento racional. Ojalá que algún día todos y no solamente algunos iluminados pudiésemos llegar a esta instancia, seguramente haríamos de este mundo un lugar más armónico. Mientras tanto podemos acceder a la experiencia de lo trascendental por medio de los artistas y los místicos, que son quienes nos traen la certeza de otros mundos mediante sus obras.





Tres ejemplos de espacios sagrados delimitados por la Mandorla mística, la Virgen María, el Pantocrátor y el arcano XXI.

La posibilidad de explorarlos con nuestros propios ojos se encuentra siempre a nuestra disposición, la vida con sus ciclos nos da siempre la posibilidad de que “El Loco” nos empuje a emprender nuevas aventuras para que todo vuelva a comenzar. El Mundo en la Interpretación: Es una carta yang. Es la síntesis de todos los otros arcanos. Se relaciona con los cuatro elementos: aire, agua, tierra y fuego. Se relaciona con el arquetipo del sí mismo. Para R. Wang se relaciona con el arquetipo de persona.
La Propuesta del arcano: Encontrar nuestro centro y consecuentemente nuestro lugar en el mundo. Poder ver a Dios en toda la creación.
El Riesgo del arcano: No existe. Si hablamos de un estado la persona se encuentra viviendo un ciclo concluido con éxito, pero este triunfo es de adentro hacia fuera. El éxito interno se trasluce en exitos externos. Puede haber reconocimientos por parte del entorno. Hay un equilibrio entre mente, cuerpo, emociones y espíritu. La persona se deja fluir, se siente satisfecha con las tareas realizadas, la sensación de armonía es total. Está en paz con la vida y el mundo.
No hay tareas pendientes. Según R. Torres los seres “mundo” son: armónicos, íntegros, equilibrados, comunitarios, éticos, intuitivos, sinceros, incorruptibles, perseverantes y pacientes. 

Parte de és texto está extraído de: http://www.tarotistas.com/secciones/tarot/El_Mundo

-->  


-->Interpretación cosmopsicológica




En algunos mazos del Tarot, "el mundo" se nos presenta como arcano 22, ésto suele ser debido a que el arcano 0 "El Loco", nos es presentado con el número 1. La denominación más frecuente de este Arcano es El Mundo. Cada palabra posee un pensamiento o más en analogía con ella, sin entrar en cuestiones más esotéricas acerca de la fuerza del verbo o del lenguaje oral. Por tanto, las palabras pueden limitar o abrir la mente, dependiendo del uso que se les de y de la combinación que se haga de ellas.
Hablar del Mundo comporta unas ideas o pensamientos asociados, y es por lo que en este Arcano utilizaremos para su asimilación tres notas-clave que pensamos puedan ser útiles. Son EL GRAN TODO, EL UNIVERSO y EL MUNDO.
Este Arcano hace referencia a la idea de unidad dentro de la multiplicidad, un concepto muy barajado en las ciencias Tradicionales.
El universo visible es en realidad sólo una parte del Gran Universo Total, el cual se desarrolla mucho más allá de lo que los sentidos normales captan. Se ha dicho al respecto que somos como una persona que toca en un piano infinitamente grande tanto por un lado como por el otro, pero el pianista sólo atina a tocar en unas pocas teclas, puesto que las demás no las ve, e incluso hay algunas que las ve pero que no sabe cómo usarlas correctamente. La idea del infinito no sólo se refiere al hecho de que hoy por hoy la Astronomía no haya encontrado límite al universo visible de las galaxias y los cuerpos celestes, sino a otros parámetros en los cuales también existe lo ilimitado. En cualquier caso, aunque la idea del infinito o de lo que nunca acaba por lo general nos produce un peculiar vacío en el estómago, concebir mentalmente un "final del universo" es mucho más difícil que tratar de imaginarlo como interminable.



La ley de los conjuntos de conjuntos que ya hemos expuesto anteriormente, aparte nos dice que el Universo también es infinito no sólo en cuanto a las tres dimensiones básicas del espacio, es decir, largo, ancho y alto, sino que en él se manifiesta una infinitud en lo que respecta a sus distintas dimensiones.
Según esta ley científico-filosófica, el Universo también es infinito en lo que respecta a sus supraestructuras organizativas en lo infinitamente grande, por ejemplo, en su cada vez mayor organización en planetas, sistemas solares, galaxias, conglomerados de galaxias, superconglomerados de galaxias, y otras supraestructuras que todavía no conocemos. Lo mismo sucede hacia lo infinitamente pequeño, pues en el estudio de la materia y de la energía, la ciencia ha pensado ya varias veces que había encontrado el límite microcósmico o, dicho de otra manera, la unidad básica o indivisible de la materia. Desde la teoría atómica de los griegos hasta ahora, varias veces consecutivas se ha pensado que se había descubierto la partícula elemental última, pero los átomos perdieron ese título, al igual que los componentes de estos, es decir, los protones, neutrones, electrones, mesones, etc. Ya hoy en día incluso se habla de los pre-quarks, aun cuando los quarks por el momento no han sido detectados en la realidad, sino que constituyen una teoría elaborada. 



Pero en las Escuelas de Sabiduría de la Antigüedad ya se hablaba del microcosmos infinito, que se subdividía progresivamente. Algunos científicos del ámbito de la física de las partículas elementales, piensan también que los quarks a su vez se componen de otros elementos menores, y así sucesivamente.
En esoterismo hablamos de otra dimensión superior cuando en esa continua subdivisión de la materia y la energía se llega a un nivel en que las propiedades y comportamientos de éstas ya son bastante diferenciados con respecto al nivel anterior. Se llega a un punto en que ya no se habla de materia sino de energía, aunque toda la materia sabemos de sobra que es energía. Así, se alcanza un punto en el estudio de la energía en que ésta aparte de servir de elemento impulsor de los procesos de la materia, comienza a hacer otras peculiares funciones. Estas son el organizar de acuerdo a leyes matemáticamente exactas los movimientos y procesos que la energía impulsa, pero todo de acuerdo a un orden y a unos esquemas universales. Ya sabemos que los procesos fisico-químicos son los mismos en todo el Universo, lo cual es así en virtud del nivel del Universo que llamamos la mente cósmica o sencillamente la mente.

Ha sido igualmente esa mente cósmica u organización mental del Universo la que ha hecho posible que el proceso de evolución de las especies haya ido por caminos de éxito y no de fracaso. Es absurdo pensar que del azar puede surgir lo cuasi-perfecto, por no decir lo perfecto totalmente. Sería lo mismo que pensar en ganar una partida de ajedrez al campeón mundial en base al azar, es decir, colocando todos los posibles movimientos a realizar en un momento dado, como fichas en un bombo. En cada jugada este "jugador de la escuela del azar" pondría el bombo a funcionar y haría un movimiento marcado por el azar con una pieza también designada por la suerte.
Sin quitar ni mucho menos el valor a las teorías darwinianas o post-darwinianas, para lo cual no me considero en absoluto capaz, se me asemejan ciertas simplificaciones como ciertamente místicas, aun cuando sus defensores se consideren totalmente científicos. Por ejemplo, si tomamos al pie de la letra las teorías de la evolución, veamos ahora qué tendríamos que pensar acerca del increíble mecanismo del ojo humano. 


Se supone que lo que da la variación de características entre los mismos individuos de la especie es una serie de mutaciones "fortuitas" en el material genético, lo cual puede hacer que en un momento dado uno de estos "errores genéticos de la naturaleza" se constituya como un acierto. Esto es lo que dicen las teorías evolucionistas, ya que ellas consideran que los cambios en cuanto a mejoramiento que puede generar un individuo durante su vida, se pierden para su especie, ya que lo que vale es sólo el material genético que es transmitido a sus descendientes, el cual no ha cambiado por mucho que ese sujeto haya comido mucha zanahoria para la vista. Así, tenemos que creer que los grandes aciertos de la Naturaleza son el producto de errores combinados que se han convertido en aciertos, y que sobre esta base la selección natural ambiental genera el resto, dejando que los aptos vivan y se reproduzcan, mientras que los no adaptados mueran y se reproduzcan menos. Eso puedo creerlo en casos como el de la jirafa, pues es lógico que las jirafas con un material genético de cuello alto se reproduzcan y vivan más que las de material genético de cuello corto, con lo cual a lo largo de las generaciones la combinación de materiales genéticos de cuello largo con otros materiales genéticos de cuello largo habrá producido un material genético de cuello "muy largo". Hasta aquí todo es lógico.
Otra cosa muy diferente es que por esa serie de "mutaciones fortuitas y por causas desconocidas del material genético" se vayan produciendo de forma encadenada soluciones de genio, para los problemas de adaptación ambiental que a las especies se le han ido produciendo a lo largo de su historia evolutiva. La línea filogenética del Homo Sapiens necesitó vista en color, y la tuvo; precisó "por inclemencias del tiempo" visión tridimensional y la tuvo, etc. Visto así, las explicaciones simbólicas de la Biblia vistas al pie de la letra no son muy diferentes a éstas. 


Albert Durer: Adan y eva en el Paraíso.


Aún dando por cierto el "misterioso sistema de las mágicas mutaciones en el momento adecuado", entre una población de millones de habitantes de una misma especie, sin contar que pudieran estar más o menos dispersos a lo largo y ancho de la Tierra, para que una de tales mutaciones tuviera una repercusión importante en el resto de los individuos de la especie, la tal mutación tendría que haberse dado en muchísimos individuos al mismo tiempo. Si no hubiera sido así, el hecho de un mejoramiento fortuito en unos pocos individuos no tendría mayor repercusión. Todavía tendríamos que profundizar algo cuanto menos en el hecho de las mutaciones en sí, pues la ciencia no debería de considerar como la base de una teoría tan importante a algo tan azaroso y casual, aparte de poco explicado. Sabemos que las mutaciones o cambios espontáneos en el sistema genético pueden deberse a radiaciones, pero esas radiaciones ¿de dónde vienen?. ¿No es esto casi una "explicación astrológica" del tema?, pues se hace referencia a radiaciones exteriores que intervienen sobre el material genético en un momento dado, produciendo en él casi un efecto de ingeniería genética premeditada, pero una ingeniería genética como hoy todavía ni han soñado los especialistas. Esto en realidad no son sino unas superficiales reflexiones acerca del tema, pues verdaderamente el Tarot es el Tradicional sistema para el ejercitamiento del pensamiento científico-filosófico. Sirva como un ejemplo sin demasiada importancia al respecto.
En cualquier caso, este tema de la evolución se encuentra en relación con el Arcano en cuestión que tratamos. Al hablar del Universo no sólo nos referimos al reino mineral con sus grandes astros y galaxias, sino al Gran Universo, que comprende igualmente a lo que solemos llamar los fenómenos de la vida. Por otro lado, el tema del Universo nos lleva casi inmediatamente al estudio de su evolución, pues no se puede conocer el presente de algo con profundidad si no se ha estudiado su pasado.

RELACION COSMOPSICOLOGICA. 


Con cierta frecuencia este Arcano se asimila al planeta Saturno, por eso de la analogía de éste con la materia. En el Taro Cosmopsicológico consideramos que la regencia del signo de la Virgen es mucho más acertada. Este signo desde el punto de vista esotérico o Astrosófico representa a la Materia, Maya, la Madre naturaleza, la polaridad femenina o Mujer de la vida, etc., todas ellas comenzando con la letra M, que es el símbolo del signo de la Virgen con un punto enclavado en ella, como representando al germen que en la materia fructifica. El signo de la Virgen representa más que nada al Universo visible, pues el invisible lo estudiamos desde la perspectiva cosmobiológica sobre todo a partir del signo opuesto a la Virgen, es decir, los Peces, la porción del zodíaco que nos explica "lo de arriba", lo sutil o lo no visible. 

La anunciación, representa el momento de la aceptación de Maria.

El signo de la Virgen tiene sus palabras-clave en el "yo analizo" y el "yo sirvo".
Quizás el análisis se refiera a éste como sistema para ir estudiando al Universo visible, aunque ya podemos decir que la ciencia mediante el análisis ha ido y va mucho más allá de lo visible, incluso más lejos de lo visible mediante aparatos, pues algunas de las teorías sobre las partículas elementales no tienen hoy por hoy posibilidad de ser comprobadas "viéndolas". Por ejemplo, nadie ha visto todavía un quark. La conclusión es que la base para el estudio del Universo en su sentido más amplio se encuentra en gran parte en la ciencia, la cual va pasito a pasito pero haciéndose una idea de conjunto con el transcurso del tiempo y la acumulación de los resultados. Hay quien ha dicho que con frecuencia el científico se encuentra más cerca de Dios que muchos religiosos. La línea para la Era del Aquarius es científico-filosófica.

Pasemos ahora a hablar de EL GRAN TODO.



Seguramente en estos momentos él estará hablando de nosotros más que nosotros de él, pues está claro que la mente y la conciencia humana nunca se van a aburrir porque ya lo sepan o lo hayan experimentado todo.
Nuestras disquisiciones filosóficas acerca de este tema se van a basar en la sentencia de las Escuelas de Sabiduría "el Todo está en todo y todo está en el Todo". Como todas las enseñanzas Iniciáticas, aparte de análisis y reflexión precisa meditación y, principalmente, realización práctica de la misma.
El que todo esté en el Todo quizás sea más fácil de entender, pues pensar lo contrario sería de muy poca lógica, ya que hasta ahora no se ha demostrado que exista alguna raya o marca que divida al Gran Universo en dos, en tres o en más. Pero a partir de este pensamiento de que todo está en el Todo podemos obtener muchas más interesantes conclusiones, las cuales se refieren a la idea de unidad universal.
El ser humano posee una muy frecuente tendencia a pensar o a ver cada ente en el universo como algo separado de los demás. Sin embargo, ya hoy en día, por el cambio que se está generando en el pensamiento, se tiende a hablar más del organismo humano como unidad, el hombre como unidad, unidad entre el hombre y el universo, etc.



Es decir, lo que parecía tan separado ya se ve que no lo está tanto, pero todavía veremos muchas más sorpresas al respecto. El ser humano es realmente un ser cósmico, en continua sintonía o batalla con las fuerzas del macrocosmos...
La noción de que el Todo está en todo, seguramente es más difícil para empezar a entenderla. Esto significaría algo así como decir que en cada piedra, planta, animal u hombre se encuentran inscritos todos los secretos del Universo. En realidad, si lo vemos objetivamente, todavía nos encontramos muy lejos de conocer cuál es nuestro origen, cómo se formó el Universo, cuál es el origen de la Vida, etc.



En el Templo de Delfos en Grecia, dedicado a Apolo, el dios de la conciencia, decía en el frontispicio exterior: "conócete a ti mismo..." y ya cuando el candidato se había ganado el derecho a entrar en el interior, continuaba: "...y conocerás a Dios ". Eso quiere decir que en el estudio o experiencia interna del ser humano, por supuesto que en polarización con las experiencias externas, cada individualidad puede y ha de encontrar las claves a los grandes enigmas del universo. No es un disparate pensar que en la historia de una piedra se encuentra la de todo el sistema solar, en la de un cometa la del Universo, en la de un cabello humano toda la de su ser, etc. Pero por encima de todo ello la primera gran conclusión es la de palpar la existencia de un Gran Todo, al cual se le va descubriendo poco a poco...
Ya prácticamente se ha referido la explicación a EL UNIVERSO, pues discutir acerca del Gran Todo no tiene ningún sentido, pues según cada ser humano como una experiencia personal, se va sintiendo y realizando en comunión con el Universo, comienza con toda seguridad a palpar la existencia de lo que hemos llamado el Gran Todo. No es cuestión de una adhesión a tal o cual religión, aunque éstas bien encauzadas pueden ser una ayuda valiosísima, pero tampoco es imprescindible apoyarse en ninguna en especial.


Comentemos algo acerca de EL MUNDO. Lo que llama la atención es cómo es posible que exista esa inmensa grandiosidad sobre y dentro de nosotros, cuando el ser humano se encuentra la mayoría de las veces inmerso en una montaña de enredos y de situaciones que, en principio, no parece que tengan nada de trascendentes. De acuerdo a la idea con la que se nos ha educado a casi todos, esos temas abstractos son para los filósofos y los religiosos, pero no poseen una aplicación práctica en la vida real. El hecho de que en nuestros tiempos predomine en un gran desbalance la vida material sobre la espiritual, no quiere decir que a lo largo de la historia de la humanidad, como se quiere dar a entender en la versión oficial, siempre haya sido así; ni tampoco por supuesto que será siempre de esa manera. No nos referimos a una espiritualidad negando los adelantos modernos y las comodidades, sino a un uso correcto de la técnica actual y la futura, en combinación con una verdadera cultura de la conciencia.
Pero así es el Mundo. El ser humano casi siempre necesita agotar del todo una experiencia y desequilibrarse bastante hacia un lado, para luego entender que andar a la pata coja no le proporciona ni mucho menos felicidad.
De esa manera podemos ver la evolución humana. Las personas necesitan, por lo que la realidad demuestra, pasar situaciones difíciles para abrir el entendimiento a las cosas superiores. Primero el ser humano se tiene que apegar a su terruño, a sus propiedades, actuar con falta de respeto hacia otros seres humanos y, en definitiva, equivocarse una y mil veces para llegar a entender lo que es la libertad, el respeto, al amor, la paz... La diferencia en la interpretación del proceso entre lo que nos muestra la Sabiduría Tradicional y lo que suele ser la perspectiva humana normal, es que en el primer caso todos estos sacrificios tienen un sentido evolutivo en última instancia; es decir, conducen a algo, no a un sin sentido. Con frecuencia la aparente "locura del mundo" hace que el ser humano sensible se plantee muchas cosas, e incluso el que no es tan sensible. ¿Qué sentido tiene todo esto?.




Poco a poco la humanidad va a ir agotando y agotándose en la experiencia del materialismo ultraconsumista, del estrés de las grandes ciudades, de la frecuente locura de la política, de la violencia, de las injusticias sociales, etc. Pero no se trata ni se va a tratar sólo de una queja, ni de una utopía más, pues ya llevamos milenios con lo mismo, entre los lamentos de los pesimistas y las falsas expectativas...




Con la llegada de un nuevo y superior chorro de fuerza a la Tierra, en la entrada de la era Cósmica del Aquarius, la humanidad va a comenzar su segundo gran ciclo terrestre, el llamado Satya-Yuga por los sánscritos, la Edad Dorada o el Tiempo de Luz; esto después de que el Kaly-Yuga o tiempo de obscuridad está llegando a su fin.
Para entender al Mundo es preciso comprender el Universo, pues si no, actuamos y vivimos con base en una visión estrecha y limitada. Todas las grandes culturas de la Antigüedad en sus períodos de apogeo se encontraban totalmente identificadas, a través de sus Sabios Prudentes, con el gran reloj cósmico. De ahí proviene fundamentalmente la gran maestría de pueblos como los Mayas o los Hindúes en el manejo tanto de las grandes como de las pequeñas cifras. Su mente se abrió a los ciclos cósmicos y de esa manera pudieron establecer culturas de envergadura y sin tantos desequilibrios, tanto colectivos como individuales.


EL ARCANO 22 DEL TARO COSMOPSICOLOGICO.


 
El dibujo es bastante sencillo, quizás con la idea de que después de haber realizado nuestro primer recorrido al Viaje del Libro de Thot, podamos tener las ideas mucho más claras y simplificadas sobre temas prácticos y trascendentes. En el centro encontramos una acumulación en el espacio sideral de estrellas con una forma definida, es decir, una galaxia, en este caso del tipo espiral. Con frecuencia las fotos de los telescopios se asemejan bastante a las de los microscopios. En las cuatro esquinas de la lámina encontramos a las cuatro constelaciones fijas, que representan la inmutabilidad dinámica del universo o, dicho de otra forma más pintoresca, la inmutabilidad móvil del cosmos.
Hay algo, como le queramos llamar, que permanece a lo largo y por entre las formas cambiantes del universo. Si lo vemos objetivamente, así tiene que ser, pues si no, ¿qué mente y qué voluntad pueden mantener el Gran Universo en movimiento (energía), orden (mente) y cada vez con una mayor conciencia?. Si nosotros entráramos de noche en una fábrica y viéramos que en ella no hay nadie, pero que ciertas cadenas de producción siguen funcionando a esas horas, estaríamos seguros absolutamente de que algo o alguien tiene que estar coordinando el proceso, bien algún operario que no hemos visto, que quizás haga el control mediante ordenador, o quizás un ordenador sólo que ha quedado debidamente programado; lo que nunca se nos ocurriría pensar es que aquello "camina solo". Nos sentiríamos ridículos nada más de pensarlo. Pero en cambio, a la mente humana con frecuencia le sucede algo extraño, pues no entiende que el universo continúa funcionando perfectamente en todos los niveles, y lo ha estado antes de que nosotros naciéramos, y lo estará cuando estemos durmiendo. En cambio, hay mecanicistas que piensan que el universo funciona así como si nada superior a nosotros, o incluso al Cosmos mismo, lo guiara. ¡No es lógico!.


ARQUETIPO EN RELACION.

Como arquetipo en la mente humana no es difícil de entender, ya que todos los intentos de explicación global del Cosmos, sean religiosos, filosóficos, artísticos, científicos, esotéricos, etc. derivan de él.
Llamar al Gran Todo como Dios, Bhagavan, Allah, Jehovah, energía cósmica, etc. es lo de menos, pues lo importante es que el ser humano seguirá interrogándose siempre acerca de tal cuestión, pero cada vez se hallará más cerca por su experiencia acumulada.

PALABRAS-CLAVE TRASCENDENTES.



 
TOTALIDAD: se refiere a la búsqueda o el hallazgo progresivo de la unidad mediante las vivencias cotidianas que el ser humano va teniendo.
PERFECCION: la vivencia de la perfección de la vida en sí se logra a un paso más ligero mediante la labor de autoperfeccionamiento.
ETERNO PRESENTE: se acierta a discriminar ese mágico momento que llamamos presente y en el cual tan poco vivimos, pues como dijo el sabio, "vivimos la mitad de la vida en el pasado y la otra mitad en el futuro", pero y el presente, ¿para cuándo?.
LEY DEL SERVICIO UNIVERSAL: cada cosa en el Universo tiene una función, con lo que una de las vivencias fundamentales para el ser humano es descubrir su misión en la Vida, la cual le hará estar mucho más consciente de su papel concreto en medio de la totalidad.
Comenzar a descubrir eso es empezar a disfrutar en el Servir, siendo éste un servicio impersonal, pues nos damos cuenta de que en la vida no somos dueños de nada, pero sí parte de todo. Ese sentido de responsabilidad interior es el que nos impulsa a trabajar por lo que los alquimistas llamaban la Gran Obra, es decir, la realización en lo real y cotidiano de realidades superiores de acuerdo a las leyes del Plan Cósmico.

LA GRAN OBRA: es el término usado por los Alquimistas para definir el Plan Cósmico Universal.
Se refiere en líneas generales al fin, el motor y el sistema por los que se rige el Universo.
La Alquimia llega más allá diciendo que el ser humano puede participar activa y conscientemente en ese Gran Plan. Cuando la parte entiende su papel en el todo se produce una relación y un reajuste muy interesante entre ambos

SECUENCIAS.

Las cuatro constelaciones fijas representan la parte fundamental del Universo, es decir, aquello que hace que lo esencial permanezca independientemente de que el Cosmos se encuentre en una fase evolutiva o involutiva.
La constelación del Ángel o Aquarius representa a la mente universal, es decir, el summum de las leyes naturales que rigen todos los procesos de la Vida. Es el símbolo de la sabiduría universal.
La mente cósmica siempre es original en sus creaciones, manteniéndose por encima de lo que llamamos pasado, presente o futuro, pero respetando con perfecta exactitud la manifestación de los acontecimientos de acuerdo a la dimensión espacio-tiempo. Es decir, es una mezcla de los dos planetas regentes de la constelación, Urano y Saturno. Por Urano la mente universal está más allá de lo físico y, también, es de continuo creativa y original en su labor de síntesis. De Saturno, la mente del universo recoge la repetición implacable de los procesos según el factor tiempo, al manifestarse los acontecimientos en el plano material.
Aquarius es el SABER.

La constelación que polariza a la anterior es Leo, regida por el Sol. Son los soles los que dan la energía al Universo, en un espacio sideral muy frío y semivacío de materia. "Es por el fuego que se renueva la Naturaleza", significa el INRI: Igne Natura Renovatur Integra.
La conciencia cósmica (Sol) va aumentando según la Vida alcanza niveles superiores y sus individuos se elevan en el conocimiento y la experiencia de la existencia. Según el ser humano se conoce más a sí mismo y a lo que le rodea, la Naturaleza igualmente toma más conciencia de sí. Leo es el OSAR-HACER, la creatividad por tanto. La constelación de Taurus es la materia del Universo, que cambia continuamente de forma, pero que permanece en sí como sustrato fijo de todos los demás procesos de la Vida. Representa el QUERER-TENER.
La constelación complementaria a Taurus es Scorpius, que representa a lo oculto en el plano astral.
Scorpius es la parte del Cosmos que une los misterios de la Vida y de la muerte, pues esta constelación indica tanto la muerte como el renacimiento. Lógicamente, para que el Universo realice correctamente su función, tiene que existir esta fuerza, que es la que realiza la mediación oculta entre las sucesivas encarnaciones o tomas de forma de los seres. Es el DESEAR-CALLAR

EXPERIENCIAS.

El Universo, aunque en estos tiempos de tremenda contaminación parezca lo contrario, siempre permanece virgen a pesar de su continua labor de generación y creatividad. El Cosmos posee suficientes elementos a su alcance para siempre regresar a su pureza original.
La mente destructiva de algunos seres humanos es algo minúsculo para tratar de detener el Plan Total. Podemos ver como interesante también a lo que podríamos llamar la Ley del Trabajo Universal, en virtud de la cual el Universo continúa en su majestuosa labor independientemente de nuestras discusiones acerca de si Dios existe o no existe. Los Alquimistas hablan de la Gran Obra, que sería algo así como la progresiva materialización en lo terrestre (y por correspondencia en lo celeste), poco a poco, del fin para el cual el Universo ha sido creado.
Son momentos claves en la existencia de la persona el entender cuál es su papel en el gran reloj cósmico, y aún más el colaborar conscientemente en el desarrollo de su misión individual, ya sabiendo lo que ha de hacer y por qué. 

Parte de éste texto está extraído de http://astroayuda.com/tarot/curso-de-tarot.htm que me gustaría recomendar a todos los interesados en el Tarot desde el punto de vista del aprendizaje interior.

Me gustaría acabar ésta entrada con una presentación sobre el arcano el Mundo del Tarot


Bueno, como siempre espero que os haya sido útil.

1 comentari:

Fragarí ha dit...

Felicitaciones por su interés en el Tarot
El sagrado Tarot es Alquimia
Todos los secretos de la ALQUIMIA
de Hermes y de los Faraones
según las revelaciones del gran Adepto VITRIOL
Por primera vez en más de 40 siglos

Reciben la Invitación para visitar
La Alquimia del Adepto VITRIOL
http://www.adeptovitriol.esforos.com/

Saludos cordiales
Rosemunde y Fragarí