dissabte, de gener 28, 2012

EL ENTRAÑABLE CASO DE LOBSANG RAMPA


En realidad, ésta entrada había de estar dedicada al autor de “Las Enseñanzas de Don Juan”, Carlos Castañeda, sin duda el autor que más ha influido en mi peculiar manera de “ver y ser” en el mundo. Leí a Castañeda aproximadamente a mediados-finales de la década de los 70, creo que en la edición de Fondo de Cultura Económica del año, y después a lo largo de décadas, esperaba y leía con avidez , las siguientes obras de Carlos, así como las del grupo de brujas que lo acompañaban, y también, toda la literatura mes o menos crítica que se fue produciendo alrededor de aquellos libros tan extraordinarios, de los que en conjunto y en todos los idiomas a los que han sido traducidos, se vendieron varias decenas de millones de ejemplares, siendo considerada una de las obras clave para entender la mentalidad occidental de la segunda mitad del S.XX.
Lector irreprimible de sus obras, nunca las leí como un estudio o ensayo científico, mes bien como una especie de narración simbólica sobre la experiencia chamánica, como una especie de mapa del tesoro escrito en clave. Por eso, cuando ya desde el cuarto libro empezaron a aparecer autores que intentaban demostrar la inexistencia de Don Juan Matus, o la inverosimilidad de determinadas experiencias de Carlos Castañeda y su grupo, no me afectaron en demasía. Algo en mi interior, me había preparado para aceptar que Don Juan, Don Genaro y otros brujos y  sus hazañas,  no eran sino un recurso narrativo. En realidad, no tenía importancia si Don Juan existía o no, si era un personaje real, o la personificación de un conocimiento  hasta entonces perdido u olvidado –la toltequeidad-, recogido, adaptado, interpretado por Carlos de una multitud de testimonios. Lo que era verdaderamente significativo de la obra de Carlos Castañeda, era el sentido último, el camino que se entreveía en sus obras; los conocimientos sobre la realidad del mundo, del ser humano, del océano de la  conciencia, de las muchas realidades que se pueden vivir a partir de la modificación de los estados de esas múltiples consciencias de las que somos portadores –o que nos portan, váyase a saber- que venían a romper con la manera en que nosotros, los hombres y mujeres de la cultura occidental veíamos la realidad de la vida cotidiana, oficial, condicionada por los intereses socio económicos de la clase dominante y bastaba,  con la simple experiencia personal y la atenta observación de lo que nos sucede a diario, para atestiguar que el mensaje, lo transmitido era cierto, útil y desde luego, poseedor de una carga emocional que nos permitía vivir la vida de una manera mucho más próxima a la felicidad.
Más adelante, cuando disponga de tiempo y conocimientos suficientes para hacerlo, trataré de traer a éste blog, la vida, obra y las críticas que se han hecho al Nagual de Naguales, Carlos Castañeda.
Hoy sin embargo, quisiera centrarme en la vida y obra de otro autor extraordinario, igualmente vilipendiado, con argumentos muy semejantes, acusado de falsedad, de inventarse los conocimientos y experiencias que nos transmitió en sus obras: Tuesday Lobsang Rampa.





No voy a defenderlo, nada de lo que yo pudiera decir va a modificar un ápice lo sucedido, ni las opiniones ya formadas respecto a él y su obra. Tan sólo dejadme compartir con vosotros lectores de éste mi/vuestro blog, una pequeña y corta reflexión que por cierto se aviene con los acontecimientos que están sucediendo actualmente en la red, como la intervención del FBI y otros organismos gubernamentales contra Megaupload y otros lugares de descarga, en supuesta defensa de los derechos de la propiedad intelectual, por llamarlo de alguna manera.
Cuando un escritor, pintor, músico, cineasta o lo que sea, crea una obra, nunca parte de cero. Siempre, repito siempre, su obra sea del tipo que sea, parte de unos precedentes de los que es deudor, al mismo tiempo sentará las bases, de otro autor o creador para realizar su obra y así hasta el final de los tiempos, en un diálogo que se extiende por toda la historia de la humanidad. Cuanto le debe el esclavo de Miguel Ángel a la escultura greco helenística, mucho, casi todo. 







¿Es por tanto menos excelsa la obra de Miguel Ángel aunque esté inspirada en aquella?
En literatura, en filosofía, en espiritualidad, etc., sucede lo mismo. Moises describió unos conceptos religiosos, inspirados en lo que predicaban los sacerdotes de Heliópolis en el Antiguo Egipto, el Génesis, está tomado literalmente del Panteón egipcio, muchas de las enseñanzas, parábolas del mismo Jesús de Nazareth, eran de uso común entre los esenios, podríamos seguir hasta el aburrimiento. ¿Hace ello menos importante la obra de Moisés, de Jesús?. No, evidentemente no.
No recuerdo ahora cual de mis profesores en la universidad dijo una vez que: “no somos mas que griegos modernos,  que prácticamente seguimos haciéndonos las mismas preguntas que ya se hacían ellos y que no hemos sabido dar otras repuestas mejores a las que ellos ya dieron”. Nadie puede pensar nada que no se haya pensado o imaginado ya antes, en el sentido de que nuestra mente sólo puede imaginar sobre lo que conoce. Es como cuando un autor de ciencia ficción se imagina como será el futuro dentro de diez mil años, siempre viene a variar lo que existe en su tiempo. 





Recordáis “La Guerra de las Galáxias” de George Lucas, el decorado parecía ser futurista, pero el argumento era tan de nuestros días, los problemas, las ambiciones, la bondad/maldad, tan recurrentes, tan cotidianos. Repito, incluso los mejores, los geniales, los mes divinos, siempre se basan en lo que ya se conoce. Su grandeza, el valor de su obra radica en su capacidad de expresar lo mismo de una manera más elegante, más bella, mejor que sus antecesores.
Nada nuevo nos dirá Lobsang Rampa, casi todo ya se había dicho, algunas cosas puede que incluso literalmente, pero eso no invalida en absoluto el valor de su obra, dado que llevó a millones de buscadores hasta una fuente de conocimiento inagotable, muchos de nosotros bebimos en aquellas aguas insondables, con o sin los recelos propios de una mente racional que nos advertía de la exageración, de una imaginación quizás desbordada, quien sabe si muy próxima a la locura o al desatino. 
Algunos quedaron prendidos en aquellas aguas y quien sabe hasta donde llegaron, otros, los más, fuímos empujados a profundizar en el conocimiento, a buscar en otras fuentes más convincentes, menos llenas de milagros y poderes extraordinarios. 







Como estudioso de la espiritualidad de largo recorrido, puedo hoy juzgar la obra de Lobsang Rampa, con la gratitud y el reconocimiento de quien abrió para muchos, unas puertas, unos recuerdos que sin él hubieran permanecido ocultos por mes tiempo, pero al mismo tiempo, con el sentimiento de que algunas de las cosas por el planteadas, aunque puedan ser no muy ajustadas a la estricta realidad de lo que yo pueda ver, sentir  y entender, en aquellos y en éstos momentos, no dejan de ser datos, percepciones que evidentemente se van modificando con el transcurso de los años y el conocimiento que ello supone.
La existencia de diversos universos paralelos, de muchas mes dimensiones que las que la tridimensionalidad reconoce, las posibilidades casi infinitas de la mente humana, los diferentes  estados que puede expirementar la conciencia, la importancia y conveniencia de la meditación, la inexistencia de la muerte como un fin de todo y muchos, muchos otros temas, fueron tratados por Lobsang Rampa, con lo que algunos de nosotros –sus lectores- pudimos entrar en el mundo de la espiritualidad.

Vida y obra


Tuesday Lobsang Rampa o Martes Lobsang Rampa, era el seudónimo  que utilizó para escribir sus libros Cyril Henry Hoskin, aunque poco tiempo antes había cambiado su nombre de pila por Carl Kuon Suo [1948]. 







Nació en Plympton, Inglaterra el (8 de abril de 1910), y falleció en Calgary, Canadá el (25 de enero de 1981). Este escritor británico, fue autor de 19 libros de los que se vendieron millones de ejemplares, sobre temas diversos; religión tibetana, ocultismo, aura, fenómenos paranormales, etc.
Cyril (Lobsang Rampa), era un individuo único con muchos atributos extraordinarios. En cierto modo, era un hombre de contradicciones. Era un monje célibe que tenía una mujer dedicada incondicionalment, un hombre intensamente privado que escribió extensamente sobre su vida, un tibetano confeso que no tuvo contacto con la comunidad tibetana y un budista que practica las artes ocultas con muchos occidentales.
Su vida estuvo presidida por la mala salud. Sufrió de trombosis coronaria, diabetes, artritis y la paraplejia heredada de su huésped (¿). Su audición fue progresivamente deteriorándose como consecuencia de las heridas de guerra (¿), y su vista se fue empobreciendo con la edad. Aunque a menudo fue percibido como de mal humor en sus últimos años, nunca perdió su sentido del humor y el ingenio agudo. 
La descripción de su físico según Warbur, el editor de “El Tercer ojo”: 
"Pelo corto, fino, oscuro, cortado con una tonsura... Una boca nariz larga y plena, aguileña, un rostro moreno, con orejas prominentes. No hay nada extraordinario, nada de lo que se pudiera asociar con lo que sabía de la fisonomía de los de tibetanos. Pero los ojos eran extraños, grandes y luminosos, penetrantes, bajo los párpados pesados ​​y pesadas cejas pobladas. Entre los ojos, un poco a la izquierda del centro, se puede ver una pequeña marca de color púrpura-rojo, casi del tamaño de un botón del cuello, la cicatriz no permite dudar de que la incisión fue notable ".




Rampa era un hombre generoso, que tenía poco interés en las posesiones materiales. Con los años ha dado a un televisor a color de  a un extraño, una silla de ruedas a un policía herido y una casa llena de muebles a unos recién casados. Amigos y conocidos a menudo recibían regalos caros que no podían devolver sin insultar. Durante su vida, él mismo respondió a muchos miles de cartas de sus admiradores, en general llevan el coste de envío a sí mismo. Él tenía un deseo sincero de ayudar a la gente.
Por otra parte, Rampa tenía un temperamento fuerte y con frecuencia mostró impaciencia hacia la gente egoísta y superficial. Él no era de los que sufren a los tontos. Con los años, se las arregló para antagonizar a las feministas, los adolescentes, los católicos, los médicos occidentales, los comunistas y el gobierno tibetano en el exilio. Sin embargo, su mayor veneno estaba reservado para los periodistas y críticos literarios, a quienes despreciaba.
A juzgar, por los testimonios de quienes lo trataron, Lobsang Rampa era un talentoso psíquico y clarividente. Él fue capaz de ver el aura con facilidad, predecir el futuro y juzgar el carácter de una persona con gran precisión. Podía utilizar una bola de cristal, hacer horóscopos, leer las palmas de las manos y proyectar su conciencia más allá de su cuerpo. Su conocimiento del ocultismo oriental fue sorprendente. Éstas "artes" le produjeron no pocos ingresos. Rampa también tenía la extraña habilidad de comunicarse telepáticamente con sus gatos, tal como declaró su editor francés Alain Stanko. 






Rampa tenía otros muchos talentos, aparte de su escritura y las habilidades psíquicas. Era un fotógrafo entusiasta, que produjo muchas fotos espléndidas. Máquinas de todo tipo funcionaban en su presencia, y fue capaz de resolver casi cualquier problema mecánico. A pesar de su mala vista y de las manos artríticas, era un maestro artesano que creó barcos en miniatura, trenes y automóviles. Él también estaba muy interesado en la radio amateur, incluyendo la onda corta.
Lobsang Rampa era un hombre amable, pero reservado que había sido obligado a recluirse por la mala salud, la curiosidad del público y el acoso de los medios. Pasó en silla de ruedas sus últimos años, pocas veces se aventuró a salir para llevar a cabo actividades públicas, la curiosidad y el entusiasmo de la multitud se hizo insoportable para él. Nunca asistió a grupos o dar conferencias, creyendo que la gente progresaría espiritualmente cuando estudiase y meditase en soledad.
En su tercer libro, por ejemplo, declaró haber sido poseído por el espíritu de un lama tibetano fallecido. El nombre Tuesday (martes en inglés) está relacionado con la afirmación de que los tibetanos de clase alta son nombrados de acuerdo al día en que nacieron.
Su mujer Sarah escribió sobre cómo su marido había cambiado por completo después de sufrir una conmoción cerebral, y como había asumido la identidad de un lama tibetano.:"Cuando le hablé de un evento en el pasado no tenía ningún recuerdo de él, en cambio, habló de la vida en una lamasería, o sus experiencias en la guerra, torturas vida en la prisión del campamento o japonés. Desde 1949, su distribución por todo y la forma han sido los de un oriental, y su aspecto general y el colorido también han mostrado un marcado cambio. "

Sus primeros libros


Lobsang Rampa fue un autor muy polémico debido a lo que escribió y declaro en sus primeros 3 libros, El tercer ojo (1956), 




El médico de Tibet (1959), 







y El cordón de plata (1960). 








En ellos cuenta lo que se supone es su autobiografia, como un niño tibetano, el cual es educado como un monje medico en el Monasterio de Chakpori, alcanzando el titulo de Lama y posteriormente de Abad de su orden. Posteriormente viaja a China antes de la Invasión del Tibet por el Ejército popular de China en 1950. En China estudia Medicina en la Universidad de Chunking graduándose como Médico Cirujano. Aprende aviación por su cuenta. En China se tiene que desempeñar como oficial medico de guerra enfrentándose con la Invasión Japonesa a China derivada de la Segunda Guerra Mundial. Es capturado, llevado a Japón, interrogado y torturado por las tropas japonesas. Finalmente puede escapar de Japón, durante el bombardeo atómico de Hiroshima. Se interna en Rusia, viajando hasta Moscú, donde es capturado por los Rusos, internado en la Lubyanka, torturado y vuelto a interrogar. Por último vuelve a escapar cuando es deportado, y viaja por Europa hasta llegar a Francia y Reino Unido donde se embarca a Estados Unidos, entrando de manera ilegal. Finalmente viaja hasta Canadá.
Estos 3 primeros títulos de Lobsang Rampa se editaron primero en  Ingles, y debido al éxito de ventas se tradujeron a muchos otros idiomas. Los primeros en castellano, fueron publicados por la Editorial Troquel de Argentina.

El tercer ojo






En noviembre de 1956 se publicó en el Reino Unido El tercer ojo, su novela más conocida, de la que hasta la fecha, según tengo entendido se han vendido aproximadamente unos ocho millones de ejemplares, en las diversas lenguas de sus múltiples ediciones. Intentaba contar sus experiencias mientras se criaba en un monasterio del Tíbet tras ser enviado al mismo a la edad de 7 años. El título del libro está tomado de una operación, en la cual un tercer ojo es abierto en la frente de Rampa, supuestamente dándole el poder de la visión del aura.
A lo largo del libro, Rampa describe su educación como monje tibetano, describe el viaje a las tierras altas del Shamballa, y se cruza con el yeti. 






Al final, encuentra un cuerpo momificado que perteneció a él mismo, en una anterior encarnación. También toma parte en una ceremonia de iniciación en la cual aprende que durante su temprana historia el planeta Tierra fue golpeado por otro planeta, causando que el Tibet fuera el reino montañoso que es hoy.
El manuscrito de El tercer ojo había sido rechazado por las principales editoriales británicas antes de ser aceptado por la editorial Secker and Warburg, con un adelanto de 800 libras. Antes de la publicación Fredric Warburg se encontró con el "Doctor Carl Kuon Suo", aparentemente ligado al autor del libro y fue intrigado por su personalidad. Warburg envió el manuscrito del libro sin publicar a cierto número de estudiosos, muchos de los cuales expresaron dudas acerca de su autenticidad. No obstante el libro fue publicado en 1956 y pronto se convirtió en un éxito de ventas  en toda Europa y sirvió para popularizar el budismo entre muchos europeos que creyeron de buena fe la historia.

El descubrimiento: Rampa es británico


El explorador y tibetologista Heinrich Harrer, preceptor ocasional del actual Dalai Lama, no se hallaba convencido sobre el origen del libro y contrató a un investigador privado de Liverpool llamado Clifford Burgess para investigar a Rampa. Los hallazgos de la investigación de Burgess fueron publicados en el diario Daily Mail en febrero de 1958. El autor del libro era Cyril Henry Hoskin, nacido en Plympton, Devon en 1910 y que era el hijo de un fontanero y nunca había pisado el Tibet  y no hablaba tibetano. En 1948, había cambiado legalmente su nombre al de Carl Kuon Suo antes de adoptar el nombre de Lobsang Rampa. El autor según Burgess, ni era erudito en temas espirituales ni esotéricos y  sólo era un adepto lector de obras de ciencia-ficción y de las obras de Madame Blavatsky.





A lo que Rampa respondió: "No está bien recordar demasiado el pasado cuando tenemos por delante el futuro"(...) "el único medio de obtener respuestas a nuestras preguntas es dejar éstas sin respuesta, y recoger conocimientos, deduciendo e infiriendo. El que quiere absorber demasiado, sufre de indigestión mental y retrasa tristemente su evolución y desenvolvimiento personal ¿Cuál es el único medio de progresar? Esperar hasta ver"(...) " Las gentes de Occidente, salvo una minoría muy pequeña, todo cuanto desean es guerra, sexo, sadismo y el derecho a inmiscuirse en los asuntos de otros"(...)"están cegados por esa ignorancia que cada cual se impone a sí mismo"(...) "muchos se mofan de las cosas que no comprenden: llaman 'tramposo' al que tiene facultades que ellos no poseen y se desatan en un frenesí de vituperios contra quienes osan ser de algún modo 'diferentes'"(...) "Permítaseme decir, del modo más tajante, que todos mis libros son absolutamente verídicos. Cuanto he escrito, es cierto y recoge mi experiencia personal. "Soy un lama tibetano que llegó al mundo occidental prosiguiendo su destino".

Socialmente, las agresiones contra Rampa eran sólo el preludio de actitudes similares que se descargarían contra las sectas y gurús que pulularon en los años sesenta, en el contexto de los desordenados, contradictorios, mal documentados y muchas veces errados intentos de occidente de importar espiritualidad oriental ( se contactaban teólogos y crueles líderes políticos de las religiones oficiales, que nada podían aportar de espiritualidad, o "charlatanes” embaucadores que sólo buscaban sacar tajada económica y salvarse de la pobreza que prevalecía en oriente ).

Rampa fue rastreado por la prensa británica hasta Howth en Irlanda y confrontado con tales alegaciones. No negó haber nacido como Cyril Hoskin, pero declaró que su cuerpo se hallaba ahora ocupado por el espíritu de Lobsang Rampa. De acuerdo con su tercer libro, La historia de Rampa, se había caído de un abeto en su jardín en Thames Ditton, Surrey mientras intentaba fotografiar un búho. Contusionado, mientras permanecía inconsciente había visto un monje budista en su túnica azafrán que caminaba hacia él. El monje le habló acerca de Rampa y de tomar posesión de su cuerpo y Hoskin aceptó, alegando que estaba insatisfecho de su actual vida. Cuando el cuerpo original de Rampa se tornó demasiado viejo para continuar , retomó el cuerpo de Hoskin.

Carrera posterior


Lobsang Rampa continuó escribiendo otros libros, mezclando religión, clarividencia, fenómenos paranormales y ocultismo aunque ninguno alcanzó el mismo éxito de El tercer ojo. En uno de los libros, Living With The Lama, declaró que le había sido dictado telepáticamente por su mascota, el gato siamés, Mrs. Fifi Greywhiskers. 





Monumento a Lobsang Rampa y a su gato en  Kémerovo, Siberia(Rúsia)

Enfrentado a los repetidos ataques de la prensa británica, que lo tildaba de farsante y charlatán, Rampa se fue a vivir a Irlanda, luego a Montevideo, Uruguay y finalmente a Canadá a fines de los años 1960. Él y su mujer San Ra'ab se convirtieron en ciudadanos canadienses en 1973.
El fraude no le quitó ni un ápice de popularidad, ya que siguió escribiendo una secuela tras otra de su historia hasta su muerte.
Todas sus obras pueden ser encontradas en la red sin problemas, de momento:

“EL MÉDICO DE LHASA / EL MÉDICO DEL TÍBET”; 
“HISTORIA DE RAMPA / EL CORDÓN DE PLATA” ; 
“LA CAVERNA DE LOS ANTEPASADOS” ;
“MI VIDA CON EL LAMA”;
“TÚ, PARA SIEMPRE / USTED Y LA ETERNIDAD”;
“LA TÚNICA AZAFRÁN / EL MANTO AMARILLO”;
“LA SABIDURÍA DE LOS ANTEPASADOS/ANCIANOS”;
“EL CAMINO DE LA VIDA”;
“MÁS ALLÁ DEL DÉCIMO”; 
“AVIVANDO LA LLAMA”;
“EL ERMITAÑO”;
“LA DECIMOTERCERA CANDELA”;
“UNA LUZ EN LA OSCURIDAD”;
“CREPÚSCULO” ;
“TAL COMO FUE”;
“YO CREO”;
“DESPUÉS DEL TIEMPO”;
“EL SABIO TIBETANO”







Aún hoy, las librerías siguen vendiendo sin problemas su historia como verídica. "Lobsang Rampa" sigue siendo un negocio incluso en internet, donde diversas páginas siguen explotando el negocio del falso lama tibetano probablemente porque su mentira, el Tibet idílico que fabricó en sus fantasías, está cerca de las mismas fantasías que muchos quieren creer y explicaría también buena parte del éxito de la solidaridad con Tibet que sienten no pocos occidentales, Lobsang Rampa murió en Calgary el 25 de enero de 1981, a la edad de 70 años.

Pero vayamos un poco más allá.



Es evidente que el éxito de la obra de Rampa se debe a que llega en un momento en que Occidente está en una penumbra de lo espiritual. Apoyándose en esa merma, acaricia, muy sutilmente, el ego de sus lectores y alienta en ellos  la posibilidad de adquisición de poderes sobrenaturales.


Toda su obra está escrita por la pluma y la mentalidad de un occidental que desconoce lo principal de la sabiduría oriental. No sólo comete infinidad de pifias en cuando al Hinduismo y al Budismo, sino que expande sus errores hacia la Tradición Judía y al Cristianismo.


El creyente sincero que busca una salida a las penurias y la estrechez de su vida en lugar de optar por obtener una verdadera sabiduría suprahumana, debido a autores como Rampa puede entregarse y perderse en la ilusión de la obtención de poderes: viaje astral, hipnosis, levitación, clarividencia, invisibilidad, predicciones. lectura del aura, etc.  Y en los casos más severos llegar al sectarismo, aislamiento y a la locura.


Mucha gente ha dicho que el lado positivo de Rampa es que por medio de su labor muchos occidentales accedieron a la sabiduría de Oriente. ¡No es así! En realidad conocieron una visión miope y deformada de las verdaderas enseñanzas. Sí es cierto que acierta en algunos temas científicos  ello se debe a que se encontraban en algunos libros de su época. Para conocer ese saber libresco alcanzaba con ir a una buena biblioteca y seleccionar los temas de interés.


















Es positivo su ataque a la drogadicción: “Me pronuncio definida, total e irrevocablemente enemigo de las drogas cualesquiera que sean, a menos que sean administradas bajo estricta supervisión médica”.  Lo malo es que no se preocupa de lo que le sucede al drogodependiente en ésta tierra, sino en el astral.  Dice sin titubear: “Un drogadicto que muere y llega al mundo astral lo pasa muy mal. Tiene que ir a lo que es en efecto un hospital mental astral, porque su cuerpo astral se presenta retorcido y distorsionado y puede necesitar un lapso muy prolongado de esmerada y consciente atención para recuperarse y colocarse en condiciones de servicio”. 

Es muy importante tener presente que en la época que Rampa cuenta de sus experiencias en el Tibet ya existían autores serios y responsables que trataban sobre las tradiciones de Oriente: René Guenon y  Ananda Coomaraswy.






Agehananda Bharati -un experto Budista- publicó un artículo, en que explica que el plomero británico, que no había estado nunca en el Tíbet ni sabia una palabra de tibetano, ni siquiera era original en sus fantasías.  Se había inspirado en el libro de Madame Blavatsky “La Doctrina Secreta". Otra impostura intelectual de una conversa al budismo que por lo menos sí estuvo en Oriente a finales del XIX, aunque su desconocimiento de la lengua no le permitiese leer ni uno solo de los textos sagrados. En todo caso, Oriente estaba muy lejos y resultaba fácil convertirse en un experto si venías de allí. Blavatsky, más que una budista era una especie de multiiluminada que promovió una religión neoplatónica y ocultista llamada teosofía, que ya no está de moda ni nada, pero que constituye la semilla del, digamos, “pensamiento” New Age. También a ella se le apareció un maestro espiritual invisible para el resto de los mortales que le reveló grandes secretos sobre el viaje astral, la Atlántida y todos los tópicos del ocultismo, aunque parece que el ectoplasma oriental no llegó a poseerla, como hizo Lobsang con el hijo del fontanero.

Incluso mucho más allá, pues sabemos que desde por lo menos la década del 1820, era conocidas en Europa traducciones de algunos de los libros más importantes del budismo, hinduismo y del confucianismo-taoísmo.
Lo cierto es que Lobsang Rampa generó un enorme número de adeptos que aceptaron sin cuestionamientos su explicación transmigratoria y lo consideraron un maestro de la metafísica que explicaba magistralmente conceptos enormemente complicados con absoluta sencillez.
Pero creo que con lo dicho es suficiente para que puedas tener en claro que detrás de Lobsang Rampa no se escondía nada misterioso, y que el enigma que se hizo sobre su vida se debió más que nada a la imaginería popular, que el propio Rampa se encargó de acrecentar, con el resultado de suculentos ingresos por derechos de autor. Lo cual, por supuesto, no es nada ilícito.
Es muy común que los escritores de cierto tipo de novelas dejen entrever al lector, en forma muy enigmática, la posibilidad de que el relato, no obstante lo fantasioso que pueda aparecer, sea verídico, porque este truco, al darle más fuerza a la historia y despertar más el interés del lector, se traduce finalmente en más ventas del libro.
Ningún escritor dice lisa y llanamente que su narración es puro cuento y que por lo tanto no debe ser creída en absoluto, porque algo así conspiraría con la esencia misma de todo libro: atrapar la atención del lector.
En esto Lobsang Rampa no fue la excepción. Es más, no se anduvo con ningún rodeo: directamente dijo que todo lo que decía era auténtico, lo que en muchos casos constituía una verdad a medias.


Algunos testimonios sobre Lobsang Rampa


Quizás quien mejor definió al personaje fue Philip Porter ( quien pasó más de diez años investigándolo ): 'No pienso que fuera cien por cien auténtico, , pero no hay duda de que fue alguien extraordinario. Yo me inclinaría por dejar todas las posibilidades abiertas, dadas las innumerables incógnitas que lo rodean'.
El actual XIV Dalai Lama al ser consultado acerca de Rampa, declaró escuetamente no saber nada de nada de él. Incluso en una entrevista realizada por Fernando Sánchez Drago en el número 9 de la revista “Más Allá”el Dalai fue preguntado si había leído algo de Lobsang Rampa, a lo que éste contestó: “Muy poco. Sé que es un escritor famoso en Europa y América, pero desgraciadamente no tengo tiempo para leer novelas imaginarias”.





Certificado de la oficina del XIV Dalai Lama afirmando que los libros de Lobsang Rampa  son altamente imaginativos y ficticios.


Ramiro Calle, de autoridad reconocida en el tema, escribía también en Mas Allá (num.16, junio de 1990, en el suplemento de Conciencia Planetaria (n2) un artículo titulado 'Verdad y mentira sobre el tercer ojo': 'Hace ya casi tres décadas leí -como un gran número de buscadores- la obra titulada El Tercer Ojo, del supuesto lama LR. Una obra que, declarada como relato de ficción, hubiera resultado aceptable, divertida e incluso en alguno de sus pasajes fascinante, pero presentada como real se convertía automáticamente en inadmisible, embaucadora y falaz; realmente un descarado insulto a la genuina instrucción mística tibetana y una malintencionada tergiversación de sus enseñanzas y métodos'.
No obstante, tambien hay quien afirma que Lobsang Rampa fue embajador del orientalismo y lo esotérico tras el bache que la segunda guerra mundial produjo en el despertar occidental de finales del siglo pasado. A él se debe la puesta en circulación de ideas, creencias y términos hoy ampliamente usados entre los crecientes círculos 'creyentes' en lo paranormal y lo esotérico. Sus escritos han sufrido enormemente por el paso del tiempo y su figura controvertida permanece olvidada interesadamente. Quizás por ello, algunos autores como Karen Multon, lo denominan el pionero de la New Age, y es cierto que a lo largo de su dilatada obra, aparecen una y otra vez, temas que serán propios de aquello a lo que hemos convenido en denominar movimiento New Age, como por ejemplo: Ovnis, extra e intraterrestres, la Atlántida y otras civilizaciones perdidas, la tierra hueca, el yeti, los gigantes, ciudades ocultas, tecnologías del pasado/futuro, poderes psíquicos como la adivinación, la levitación, la visión del aura, el cordón de plata, la transmigración, la magia y muchos otros.
No es cierto en absoluto que él nos hiciera descubrir éstos temas, de hecho como podemos ver en otras entradas de éste blog:

http://terraxaman.blogspot.com/2010/03/la-veritat-es-alla-fora-els-ooparts1_12.html

aquí


y aquí



La mayoría de éstos han estado presentes a lo largo de todo el transcurso de la civilización occidental, incluso desde épocas muy remotas en la Antigüedad, lo que si es cierto es que con Lobsang Rampa, recuperaron un protagonismo que la racionalidad y el materialismo dominantes en su/nuestro momento parecían haber desterrado al baúl de los olvidos. 
Su obra fue empeorando considerablemente a medida que la prolongaba, y se puede decir que hay muy poco interesante fuera de sus tres primeros libros.
Siempre reconoció su identidad de ciudadano normal y corriente, pero siempre insistió en que junto a su cuerpo inglés, su espíritu era el de un monje tibetano 'transmigrado' a Occidente que tuvo que abandonar su primitivo cuerpo por estar muy dañado por la enfermedad y los malos tratos. En la que sería su última obra, publicada en 1980, se atrevió a pronosticar para 1985 el inicio de la tercera guerra mundial mientras abundaba en mala ciencia ficción. Y recordemos que afirmó muy seriamente que su libro 'Viviendo con un Lama' le había sido dictado telepáticamente por su gata, a la que denominaba Mrs. Fifi Greywhiskers.





Algunos, sin embargo, se lo tomaron muy en serio: El Instituto Qumram de Jerusalem publicó en 1984 (Altalena Editores, Madrid) un panfleto contra la invasión de sectas y doctrinas orientales titulado 'Los ocultos caminos de Amalec' y destinado a revelar un plan secreto para hundir la civilización judeo-cristiana. En él citan varios párrafos de sus libros para demostrar que Lobsang Rampa era un enviado especial de los tibetanos, una especie de agente secreto, y enemigo declarado de los judíos.
Hoy día tanto entendidos como aficionados aceptan como irrebatible el hecho de que no era tibetano (ni lama ) sino británico, aunque esto no cierra el hecho de que si era fontanero, era a la vez un gran inspirado, ya que tenía verdaderamente estilo como escritor, y una redacción y sintaxis que hace extremadamente difícil de creer tan humilde origen y educación.
A pesar de ello, tuvo una exitosa carrera literaria de 25 años y 20 libros escritos, y todas sus obras continúan siendo reeditadas hasta el día de hoy. La antología “El Testamento de Lobsang Rampa” va por su quinta edición y en cualquier librería más o menos surtida se puede conseguir sin inconvenientes cualquiera de sus libros.




Un personaje cuya memoria se eclipsó casi totalmente a su muerte, y que en los quince años largos transcurridos desde su fallecimiento no ha merecido ninguna biografía, ningún nuevo estudio. Parece como si defensores y detractores sólo coincidieran en algo: en correr un tupido velo sobre el hombre que introdujo el budismo tibetano en Occidente. 'No pienso que fuera cien por cien auténtico, resume Philip Porter, pero no hay duda de que fue alguien extraordinario'.
Jamás reconoció, públicamente al menos, que su obra era producto de su imaginación (aunque tampoco nunca fue expresamente repudiado por su supuesta injuriada, la religión tibetana) y el hecho de que se mantenga presentada como real desmerece todas sus virtudes, que no son pocas. 
(Los textos utilizados para la redacción de ésta entrada, han estado tomados, entre otros de Lobsangrampa.org; de Karent Mutton;de http://www.periodicotribuna.com.ar/363-el-fraude-lobsang-rampa.html; i de http://www.multilingualarchive.com/ma/enwiki/es/Agehananda_Bharati)

Veamos algunas de las ideas de Lobsang Rampa:



Sobre la Religión:





A los ojos de Dios, todos los hombres son iguales, y a los ojos del Gran Dios todas las criaturas son iguales, ya sean gatos, caballos o como se las llame...
Ninguna religión tiene en exclusiva las llaves del cielo, ni será para siempre maldito porque entraron en una iglesia con su sombrero puesto o se le olvidó quitarse sus zapatos. En el Tíbet las entradas a la lamasería tienen las leyendas: "Mil monjes, mil religiones"  y "Trata a los demás como te gustaría que te trataran".
La religión es algo que muchos hoy en día ignoran, piensan que no es necesario y otras cosas "materiales" tienen mucha más importancia ahora dentro de sus vidas. Comodidades propias, dinero, codicia y egoísmosón lo mes importante. El mundo occidental está más preocupado por lo material, por conseguir poder sobre los demás, por el dinero. Todo tiene que estar ya, de prisa, nada para mañana. Solo piensan en sí mismos.
No importa si una persona es budista, hinduista, islamista, judía o cristiana. Lo que sí importa es que la persona a nivel personal practique su religión elegida en la medida de sus creencias y en la medida de su capacidad sin tener que ir a los extremos o imponer sus creencias sobre los demás. Ninguna religión es mejor que la persona que profesa esa religión. La creencia es una parte muy importante de la vida que muchos ignoran, todos necesitan una disciplina; tanto física como espiritual. Así como usted ejercita su cuerpo físico, también debería ejercitar su “cuerpo” espiritual, mediante aquello que llamamos “religión”.
La mayoría de las personas religiosas se olvidan de que todos esos libros religiosos - la Biblia, el Tanakh, el Qur'an – por mencionar unos pocos; originalmente fueron creados como una señal, una guía, un manual del comportamiento en el periodo de tiempo que fue escrito. Sin embargo todos ellos han sido malinterpretados repetidamente con el paso de los años; tristemente, algunas personas los interpretan literalmente situándose en los extremismos. Olvidan precisamente eso, que estas "escrituras" fueron escritas hace miles de años cuando el estilo de vida era totalmente diferente al de hoy, y que las palabras tenían diferentes significados al actual. Usted también debería recordar que utilizaron palabras comunes para establecer una plataforma de entendimiento - un punto de referencia - y a menos que usted pueda comprender ese punto de referencia, no podrá avanzar, ya que no comprenderá lo que realmente estaban tratando de decir; un error muy común de los extremistas. Un ejemplo; Jesús dijo "En la casa de mi padre hay muchas mansiones" evidentemente está hablando sobre dimensiones, pero no puede usar la palabra 'dimensiones' porque la gente de ese tiempo no comprendía o sabia lo que era una 'dimensión'. Otro ejemplo: Usted sabe lo que es un 'eclipse solar' y aún en nuestro tiempo los Zulús de África dicen "cuando un cocodrilo come el sol" porque en su lengua 'eclipse solar' no existe. Vea lo fácil que resulta malinterpretar palabras de otras lenguas y de otros tiempos.
Es curioso que cuándo algo o alguien contradice nuestras propias creencias en vez de intentar comprenderlo, pensamos que es un ataque personal y que debe ser vencido a cualquier precio, como si de una guerra se tratase. La guerra es simplemente una excusa para usar el buen nombre de "Dios" a nuestro antojo. Si como muchos creen - Dios es todo poderoso – entonces, ¿por qué necesita que las personas hagan su voluntad? Sí, como muchos creen - Dios es amor, la empatía y la comprensión - entonces, ¿por qué necesita que las personas maten a sus semejantes? La respuesta para ambas preguntas es "No". Entonces, ¿por qué las personas continúan matando a sus semejantes en el nombre de Dios, cuando si Dios quisiese matar a alguien lo puede hacer por sí mismo?
La humanidad debe volver a una religión. No importa qué religión sea, por el momento, siempre y cuando se trate de una religión. Dado que la religión da a uno la disciplina espiritual necesaria con la que se pueden regular sus propios actos, mientras que también proporciona el orden social, algo que está faltando en estos días. La gente verdaderamente religiosa no antepone el dinero antes que la salud de los demás. Se trata de conservar la vida en lugar de acumular riquezas. Si nos fijamos en las siguientes cuatro creencias - en ningún orden en particular - verá que todas ellas tienen un valor central similar que es la regla de oro (“La norma de la vida”).
“Trata a los demás como te gustaría que te trataran.”
Judío: Tiene los 13 principios.
Budismo: Tiene las 4 verdades nobles. (Nota: Budismo no es una religión, sino un estilo de vida)
Islam: Tiene los 5 pilares.
Cristianismo: Tiene los 10 Mandamientos.
Sin embargo; todas tienen el mismo valor principal que es “Trata  los demás como te gustaría que te trataran”. Todas han tenido 'mensajeros' durante todo el tiempo, pero la raza humana ha tenido una obsesión sobre éstos mensajeros y olvidan por completo los mensajes importantes que tratan de enseñar. Usted debe aceptar y practicar su religión elegida en la medida de sus creencias y en la medida de su capacidad sin ir a los extremos y no imponer sus creencias sobre los demás. Aquellos que van a los extremos es porque leyeron solamente aquello que quisieron leer, un error muy común. No olvidemos un hecho simple: Ninguna religión es mejor que la persona que profesa esa religión.
Usted debe pensar en sus acciones y cómo pueden afectar los demás. Sin una religión acompañada de su disciplina, tenemos jóvenes delincuentes, frecuentemente fuera de control y muchos adultos ignorantes a quienes imitar. La solución es un serio regreso a la religión. No importa cuál sea la religión elegida. Se predijo que en algún momento de nuestra historia llegará una nueva religión que sustituirá a muchas de las religiones existentes; incluyendo el cristianismo. La próxima religión será mucho mejor, los sacerdotes tendrán una comprensión mucho mayor con respecto de los sacerdotes actuales de cualquier religión.
Muchos cristianos imaginan que no hay ninguna otra forma de religión excepto el cristianismo. Ellos imaginan que su Dios cristiano va siempre con una linterna en cada mano y quizás algunas velas en la boca tratando de iluminar el camino de los paganos. Olvidan además, que el cristianismo es simplemente una "mezcolanza" del hinduismo, budismo y judaísmo para adaptarse a un tiempo muy diferente al de hoy. Así que por favor, no escriba tal podredumbre sobre el Dios "encendiendo" y "abrazando" en todas partes; porque eso no sucederá así. Para que cualquier poder exista debe de haber uno lado positivo y otro negativo, no puede existir uno solo. No hay ninguna posibilidad de que Satanás sea vencido por Dios. Si eso sucediese estaríamos en un estado estático, un estado donde todo estaría estacionado, donde nada podría evolucionar. Repito otra vez, que usted tiene que tener un polo positivo y un negativo, y uno es tan importante como el otro. Si usted no tiene un lado negativo entonces usted no podrá tener nunca un positivo.
Déjeme también decirle que Dios no está ahí de pie con un gran bastón, ni tampoco Satanás está ahí de pie con hierros calientes. Dios es una fuerza positiva y Satanás es una fuerza negativa, no son entidades que van a alabar o a torturar a uno. Mientras que aquí, sobre esta tierra usted no puede comprender que las cosas existen en múltiples dimensiones – por no hablar de múltiples universos. Sobre este tema del infierno - no hay nada semejante y usted lo sabe. El infierno era en realidad un lugar de juicio de un pueblo pequeño próximo a Jerusalén. Cerca del pueblo había dos rocas muy altas y entre las rocas se extendía un pantano caracterizado por el hedor de azufre ardiente. En esos días lejanos una persona fue acusada de un crimen. Se le llevó ante este pueblo y "pasó por el infierno". Se le dejó a un lado del pantano de azufre y tras leerle el crimen del cuál que había sido acusado, se le dijo que si podía cruzar el pantano de azufre sin ningún daño era inocente, pero que si fallaba se le declararía culpable. El infierno verdadero es esta tierra, este pequeño planeta en el que vivimos.

Sobre la muerte






Muerte y Aflicción
“El llorar indebidamente a los que han muerto les causa pena, pues los atrae hacia la tierra”
La muerte y la aflicción son dos asuntos serios que deben ser explicados claramente pues el hombre de occidente no comprende completamente el propósito de la muerte y de la aflicción. Ambos asuntos pueden causar muchos problemas para muchos; y no debería ser así. Es muy importante entender la muerte, cuando uno se muere no es ciertamente el final; de hecho, es el principio. La muerte en este mundo es simplemente el nacimiento a otro mundo, ya que el nacimiento y la muerte son el mismo acto.
Permitidme explicar aquí; que cuando un bebé “nace” y se corta el cordón umbilical, el bebé “muere realmente” de ser parte de su madre, experimentando la muerte y el nacimiento. La muerte es algo que asusta a la gente solamente porque ella teme a lo desconocido y piensa que la muerte será dolorosa. Hecho: La muerte en sí misma es completamente indolora; mientras que el proceso de morir puede no ser indoloro.
Consideremos lo que pasa cuando sobreviene la muerte. A veces ocurre que una persona está enferma y, como resultado de esa enfermedad, alguna parte de su organismo que es vital para continuar la permanencia sobre la Tierra, pierde su capacidad de funcionar correctamente. Podría ser el corazón; supongamos que se trata del corazón. Así, en nuestro caso cardíaco, podemos decir que el músculo se ha convertido en una masa fibrosa que ya no puede bombear sangre en el volumen adecuado para el cerebro y así las facultades se entorpecen. A medida que las facultades se van apagando la voluntad de vivir disminuye y hay menos estímulos para que el corazón pueda continuar bombeando. Llega el momento en que el corazón ya no puede continuar. Próxima a esta etapa, la persona no tiene energía para sentir dolor, se halla a medio camino entre este mun­do y el otro. En el caso de un bebé; se encuentra a la mitad de camino que es su madre y el mundo llamado Tierra. En el “otro lado”, los que ayudan en la muerte están preparados. Tan pronto como el corazón cesa de latir se produce una sacudida, pero no es un estremecimiento de dolor, no hay agonía de muerte, es una ficción totalmente estú­pida. La llamada "agonía de muerte" es simplemente una acción refleja de los nervios y músculos que, liberados del control del "conductor" del cuerpo, se contraen y sacuden - como queda implícito - sin control. Mucha gente cree que esto es agonía pero no lo es, porque el ser que estaba en el cuerpo se ha ido y los gestos del rostro son sólo contracciones de los músculos.
El cuerpo, libre de su ocupante, puede contraerse o jadear durante un breve tiempo. Puede oírse ruido de los órganos internos, pero todo esto no es más que lo que puede ser un viejo traje que se ha dejado sobre una silla o sobre la cama, que nada tiene dentro y que sólo sirve para ser enterrado o incinerado, cualquiera de ambas cosas. El nuevo habitante del mundo astral, exconductor del cuerpo, hallará ayudantes listos para servir en todo lo que pueda necesitar el recién llegado en su proceso de aclimatación. Ocurre que, desgraciadamente, una persona realmente ignorante no cree en la vida después de la muerte y entonces... ¿qué? Si no se quiere creer en la vida después de la muerte es porque existe un estado de completa hipnosis, auto-hipnosis; y sobre la Tierra aun hay muchos casos de gente que es ciega sólo porque piensa que lo es, mucha gente que es sorda sólo porque desea serlo para escapar quizás de la tortura de una vida insatisfecha. Estos casos están confirmados por la profesión médica. Si una persona no cree en nada después de la muerte, se halla envuelta en una niebla espesa, negra y pegajosa. Los asistentes no pueden ayudarla porque no pueden acercarse a ella porque no se los permite, rechazando todo lo que se quiere hacer por la persona pues está convencida de que no hay tal cosa después de la muerte y piensa que está sufriendo una pesadilla desagradable. Entretanto, la persona empieza a darse cuenta de que debe haber algo en esta vida después de la muerte. ¿Por qué oye voces? ¿Por qué se da cuenta que hay gente a su alrededor? ¿Por qué percibe algo como una música? Con la naciente conciencia de que posiblemente haya algo después de la muerte, la espesa niebla negra se aclara y se vuelve gris, la luz puede traspasarla, se pueden ver figuras borrosas que se mueven y empieza a oírse más claramente. Así, poco a poco, a medida que sus prejuicios e inhibiciones van cediendo, va tomando cuerpo la conciencia de que algo está sucediendo a su alrededor. Los asistentes tratan constantemente de ayudar a la persona, tratan de hacerla entender que quieren ayudarla y la invitan a aceptar su asistencia y no bien tiene la sensación de que aceptará, la niebla se dispersa y puede ver toda la gloria del mundo astral, colores que no existen en la Tierra, luces y brillos por el alrededor muy, pero que muy agradables.
Nuestro pobre amigo que ahora empieza a darse cuenta de que existe una vida después de la muerte, es llevado a lo que podría llamarse hospital, hogar de descanso o centro de recuperación. Allí, mediante diversos rayos sus inhibiciones mentales siguen dispersándose, su cuerpo espiritual es alimentado y fortalecido cobrando sa­lud. Se le explican todas las cosas pues se halla más o menos en la misma situación que la de un niño recién nacido excepto en que puede entender todo lo que se le dice y responder, mientras que el bebé tiene que apren­der a hablar. Así, recibe una explicación sobre lo que es la vida en el “otro lado”. Si quiere polemizar, no puede. Nadie lo hará con él. Por el contrario, se le dejará pensar sobre la explicación que se le ha dado y cuando la acepte libremente, la explicación continuará. Jamás será persuadido, nunca forzado a nada, tendrá siempre el derecho de elegir. Si no quiere creer perma­necerá en algún estado estático hasta que abra su mente.
Muchos llegan a la otra vida con la convicción inquebrantable de que su propia religión es la única que existe. Estos desventurados se colocan en una situación bastante parecida a las anteriores porque los asistentes del “otro lado” saben perfectamente bien que no pue­den ayudarlos si simplemente con su presencia destruye una creencia de toda una vida. Supongamos que una persona, católica ferviente, cree en ángeles y demonios y toda esa pantomima. Cuando llega al “otro lado” ve cierta­mente las puertas del cielo y un anciano con barba y con un enorme registro en el cual cree que figuran todos sus pecados. Todo se conforma de la manera que el pobre e inocente católico quiere ver: Ángeles con lige­ras y temblorosas alas, gente sentada sobre nubes to­cando el arpa y, por el momento, se encuentra muy satisfecho de haber llegado al cielo.
Pero, poco a poco, cae en la cuenta de que todo esto no suena a verdad, la gente no vuela en el ritmo exacto del batir de las alas, etcétera. El recién llegado se da cuenta de que aquello es una representación y empieza a preguntarse qué es lo que hay detrás de ella, qué es lo que ocultan las cortinas y toda esa estructura, cómo son en realidad las cosas y exactamente cuándo empieza a pensar en ese sentido comienza a ver "grietas" en la fachada de la casa celestial. Se avecina entonces el momento en el cual ya no puede seguir creyendo en esa pantomima y clama por saber. Rápidamente los ángeles con sus ligeras alas se desvanecen, caen los músicos junto a sus arpas que estaban sentados en una nube, y los asistentes, altamente experimentados, muestran al recién llegado que acaba de despertar a la realidad que reemplaza a la ilusión y que es sumamente más grata que lo que había sido ésta. Es lamentable que tanta gente vea unas pocas láminas en la Biblia y las tomen como verdades irrefutables. Hay que recordar que también se emplean dibujantes para ilustrar la Biblia. No interesa de qué religión se trate si los que la profesan creen incondicionalmente en sus leyendas o, digamos, fantasías. Ellos creerán estarlas viviendo cuan­do abandonen la Tierra y entren en el plano astral. Cuando el recién llegado pueda darse cuenta de la naturaleza del mundo en el cual está, entonces podrá seguir adelante. Se dirigirá al salón de las memorias y allí, solo, ingresará en un cuarto y presenciará la histo­ria de su vida: todo lo que ha hecho, todo lo que ha tratado de hacer y todo lo que ha querido hacer. Además, cada cosa que le ha sucedido, lo que ha pensado durante su permanencia en la Tierra y él, nadie más que él, podrá juzgar si su vida ha sido un éxito o un fracaso. Él y nadie más que él podrá decidir si "vuelve al colegio" y comienza el curso para repetirlo totalmente con la esperanza de superarlo en esa nueva oportunidad. No habrá madre, ni padre ni mejor amigo que esté a su lado para echar la culpa de lo que haya hecho mal. El estará solo, completamente solo, más solo aún de lo que pudo haber estado anteriormente en cualquier lugar. Y será para juzgarse. Ni demonios ni Satanás le estarán esperando con la cola enroscada y aliento feroz; nadie va a clavar horquillas o tridentes en sus carnes y, en lo que respecta a las llamas, bueno... ¡ni ellos usan tales cosas para la calefacción central!
La mayoría de los que pasan esta prueba salen del salón de las memorias considerablemente conmovidos y notablemente contentos de la ayuda y simpatía brindada por los asistentes que esperan fuera. Sobreviene después un período de ajuste, durante el cual el nuevo visitante puede reflexionar sobre todo lo que ha visto, sobre los errores cometidos y decidir qué es lo que piensa hacer. Esto no es cuestión de resolver­lo en unos pocos minutos; han de considerarse todos los aspectos del asunto. ¿Vale la pena volver y empe­zar todo de nuevo? ¿Sería quizá mejor permanecer allí unos pocos siglos esperando que se dieran condi­ciones mejores para volver? Pero también piensa que no sabe cuáles serán las mejores condiciones o qué probabilidad tiene de volver. A esta altura de su medi­tación es invitado por los asistentes que estudian cada punto con él y lo aconsejan sin ejercer presión alguna. En todo momento mantendrá su total libertad de elección y de decisión y nadie influirá sobre su ánimo al respecto. Si desea volver y atizar un poco el infierno de la Tierra, será su decisión y nada más que suya. Muchos recién llegados no saben que pueden extraer todo su sustento y nutrición a través del aire, de las vibraciones que los rodean. Recuerdan su vida te­rrenal y piensan en los alimentos selectos que hubieran deseado comer y que no pudieron obtener. En cambio, ahora, pueden tener lo que quieran, cualquier tipo de alimento que deseen. Si desean fumar habanos o cigarrillos o pipas malolientes, también pue­den hacerlo.
Pero el recién llegado pronto se cansa de no hacer nada, se hastía de estar parado viendo cómo pasa el tiempo astral. Si hubiera sido un tipo perezoso en la Tierra, de esos a quienes sólo les gusta vagar por las calles y doblar silbando las esquinas, aun ésos, pronto se cansan de no hacer nada en el ambiente del plano astral. Piden trabajo y lo obtienen. ¿Qué clase de trabajo? Hay todo tipo de tareas por hacer. Es impo­sible decir qué es lo que hará exactamente como sería difícil predecir lo que haría una persona aquí, en la Tierra, si se trasladara repentinamente a Tombuckto o Alsacia…. Se dedicará a lo que se halle dentro de sus posibilidades y que, al mismo tiempo, le produzca enorme satisfacción y bienestar. Pero en todo momento se verá acuciado por el pensamiento de que tiene que hacer algo. ¿Deberá permanecer en el astral durante mucho tiempo? ¿Qué haría otra gente? Pregunta y pregunta y también se le contesta reiteradamente siempre la misma cosa, sin que exista en momento alguno la intención de persuadirlo de algo. La elección es totalmente suya.
Por lo tanto, muchas religiones te llevan por el mal camino. Uno puede leer de cualquier religión y aprender de esta manera, la sabiduría verdadera. Una vez que haya comprendido que debe llamar para pedir ayuda, esta llegará. Esta ayuda se realizará por telepatía y no se preocupe porque en la tierra no se sepa utilizar la telepatía, ya que cuando estás en el plano astral esta capacidad se adquiere automáticamente. Los amigos aparecerán y le ayudarán en su camino. NUNCA le dejarán solo.
Finalmente, se dará cuenta que no puede seguir vagando como si fuera un desertor de la escuela de la Tierra; tiene que regresar, cumplir con sus lecciones correctamente y aprobar sus exámenes. Hará conocer su decisión y será llevado ante un grupo especial de gente de gran experiencia, que posee instrumentos extraordinarios. Se determina lo que la persona tiene que aprender y cuál es la mejor manera para que lo logre. ¿Será de utilidad que vaya a una familia pobre? ¿O debe ir a una familia adinerada? ¿Deberá ser un hombre blanco o uno de color? ¿O una mujer? Ello dependerá de la suerte del desorden que haya existido en su vida anterior, de lo bien que esté preparado para trabajar en su vida futura y de lo que tenga que aprender. De cualquier manera, los asesores están capacitados para ayudarle, pueden suge­rirle - sugerirle solamente - el tipo de padres, de país y de condiciones. Cuando haya aceptado todo esto, entonces se ponen en funcionamiento ciertos instrumentos para localizar los presuntos padres. También se descubre la ubicación de los padres sustitutos, los cuales son observados durante un breve lapso de tiempo. Entonces, si todo es satisfactorio, la persona ya está preparada para ser reencarnada a un lugar especial en el mundo astral. Allí se mete en la cama y cuando se despierta se encuentra en el proceso de su nacimiento en la Tierra. Cabe esperar que se produzca tal conmoción y haga oír sus lamentos de desesperación, es decir; los lloros de un recién nacido.
Muchas entidades deciden no volver a la Tierra aun y entonces permanecen en los mundos astrales donde tienen mucho que hacer. Pero antes de hablar de ellos consideremos un tipo especial de gente que no puede elegir: los suicidas. Si alguien voluntariamente pone fin a su vida en la Tierra antes de cumplir el tiempo que se le tiene asignado, debe volver a ella tan rápidamente como sea posible, con objeto de completar el plazo interrumpido, exactamente como si fuera un reo que ha escapado y ha sido capturado. Así ha de cumplir su vida con un agregado extra como castigo. Un suicida que ingresa al mundo astral es recibido de la misma manera que si fuera un visitante corriente, normal, sin recriminaciones de ningún tipo.
Se le trata igual que a los otros. Se le asigna un tiempo razonable durante el cual se recupera de la conmoción de haber abandonado el cuerpo físico quizá violenta­mente e ingresar en el astral. Una vez recuperado suficientemente tiene que ir al salón de las memorias donde ve todo lo que le ha sucedido y la falta que ha cometido al suicidarse. Y así lo dejan con el terrible sentimiento de que tiene que volver a vivir en la Tierra hasta completar el plazo que le falta por expirar.
Es posible que el suicida sea una persona de una capacidad espiritual deficiente, probablemente carezca de la fortaleza íntima para volver a la Tierra y piense que sería entretenido permanecer en el astral y que nadie puede hacer nada en cuanto a eso.
Eso no puede ser porque existe una ley en la que un suicida debe volver a la Tierra y si no regresa por propia voluntad se lo obliga a ello. Si está dispuesto a volver, entonces en una reunión con consejeros especiales se le informa sobre los días o años que constituyen su "sentencia" en la Tierra. Tie­ne que vivir todo ese tiempo sobre la Tierra y desde que cometió el suicidio. Y así, quizá le lleve un año salir de su confusión y decidirse a retornar y así añade un año a su vida terrenal. Se le informa cómo se encuentra la situación en la Tierra para que pueda volver y enfrentarse esencialmente el mismo tipo de condiciones que le hicieron tomar su vida anterior. En el momento señalado se le adormece para que despierte en el instante de su nacimiento. Si se muestra poco o nada cooperativo y no quiere retornar a la Tierra, entonces los consejeros deciden por él sobre las condiciones que mejor se adecuen a su caso. Si aún así no quisiera ceder a las condiciones, estas serán un poco más seve­ras de lo que serían si lo hiciera voluntariamente. De esta manera, en las circunstancias señaladas, se le adormece sin que tenga posibilidad de elección y, al despertar, ya se encontrará en la Tierra.
A menudo se da el caso de que un bebé muere al poco tiempo de nacer. Se trata de la reencarnación de una persona que se suicidó antes de soportar unos meses de agonía al hallarse sentenciado por un mal incurable, cáncer inoperable, por ejemplo. El paciente pudo haber puesto fin a su vida dos o tres, o quizá seis meses o un año antes que se produjera la muerte natural. Y todavía tiene que volver para completar el término que él ha tratado de abreviar. Se cree a veces que el dolor es algo inútil, que sufrir no tiene razón de ser, que está bien matar a un enfermo incurable que sufre; pero aquellos que sostienen eso, ¿saben realmente quienes lo sufren lo que están tratando de aprender? Su gran sufrimiento, la misma naturaleza de su enfermedad puede ser algo sobre lo cual deseen tener experiencia.
Una de las maldiciones más grandes de la vida (de la vida moderna) es la actitud de los empresarios de las funerarias y de sus trabajadores – no cabe ninguna duda que actúan como lo hacen por motivaciones empresariales – intentan fingir que la persona recientemente fallecida no está muerta, sino simular que está durmiendo. Estos empresarios pintan las caras muertas, agitan el pelo muerto, dejan el cuerpo del fallecido simulando a una persona que está durmiendo. Parece ser una conspiración universal en la vida actual para encubrir la pena como si fuese algo malo, vergonzoso el demostrar la emoción ante una pérdida. A menudo la aflicción está reñida con el enfado hacia la persona fallecida por el hecho de haber fallecido. Sin embargo, en otras ocasiones aparece una sensación de culpabilidad. ¿Podríamos haber hecho algo más por la persona fallecida? ¿Habríamos podido ahorrarle sufrimiento?
Si una persona “cae en el error” del resentimiento porque su ser querido ha fallecido, en muchas ocasiones sienten la necesidad de buscar un culpable, o bien preguntarse cuestiones tales como; ¿qué más habría podido hacer? ¿cómo ha podido (la persona fallecida) irse de mi vida?
Los empresarios de las funerarias toman medidas extremas fingiendo que la persona fallecida es un cuerpo durmiente. Falsifican valores, y, en mi opinión, está muy mal, de hecho obligar que un cuerpo adopte una actitud artificial - artificial para la muerte, que es - y fingir que él o ella están durmiendo. Debemos tener un nuevo concepto de la muerte. Los grandes hombres como Winston Churchill no tenía miedo de llorar cuando la ocasión lo justificaba. Winston Churchill; se decía que podía verter lágrimas de emoción y lágrimas de pena, y él era mejor hombre por hacerlo.
Ahora se preguntará qué se podría hacer para ayudar a una persona que sufre la pena de la pérdida del ser. Lo primero de todo que se debe hacer es enfrentarse a que la muerte ha sucedido, y hacer frente que ahora todo es diferente. Habrá funcionarios y burocracia que interfieran solicitando toda clase de papeles firmados. Los funcionarios despiadados del país desearán su correspondiente parte de la herencia dejada.
Uno puede ayudar mucho a la persona afligida escuchando y dejando que hable de su dolor. De esta manera la pena se irá mitigando y la persona fallecida será más libre. Es absolutamente esencial que ayuden a una persona a conseguir que el dolor salga de él. Que no permita que el duelo se quedé con él formando parte de su vida. Que no sea como una caldera de vapor que no se puede atornillar debajo de la válvula de seguridad y debido al calor en algún momento estallará.
Una persona abrumada por el dolor, que reprime su angustia, sufrirá de úlceras o de severos problemas intestinales, e incluso puede llegar a tener principios de artritis. En casos extremos, puede llegar a padecer de esquizofrenia.
Estas cosas pasan, pero no sucederían si hubiera más comprensión de la naturaleza de la pena, no sucedería si por ejemplo, los vecinos ayudaran dejando hablar a la persona afectada, en lugar de mantener el silencio entre ellos mismos. ¿Cuántas veces se dice “si hubiera actuado de forma diferente ahora estaría con nosotros”? Hay otros casos en donde la persona afligida despotrica del fallecido, lanzando preguntas al aire como “¿Por qué te tenias que morir dejándome solo?” ¿Ahora que va a ser de mi?”
Una de las peores características del servicio fúnebre es el elogio, en donde alguien habla sobre las virtudes de la persona fallecida. Es asombroso que “todos” los que han muerto, todos ha sido buenos, según parece. La gente busca a alguien  para decir toda una sarta de mentiras; “la buena persona que era el fallecido” y “la terrible pérdida que supone para la comunidad”. Decir solo parte de la verdad es malo, todos los fallecidos tenían su lado bueno y su lado malo, quedarse únicamente con lo que se quiere recordar es malo. Porque las personas que lloran su pérdida le mitifican, haciendo que su pérdida sea mayor de lo que realmente es.
A menudo hay casos en donde un marido pierde a su esposa, por ejemplo mientras da a luz. El hombre, ahora padre, tiene la hostilidad hacia el pobre bebé inocente ya que aparentemente es la causa de la muerte de la madre. Así que desde el principio se encuentra un padre y un bebé destrozados por la pérdida. Si al menos la gente aclarase solamente sus conceptos sobre estos temas. Ahora la pena, ¿qué es? A menudo es solo egoísmo.
A menudo es la oposición a cualquier cambio. A la gente no le gusta un cambio que es permanente, por lo que cuando aparece la muerte – que es un cambio permanente, se produce resentimiento y hostilidad. En estos casos lo que se debe hacer es: ayudar a la persona afligida animándola a que hable, y si la persona llora tanto mejor. Al llorar las emociones salen fuera y para nada demuestra falta de cordura. Debes hablarle suave y firmemente a la persona, diciendo que no reprima sus emociones, que si necesita llorar que llore, diciendo que - sí, han tenido una pérdida terrible, pero no se trata de una despedida definitiva, que cuando llegue el momento se encontrarán ambos en un mundo mejor, porque la vida continúa en otro plano. Y si eres buen psicólogo – los mejores psicólogos vienen de los hogares y no de las oficinas de los llamados hombres profesionales – puede hacer mucho para ayudar aquellos que necesiten de su ayuda.
Deseo mencionar aquí que, mientras que las personas deben ser animadas para dar rienda suelta a su dolor con el propósito de “sacarlo fuera de él”, no debe ser animado a persistir en su dolor, porque tal acción no es más que el duelo de su propia pérdida y no un dolor genuino, se trata de auto-compasión y como tal no debe ser alentada.
Puede pasar hasta 3 días en la tierra para que tanto el cordón de plata como el cuenco dorado se rompan definitivamente - esto es cuando el cuerpo astral se libera por completo de su cuerpo físico - El duelo no debe durar más de 3 días, ya que de lo contrario crea retrasos sobre la persona que ha fallecido recientemente. Tal aflicción provoca “anclas” no deseadas que retrasan a los difuntos en su viaje astral.
Entiendo completamente que esto puede ser muy duro para algunos, especialmente cuando acabas de perder a un ser querido, pero no te estás ayudando si continuas con tu dolor pasado 3 días del fallecimiento. Si amaste de verdad a persona que se ha ido; deja ya de preocuparte, pues volverás a verlo otra vez en el mundo astral cuando te llegue el momento. Sea paciente. ¡SIEMPRE volverá a ver a las personas que ames!, de verdad.

Sobre la respiración y el ejercicio





Hemos venido a esta tierra con el propósito de desarrollar nuestra alma inmortal.
Muchos piensan que ir al gimnasio es la única solución para mejorar su salud. Pero, ¿qué cree que hacían las personas de hace más de cien, doscientos y trescientos años por mejorar su salud? Ellos no tenían ningún gimnasio ¿Así que cómo piensan que lo conseguían? En el mundo de hoy, donde todos están la mayor parte del día sentados sobre sus posaderas, como parte de su trabajo y después vuelven a casa para estar pegados a la TV, combinado con comida y bebida basura. Con semejantes hábitos únicamente agravan el problema. Por lo tanto, no es sorprendente que mucha gente sufra de obesidad y otros tipos de dolencias de hoy en día. Tales dolencias en el pasado no existían. Si la gente se alimentase correctamente y caminara con más frecuencia, seguro que sus vidas mejorarían. Y si se combinase con una respiración correcta, su bienestar mejoraría enormemente. Seguramente disminuiría la cantidad de visitas médicas que actualmente realiza. Nunca una respiración correcta sustituirá los conocimientos de un médico.
En un primer momento no quería escribir sobre los ejercicios de respiración, porque sé que muchas personas van a empezar a experimentarlas y si no se hacen correctamente pueden ser sumamente peligrosas, especialmente cuando ni ellos mismos son conscientes del riesgo que entraña. Si usted va a poner en práctica lo que hay escrito en esta página, en tal caso, no haga ningún experimento o ejercicio de respiración distinto a lo que esté escrito aquí; de lo contrario, usted puede dañar seriamente su salud. ¡Queda usted avisado!
Así que, ¿piensa que respirar es simple? Deténgase por un momento y piense en ello ¿Qué es lo que usted hace cuando respira? Tan rápido como sus pulmones están llenos de aire, sin pensarlo usted expulsa inmediatamente todo el aire hasta la próxima bocanada de aire y así expulsarlo nuevamente. En la respiración hay mucho más de lo que aparece. Es posible conseguir importantes mejoras en la salud tan sólo respirando. Un ejemplo; respirando correctamente permite a los adeptos sentarse desnudos sobre el hielo, a cinco mil metros o más por encima del nivel del mar y mantenerse caliente, tan caliente que el hielo se derrita y el cuerpo transpira libremente. Otro ejemplo; es posible deslizarse sobre el suelo más rápido que un caballo galopando y llegar a su destino sin problemas, sereno y controlado. La levitación se consigue mediante un patrón especial de respiración y aunque pueda sonar inverosímil, no lo es. Estos ejemplos son muy reales y legítimos, pero no vamos a revelar aquí cómo realizarlos, por ahora nos limitaremos a los fundamentos, a los ejercicios seguros.
Respirar es efectivamente el origen de la vida y podría ser de interés dar aquí algunas indicaciones para ayudar a  quienes tienen alguna dolencia desde hace mucho tiempo, para desterrar o al menos aliviar su sufrimiento. Usted debe de saber que se puede conseguir a través de la respiración correcta, pero recuerde – sólo debe respirar tal y como se aconseja en esta página, porque experimentar es muy peligroso a menos que haya un profesor competente cerca. Experimentar a ciegas  es una auténtica estupidez.
Antes de que podamos hacer algo sobre la respiración, debemos tener un ritmo, una unidad de tiempo que represente una inhalación normal. El latido del corazón de cada individuo es el patrón correcto para la respiración rítmica de ese individuo en particular. Por supuesto, casi nadie tiene el mismo patrón, pero eso no importa. Usted puede encontrar su ritmo de respiración normal colocando el dedo sobre su pulso y contando el tiempo uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis. Conseguir fijar ese ritmo a su subconsciente con el propósito de mantenerlo inconscientemente, es decir; sin que usted tenga que pensar en eso.
No importa cómo sea su ritmo, siempre y cuando usted sepa como es, tanto de forma consciente como inconsciente. Imaginemos que el ritmo es el promedio de tiempo que tarda el corazón en latir seis veces. Vamos a modificar ese ritmo de respiración para diversos fines. Para nada es complicado, de hecho es muy fácil y efectivamente, puede conducir a resultados espectaculares en la mejora de su salud.
El respirar es nuestra función más esencial de todas. Si no respiramos no podemos existir - porque el aire contiene oxígeno y otros gases - para mantener las actividades del cerebro y que éste realice su trabajo. Pero nuestra manera de respirar constituye la forma más tosca en que podemos valernos para utilizar el aire. Ejercicio de respiración 1: Los trastornos del estómago, el hígado, y el derramamiento de sangre, puede ser superados por lo que llamamos la "respiración conservada". No hay nada mágico en ello, excepto en el resultado. Al principio usted debe estar de pie, erguido, si está acostado en la cama deberá yacer recto. Supongamos que se encuentra fuera de la cama y puede estar de pie, erguido. Esté de pie con los talones juntos, con los hombros hacia atrás y el pecho hacia fuera. La parte inferior del abdomen será estrictamente controlada. Inhale completamente, tome tanto aire como pueda, y manténgalo hasta que sienta una pequeña vibración, muy leve en sus pulmones, tanto el izquierdo como el derecho. A continuación exhale enérgicamente a través de la boca, realmente con mucha fuerza. Repítalo tres veces seguidas.
Ejercicio de respiración 2: Primero de todo deberá estar con los pies y los talones juntos. Inhale lentamente a la "respiración completa" del sistema. Es decir, el pecho y el abdomen mientras estén contando seis pulsaciones. Usted debe mantener un dedo sobre su pulso de la muñeca y dejar que su corazón bombee una, dos, tres, cuatro, cinco, seis veces. Cuando tenga la respiración después de seis pulsaciones, la mantiene mientras su corazón late tres veces más. Después exhale por la nariz durante seis pulsaciones. Es decir el mismo tiempo que utiliza para inhalar. Ahora que usted ha exhalado y dejado vació sus pulmones por tres pulsaciones, comience de nuevo. Repítalo tantas veces como quiera sin que llegue a cansarse. Tan pronto como se sienta cansado, pare. Usted jamás deberá de cansarse haciendo el ejercicio, en caso contrario lo que consigue son los efectos contrarios al objetivo de estos ejercicios; es como si estuviese haciendo una carrera en vez de sentirse en forma.
Ejercicio de respiración 3: Ahora usted debe hacer la "respiración purificadora". La respiración de limpieza es completamente invaluable ya que le permitirá mejorar su salud. Inhale por completo, tres respiraciones completas. Que no sean respiraciones superficiales, respire profundamente, lo más fuerte de lo que sea capaz, llene sus pulmones. Imagínese a usted realizando la inspiración y llenando por completo sus pulmones de aire. Ahora, con la tercera respiración retenga ese aire durante unos cuatro segundos. Ponga sus labios como si fuese a silbar, pero sin inflar las mejillas. Exhale un poco de aire de sus labios con toda la fuerza que sea capaz. Exhale con fuerza, libérese del aire retenido. Luego pare por un segundo, manteniendo el aire que quede. Exhale un poco más, con toda la fuerza que pueda reunir. Pare por un segundo más, y entonces exhale el resto de aire que le quede dentro de sus pulmones. Exhale tan fuerte como pueda. Recuerde que este tipo de respiración usted debe exhalar con una fuerza considerable a través de sus labios.
Ejercicio de respiración 4: Un método muy bueno para adquirir "el control mental" es estar erguido e inhalar una respiración completa. Luego inhale una respiración purificadora. Después de eso, respirar al ritmo de uno - cuatro - dos. Es decir, vamos a tener segundos para hacer cambios en los latidos del corazón. Inhale durante cinco segundos, luego contenga la respiración durante otros cinco segundos. Repítalo cuatro veces por cinco segundos cada inspiración/expiración, duración total del ejercicio veinte segundos. Cuándo haya exhalado durante diez segundos, puede curarse de una gran variedad de dolores por solo respirar correctamente y este es un método muy bueno. Si usted tiene algún dolor al acostarse o al sentarse erguido, a continuación respire rítmicamente, manteniendo el pensamiento en su mente que con cada respiración el dolor irá desapareciendo, con cada exhalación el dolor es expulsado. Imagine que cada vez que usted respira, respira la fuerza vital que está expulsando el dolor. Imagine que con cada exhalación está echando el dolor fuera de usted. Ponga su mano sobre la parte afectada e imagine que con su mano, con cada respiración, está limpiando la causa del dolor. La mano es sólo para ayudarle visualmente. Haga esto durante siete respiraciones completas. Vuelva a practicar la respiración purificadora y después descanse por unos segundos, con una respiración lenta y normal. Es probable que encuentre que el dolor ha desaparecido por completo o ha disminuido tanto que no molesta. Pero si por alguna razón usted todavía siente el dolor, repita el mismo ejercicio, intente hacer lo mismo una vez, o dos o más veces hasta que finalmente sienta alivio. Por supuesto, usted comprenderá que si se trata de un dolor inesperado y repetido, lo mejor es acudir a su médico, ya que este dolor es una alerta natural de que algo está mal, si bien es correcto disminuir el dolor cuando uno es consciente de ello, sigue siendo esencial que haga algo para averiguar la causa del dolor y así encontrar su cura.
Ejercicio de respiración 5: Una manera de aumentar su "fuerza nerviosa" es estar de pie, erguido y respirar tanto aire como pueda, luego cuando crea que no puede contener más aire haga un esfuerzo e inspire un poco más de aire. A continuación exhale despacio y poco a poco vuelva a llenar sus pulmones completamente y retenga la respiración. Extienda los brazos rectos en frente de usted, sin ningún esfuerzo. Saque sus manos hacia la dirección de los hombros, contrayendo gradualmente los músculos, hasta que sus manos puedan tocar sus hombros y ciérrelas en un puño, con el propósito que sus músculos estén tensos. Apriete sus manos tan fuerte como pueda hasta que tiemblen ligeramente con el esfuerzo. Manteniendo los músculos tensos empuje sus puños hacia fuera muy despacio, y luego retroceda rápidamente varias veces, unas seis veces. Exhale enérgicamente, con vigor, como antes, con la bola y con los labios fruncidos, exhalando la respiración tan fuerte como pueda. Después de hacerlo un par de veces, termine el ejercicio practicando la respiración purificadora una vez más. Quiero destacar y subrayar una vez más, que la velocidad de la retracción de los puños y la tensión de los músculos determina la cantidad de beneficios que usted puede conseguir de esto. Naturalmente, usted se asegurará que sus pulmones están completamente llenos de aire antes de hacer este ejercicio.
Ejercicio de respiración 6: Nunca se ignorará el dolor. Si usted se siente cansado, o si de repente ha perdido sus energías, aquí muestro la manera más rápida de "recuperarse". Una vez más, no importa si usted está de pie o sentado, pero mantenga los pies juntos tocando los dedos del pie y los talones. Luego junte sus manos para que los de cada mano se unan formando un bloqueo, y para que las manos y los pies formen una especie de círculo cerrado, como cuando usted está rezando correctamente la oración. Respire rítmicamente un par de veces, inhalaciones profundas y exhalaciones lentas. Luego una pausa de tres pulsaciones, y a continuación una respiración purificadora. Usted encontrará que el cansancio se ha ido.
Muchas personas se ponen sumamente nerviosas en el momento de hacer una entrevista. Tienen húmedas las palmas de las manos y tal vez, les tiemblan las rodillas. No hay ninguna necesidad que nadie esté así porque es muy fácil superar ese nerviosismo. Este ejercicio es un buen método para hacerlo mientras esté por ejemplo en la sala de espera. Respire hondo por la nariz, mantenga la respiración por diez segundos y luego exhale lentamente por otros diez segundos. Controlando en todo momento la respiración. Realice dos o tres respiraciones normales y luego inhale profundamente por diez segundos hasta que llene sus pulmones otra vez. Mantenga nuevamente la respiración y exhale despacio, por otros diez segundos más. Repítalo tres veces - o las veces que considere necesarias sin que nadie lo note - y ya verá como usted se encontrará mucho mejor, estará completamente tranquilo. La frecuencia de las pulsaciones de su corazón han disminuido, usted se sentirá con mucha más confianza. Al dejar la sala de espera para dirigirse a la entrevista, usted tendrá el control de si mismo. Si siente una oleada de nerviosismo, tome una respiración profunda, manténgala durante un segundo o dos. Usted lo puede hacer fácilmente mientras su entrevistador está hablando y sin que se dé cuenta.
Este ejercicio también es útil para levantar objetos pesados. La forma más fácil consiste en tomar una respiración muy profunda y mantenerla al mismo tiempo que se levanta el peso. Cuando lo ha levantado por completo, es cuando puede dejar salir el aire lentamente y continuar respirando de forma normal.
La rabia también se puede controlar mediante la respiración. Conteniendo la respiración y exhalando muy despacio. Si por el motivo que sea usted se siente muy enfadado tome una respiración profunda. Manténgala por unos segundos, y luego expulse el aire muy despacio. Usted descubrirá que su rabia está bajo el control, y usted es dueño (no esclavo) de la situación. Es muy perjudicial dejarse llevar por la rabia y la irritación, porque eso puede dar lugar a úlceras gástricas y otras dolencias. Así que, recuerde este ejercicio de respiración, de tomar una respiración profunda, mantenerla, y luego expulsarla lentamente.
Usted puede hacer todos estos ejercicios con total confianza, sabiendo que no le pueden hacer ningún mal. Pero una última palabra de advertencia – Limítese a estos ejercicios y no intente hacer algo más avanzado sino es bajo la orientación de un profesor experimentado – porque los ejercicios de respiración mal ejecutados pueden hacer mucho mal.
Ejercicio físico 1: Éste es un ejercicio muy bueno para dar energía a aquellos que realizan una vida muy sedentaria – mayoría de casos del mundo occidental. Este ejercicio también es muy bueno para reducir la grasa abdominal. Tiene el curioso nombre de "madera de cortar" porque su movimiento simula el beneficio que se obtiene al cortar madera. Ahora, póngase de pie y asegúrese de que el cuerpo esté erguido. Hay que imaginar que está cortando leña. Imagine que tiene una hacha muy pesada en sus manos. Ahora, esté de pie muy firme y mantenga los pies bien separados. Entonces usted debe entrelazar sus manos como si estuviera sosteniendo esa hacha tan pesada. Imagine que la cabeza de la hacha está en el suelo, tome una respiración profunda y levante la mano hacia la hacha imaginaria, por encima de su cabeza hasta que su cuerpo ha ido hacia el otro extremo y ya no se inclina hacia delante, pero se inclina hacia atrás.
Hay que tener en cuenta que usted está levantando una hacha muy pesada, de manera que los músculos han de simular semejante esfuerzo. Luego, con esa hacha tan pesada que está por encima de su cabeza, contenga la respiración por un momento, luego respire enérgicamente a través de la boca y gire hacia abajo con la hacha imaginaria en un movimiento muy fuerte, como si estuviera talando el tronco de un árbol muy grande. Por supuesto, hará una parada con el impacto del hacha al tronco del árbol, dejando sus brazos en posición swing (como en el golf), de derecha hacia abajo entre sus piernas, deje que sus brazos se balanceen hacia abajo  de manera que sus manos están en línea con sus pies. Deberá mantener los brazos rectos, también la columna. Deberá repetir este ejercicio varias veces. Un ejercicio como éste no tiene contraindicaciones, excepto en el caso de una persona que tenga débil el corazón o mujeres con menstruación. En caso de duda consulte con su médico.
Ejercicio físico 2: Caminar es un ejercicio muy estimulante para cualquier edad. Un simple paseo a paso ligero es ideal ya sea el campo, en la montaña o en la playa, para beneficiarse del aire fresco que no está disponible en la mayoría de las ciudades – hará maravillas a su bienestar. Caminar al menos 5 kilómetros diarios ayuda a la circulación y digestión del cuerpo físico sin sobrecargarlo.
Ejercicio físico 3: Nadar es el último ejercicio que debemos hacer. Con la natación se utiliza casi todos los músculos del cuerpo y combina con el ejercicio anterior. Mejorará su salud sin ningún estimulante artificial. Nade siempre a un ritmo y estilo que le convenga, no se vaya a exigir demasiado a usted mismo, agotándose ya que de esta manera consigue justamente el objetivo contrario del ejercicio.
Algunos dirán que usted debe sentir la “quemadura" para obtener los beneficios del ejercicio; eso es totalmente falso. Cuando usted sienta esta "quemadura" es la manera de la naturaleza de decirle (a usted) que se está excediendo y que debe de parar.

Sobre la meditación





Guardad silencio y sabed que yo estoy dentro

En el occidente hay numerosas variedades de meditación. La mayoría tienen nombres tontos y no se parecen en nada a la meditación verdadera a excepción del nombre. Debido a la seriedad con la que se debe tratar la meditación, he copiado esto directamente del libro “El camino de la vida”; página 177 del Dr. Rampa. Antes de empezar, es necesario destacar tres aspectos que confunden a muchos cuando alguien se inicia en la meditación:
Que no se puede meditar en grupo.
Que debes aislarte de las influencias externas con un manto negro.
Que se debe meditar en silencio absoluto.
En realidad la meditación se compone de cuatro partes diferentes:
La primera es la práctica meditativa que contribuye al desarrollo de la verdadera personalidad de quien medita, pues quien puede meditar y desarrollar su personalidad consigue una vida más feliz y afortunada. Uno se hace más feliz en los aspectos personales de la vida y más afortuna­do en la asociación con sus compañeros, es decir, en el trabajo. La meditación afortunada aumenta, además, la ca­pacidad mental.
La segunda etapa de la meditación es la que deriva casi automáticamente del final afortunado de la primera etapa. La segunda etapa de la meditación es la que pone al cuerpo físico en relación con el superyó y al superyó en relación con el Manú de la nación. Para poder meditar acerca de esto y de otras normas superiores es esencial que se viva una vida pura y exenta de lujuria.
La siguiente etapa de la meditación es la que propor­ciona todos los beneficios de las etapas primera y segunda, pero capacita además para poseer todo el conocimiento oculto. Es decir, que cuando uno llega a la tercera etapa de la meditación puede comprender y apercibir. Apercibir, por supuesto, es distinto de percibir. La aper­cepción es la percepción que tiene la mente de sí misma (de todo lo que permite al superyó mejorar su condición espiritual).
Finalmente, hay una meditación mística, llamada así porque se aparta tanto de las ideas terrenales que no pue­den comprenderla los que no han conseguido llegar a ese estado. La cuarta etapa de la meditación nos lleva por medio del cordón de plata a nuestro superyó, y luego, por medio del cordón de oro de nuestro superyó, a la presencia de ese gran ser al que, a falta de una denominación mejor, llamamos "Dios". Pero las dos primeras etapas de la meditación son los escalones esenciales y hay que concentrarse primeramente en ellas.
Antes de entregarse a la meditación es necesario que haya una disciplina, pues jugar con la meditación es jugar con fuego. No permitiríais a un niño que jugase con un barril de pólvora y una caja de fósforos, pues si se lo permitierais lo haríais una sola vez. Por el mismo motivo debéis ejercer una gran restricción en la práctica de las etapas superiores de la metafísica. Si un hombrecillo flacucho decide de pronto adquirir los músculos de un atleta tiene que realizar antes ciertos ejercicios, pues ni siquiera puede levantar una silla, pero si el pobre hombre se pasa haciendo ejercicios las veinticuatro horas del día sufrirá una gran postración. Del mismo modo, es necesario considerar a la meditación como los ejercicios del alma y, si en la práctica de la meditación os precipitáis como un turista de los Estados Unidos que re­corre a toda prisa el Vaticano sólo para poder decir que ha estado allí, vuestro entusiasmo disminuirá. Debéis ejer­citaros de acuerdo con un plan establecido de antemano, con disciplina y mucha preparación anterior, pues si el hombrecillo flacucho se ejercitase demasiado se le queda­rían los músculos tan rígidos que apenas podría moverse. Recordad que también con la meditación vuestra mente podría quedar rígida y eso sería horrible. A pesar de todo esto, ¿deseáis meditar? ¿Queréis real­mente hacerlo? Pues bien, veamos si os agrada lo que voy a decir a continuación. Para meditar tenéis que disponer en vuestro día de un tiempo de absoluta tranquilidad, y debéis encontrarlo en las primeras horas de la mañana. Esta es una de las razones de que los sacerdotes, etc., mediten antes de comer. No debéis tomar alimento alguno antes de meditar, ni debéis meditar en la cama, pues si tratáis de hacerlo os quedaréis dormidos.
Por consiguiente, disponed las cosas para despertaros una hora antes de lo habitual, y así, cuando suene vuestro reloj despertador abandonad la cama, lavaos y vestíos, porque la tarea de lavaros y vestiros os despertará completamente y no sentiréis la tentación de volver a acostaros y dormir. Si realmente queréis meditar debéis hacer del rincón de una habitación vuestro santuario interior. Será un pequeño altar que os permitirá fijar vuestra atención en lo que tratáis de hacer. He aquí lo que deben hacer los que pro­cedan con verdadera seriedad: Destinad una habitación, aunque sea muy pequeña, al santuario, y mantened la puerta de esa habitación cerrada cuando no estéis en ella. Colocad en un rincón una mesita cubierta con un mantel blanco y poned sobre el mantel una imagen de, por ejemplo, un Ho Taí, el símbolo de la buena vida. (No adoráis ídolos; Ho Tai es sólo un símbo­lo) Tendréis un incensario y una varilla de incienso que encenderéis y soplaréis para que arda exhalando un humo agradable. Os será útil que hayáis calculado previamente el tiempo que tardará en quemarse el incienso, media hora por ejemplo, pues así cuando se apague terminará vuestra meditación. El meditador serio vestirá una túnica de meditación especial, pues la finalidad de esta túnica es proteger de las influencias exteriores. La túnica de meditación tiene que ser muy amplia, con mangas largas y holgadas y una capucha que cubrirá la cabeza. Puede ser de seda negra delgada o, si os parece demasiado costosa, de tela de algodón negra delgada. Cuando no se la utiliza debe guardársela en un estuche de seda negra para que no la toquen otras ropas. Tal vez os parezca todo un poco teatral, pero no es así, sino el mejor medio de obtener los resultados desea­dos, y si queréis conseguir esos resultados tenéis que actuar de acuerdo con las reglas. Por consiguiente, poneos vuestra túnica de meditación cuando os dispongáis a meditar.
Ahora que tenéis vuestra habitación, vuestra túnica de meditación, vuestro Ho Tai y vuestro incienso, ir a esa habitación y sentaos en silencio. No importa cómo os sentéis, no es necesario que crucéis las piernas. Sentaos de la manera que sea más cómoda para vosotros y que no os produzca calambres o dolores agudos, porque en las prime­ras etapas no podéis meditar si estáis incómodos. Cuando hayáis permanecido durante unos pocos instantes en silen­ciosa contemplación repetid esta plegaria.
Concédeme hoy que viva mi vida día tras día de la manera prescripta, controla y dirige mi imaginación.Concédeme hoy que viva mi vida día tras día de la manera prescripta, dirige mis deseos y mis pensamientos para que así me purifique. Concédeme hoy, y todos los días, que mantenga mi imaginación y mis pensamientos firmemente fijos en la tarea que hay que realizar, para que así pueda tener buen éxito. Deseo en todos los momentos vivir mi vida día tras día controlando la imaginación y el pensamiento. 
Procuraréis que la habitación no esté iluminada, por su­puesto, sino bien resguardada de la luz, lo bastante a oscu­ras para que todo parezca gris más bien que negro. Pronto descubriréis cuál es la cantidad de oscuridad que más os conviene. Si tomáis un vaso de agua fría y lo sostenéis entre vuestras manos de modo que las palmas y los dedos lo rodeen, pero sin sobrepasarlo, os encontraréis en una posición adecuada para hacer otro ejercicio. Deslizad los dedos de una mano en los espacios entre los dedos de la otra mano, de modo que queden adheridas al vaso todas las partes posibles de vuestros dedos y manos. Permaneced tranquilos y respirad profundamente. Realizad los ejercicios que se mencionan en “La sabiduría de los antepasados”, pero respirad profundamente y dejad que el aire se exhale produciendo un sonido muy largo. El sonido es "Rrrrrrr Aaaaaaa". Tiene que ser fuerte, pero sin gritarlo; lo podéis hacer con suavidad aunque muy claramente, y debéis hacerlo con seriedad pues es un ejercicio serio. Repetidlo tres veces y luego observad durante varios minutos cómo el agua odonética o magnetizada concentra lo etérico del cuerpo en una nube alrededor del vaso de agua. Lo condensará de modo que podréis ver fácilmente la bruma muy densa que os recordará el humo azul de un cigarrillo que se condensa en una nube, o el humo del incienso que se condensa del mismo modo. Cuando hayáis hecho eso durante una o dos semanas, o quizás uno o dos meses, lo que depende de vuestra serie­dad, podréis ver algo de vuestra fuerza vital en el agua. Cuando la fuerza vital entra en el agua la carga y el líqui­do centellea lo mismo que la gaseosa, sólo que las chispas y centelleos de vuestra fuerza vital que veréis serán destellos de luz, líneas y remolinos de diversos colores. No apresuréis las cosas porque disponéis de mucho tiempo; después de todo no podéis hacer que se desarrolle un ro­ble de la noche a la mañana, y con cuanta más seriedad obréis tanto mejor éxito obtendréis, y con el buen éxito algún tiempo después el vaso de agua se convertirá en un universo en miniatura con centelleos de múltiples matices que se mueven rápidamente y giran dentro de los confines del vaso. Debéis ordenar vuestra meditación de acuerdo con una norma y un horario precisos. Es una idea muy buena tener un rosario para que podáis comprobar vuestras etapas de meditación. Podéis conseguir un rosario budista o hacer vuestro propio rosario con cuentas de diferentes tamaños, pero cualquiera que sea el método que utilicéis debéis ate­neros a un horario muy rígido. Debéis meditar en la mis­ma habitación y a la misma hora con la misma túnica. Comenzad eligiendo un pensamiento o una idea y perma­neced sentados tranquilamente ante vuestro pequeño altar. Tratad de eliminar todos los pensamientos exteriores, con­centrad vuestra atención en vosotros mismos y meditad sobre la idea que habéis elegido. Cuando os concentréis, observaréis que se produce un ligero temblor dentro de vosotros; eso es normal, esa débil vibración prueba que el sistema de meditación funciona bien.
He aquí algunas sugestiones:
Que vuestra primera meditación sea acerca del amor. Pensad bondadosamente acerca de todas las criaturas vivientes. Si bastantes personas tienen pensamientos bondadosos, con el tiempo algunos de ellos se transmitirán a otras per­sonas y si podemos conseguir que un número suficiente de personas piense bondadosamente en vez de abrigar malos pensamientos el mundo será un lugar muy distinto.
Después de la primera meditación sobre el amor podéis concentraros en la segunda meditación, que os hará pensar en los que están en desgracia. Mientras pensáis en ellos vivís realmente sus penas y sus miserias y por me­dio de vuestra compasión les enviáis pensamientos - rayos - de comprensión y simpatía
En la tercera meditación pensad en la felicidad de otros, alegraos de que por fin hayan obtenido la prosperidad y todo lo que anhelan. Mientras pensáis en esas cosas proyectáis al mundo exterior pensamientos de alegría.
La cuarta meditación es la meditación del mal. En ella dejáis que vuestra mente medite acerca del pecado y la maldad. Pensáis cuán estrecho es el margen entre la cordura y la locura, entre la salud y la enfermedad. Pensáis cuán breve es el placer del momento, y cuán omnímodo el daño que causa entregarse al placer del momento. Pensad en el dolor que puede causar el fomento del mal.
La quinta meditación es aquélla por la cual alcanzamos la serenidad y la tranquilidad. En la meditación de la serenidad os eleváis sobre el plano mundano, os eleváis sobre los sentimientos de odio, os eleváis sobre los sentimientos del amor terrenal, porque el amor terrenal es un sustituto muy pobre del real.
En la meditación de la se­renidad ya no os molesta la opresión ni sentís temor, ya no deseáis la riqueza por ella misma, sino por el bien que podéis hacer a los demás. En la meditación de la serenidad podéis contemplar vuestro futuro con tranquilidad, pues sabéis que en todos los momentos vais a actuar lo mejor posible y a vivir vuestra vida de acuerdo con vuestra etapa de la evolución. Los que han llegado a ese estado se hallan en el buen camino y pueden confiar en que su saber y su conocimiento interior los liberará de la rueda del nacimiento y la muerte.
Podéis preguntar qué viene después de la meditación: viene el trance. Tenemos que emplear la palabra trance a falta de otra mejor. En realidad el trance es un estado de meditación en el que el "tú" real sale del cuerpo y lo deja, tal como uno puede salir de un coche y dejarlo. Ahora bien, como todos sabemos, a nuestra costa, si uno deja su coche estacionado, cuando vuelve se encuentra a veces con que se lo han robado. Del mismo modo, si la gente medita con bastante profundidad para entrar en lo que tenemos que llamar estado de trance sin limpiar su mente de lujurias, etc., invitan al "robo" por otros entes. El estado de trance es muy peligroso si uno no se ejercita antes bajo una supervisión capaz. Hay varias formas de entes elementales y desencarnados que merodean constantemente para ver qué travesuras pueden hacer, y si pueden causar daño apoderándose del cuer­po de una persona se sienten muy felices divirtiéndose con él, como los jovenzuelos roban a veces un coche para correr por las carreteras; sin duda esos jovenzuelos se proponen devolver el coche sin que haya sufrido daño alguno, pero con frecuencia le causan averías. Y lo mismo sucede con un cuerpo cuando se apoderan de él esos entes. Permitidme que repita que si vuestros pensamientos son puros, si vuestras intenciones son puras y si no tenéis miedo, no podéis ser invadidos, obsesionados ni robados y no tenéis que temer más que al temor mismo. Permitidme que repita que si no teméis irradiáis un aura que protege vuestro cuerpo del mismo modo que un timbre de alarma contra ladrones protege una casa; y si vuestros pensamientos son puros y no tenéis deseos vehementes, cuando sentís la impresión de que alguien quiere robaros vuestro cuerpo inmediatamente miráis el cordón de plata y veis lo que sucede, lo mismo que un granjero vigila su huerto para proteger sus manzanos. No os pueden causar obsesión, ni apoderarse de vosotros, ni invadiros a menos que tengáis miedo. Pero si teméis esas cosas, por vuestra tranquilidad de ánimo y vuestra tranquilidad física no juguéis con la etapa de trance profundo de la meditación. Yo me opongo decididamente al hipnotismo salvo con las mayores reservas, pues si os pone en trance hipnótico una persona inexperta puede sentir muchos temores pre­guntándose si os halláis bien, si podrá sacaros del trance, etcétera. El trance hipnótico es un trance pasivo, un tran­ce causado por una serie de fuertes sugestiones reforzadas por la creencia de la persona de que puede ser hipnoti­zada. En realidad, cuando una persona es hipnotizada la situación es muy parecida a cuando es estrábica, porque el doble etérico queda ligeramente desincronizado, lo que sig­nifica que los cuerpos físicos y etéricos ya no coinciden por completo.
Si os las habéis con un mal hipnotizador; puede causaros mucho daño, puede causaros un daño que dure años. Después de todo, no acudiríais a un cirujano que acaba de aprender la técnica quirúrgica siguiendo un curso por co­rrespondencia, sino a uno que opera con seguridad y com­petencia. En consecuencia, por el bien de vuestra salud y vuestra cordura no permitáis que los aficionados hagan experimentos con vosotros. Si por alguna razón queréis o tenéis que ser hipnotizados, poneos en relación con alguna asociación médica del lugar de vuestra residencia y allí os indicarán algún hipnotizador médico y moral que se ha preparado para ello en condiciones cuidadosamente super­visadas. Podéis pensar que exagero el peligro, pero no es así. Deberíais leer algunas de las cartas que recibo hablán­dome del daño causado por aficionados al hipnotismo, ineptos y criminalmente inconsiderados. Recordad que cuando os hipnotizan vuestra alma es puesta fuera de coin­cidencia con los centros de vuestra conciencia. Los médium son con frecuencia personas que entran en un estado de trance contemplativo, en un estado de hipnosis contemplativa, pues consciente o inconscientemente se hipnotizan ligeramente a sí mismas de modo que son hipersugestionables, y en ese caso pueden ser utilizadas co­mo un teléfono por personas que se hallan en el otro lado de la vida. Pero recordad lo que hemos dicho, lo que hemos aprendido juntos acerca de los entes desencarnados. Las personas verdaderamente buenas que han pasado a otra vida están demasiado ocupadas para divertirse enviando mensajes a las sesiones de espiritistas.
En ciertas condiciones puede haber, por supuesto, una persona muy experta y concienzuda que puede entrar en trance en lo físico y, no obstante, mantenerse alerta en lo astral y vigilar a la persona que envía mensajes al grupo de los que están sentados alrededor de la mesa. Es un instrumento muy útil cuando se hace una investigación detallada, pero es indispensable asegurarse de que la sesión no sea interrumpida por ruidos ni por la entrada inesperada de otras personas. Hay una forma muy especial de trance oculto al que los adeptos llaman "sueño del templo" y que es completa­mente distinto de todos los mencionados anteriormente, porque el iniciado que ha estudiado todo esto en las condiciones del templo sabe lo que hace y puede ponerse deliberadamente en estado de trance, del mismo modo que una persona puede "introducirse" en un coche y ponerlo en marcha; se controla a sí mismo y no pueden causarle obsesión otras personas. Pero, por supuesto, esto depende de años de práctica y hasta que se tenga la experiencia necesaria se debe estar bajo la dirección más cuidadosa de alguien que tenga esa experiencia. La persona común que pretende ponerse en estado de trance cuenta con un sistema de protección muy útil; si es una persona normal se quedará dormida. Esto impide que la invadan los entes desencarnados. Pero aun en esto hay dos peligros graves: Por ejemplo, estáis despiertos, aunque en estado de trance, pero luego os quedáis dormidos. Ahora bien, en el instante en que os halláis entre la vigilia y el sueño sois vulnerables a la obsesión, lo mismo que lo sois cuando en estas condiciones os habéis dormido y de pronto despertáis. Pero advertid que esto sólo se refiere a cuan­do jugáis con el hipnotismo o el trance, pues no existe peligro alguno en el paso de la vigilia al sueño y del sueño a la vigilia en la vida corriente ‘os dedicáis a hacer' experimentos con los estados de trance sin una vigilancia cuidadosa.
En ciertos templos, la persona que recibe instrucción se halla bajo la vigilancia de dos lamas de más edad capaces de mantenerse en contacto con todo lo que piensa el acó­lito, y por medio de su guía benévola pero firme impiden que éste se haga daño a sí mismo o lo haga a otras personas. Cuando el acólito puede salir bien de ciertas pruebas se le permite ponerse en estado de trance profundo por sí solo, y habitualmente una de las primeras cosas que hace es ponerse en un estado de trance muy profundo al que llamamos el "trance de visión". Es ciertamente un trance profundo y el iniciado queda completamente inmóvil, puede parecer completamente rígido e inclusive se le endurece la carne. En este estado particular sigue todavía dentro de su cuerpo, pero se parece mucho al que, situado en lo alto de una torre elevada, tiene un telescopio muy potente con el que puede ver todo con mucha claridad y muy amplifi­cado. Puede dirigir el telescopio en cualquier dirección y ver lo que sucede con una claridad asombrosa.
No salís del cuerpo en el trance de visión, pues antes que podáis hacerlo tenéis que practicar el trance de proyección, y en este caso el cuerpo está lacio y fláccido y en un estado cataléptico, sin conciencia de sí mismo y por decirlo así, bajo la supervisión del vigilante. La respiración se produce a un ritmo mucho menor, los latidos del corazón se reducen y la vida fluye muy pausadamente. Lo primero que tenéis que hacer cuando os halléis en esos trances es preguntaros si lo que veis es imaginación, pero con la práctica llegaréis a distinguir lo que es real de lo que es solamente una proyección del pensamiento de algún otro ente encarnado o desencarnado. Por ejemplo: estáis en alguna parte, donde quiera que sea, sentados tranquilamente y en el trance de la meditación. Si dejáis que vuestra conciencia vague de buen o mal grado sin controlarla mucho, podéis encontraros cerca de una persona que ha bebido demasiado y horrorizaros al ver toda clase de animales extraños retorciéndose a su alrededor. ¡Sí, esos elefantes rayados existen realmente en forma de pensamiento! Peor todavía: suponed que dejáis que vuestra conciencia vague de ese modo y os encontráis cerca de un hombre de muy mala índole con el asesinato en su corazón; si está pensando en asesinar, entonces vosotros, pobres víctimas, veréis las escenas como si fueran reales y no sólo pensadas, y volveréis a vuestro cuerpo tan impresionados que os dolerá la cabeza durante las siguien­tes veinticuatro horas pensando que habéis presenciado un asesinato o algo peor.
El metafísico iniciado puede reconocer fácilmente lo que es real y lo que es imaginario, pero vuelvo a aconsejaros que a menos que tengáis algún buen motivo para poneros en estado de trance profundo no lo hagáis. Si no queréis tener en cuenta este consejo tened en cuenta este otro: si en un trance profundo o en el plano astral os encontráis con entes horribles que os hacen muecas o algo peor, sólo tendréis que pensar fuertemente que no los teméis, pues si hacéis eso veréis que desaparecen. Sólo pueden alimentarse con el temor y, si no los teméis, los ahuyentáis. Con sincera amistad os aconsejo que no os dejéis hipnotizar sino por un médico competente y que no os pongáis en estado de trance sino bajo la vigilancia de una persona idónea. La meditación ordinaria es completamente segura, no puede causaros daño alguno porque os halláis en plena posesión de todas vuestras facultades. Por consiguiente, meditad y gozad con ello. Evitad el hipnotismo y el trance profundo porque no promoverán lo más mínimo vuestra evolución.


Algunos aforismos.





Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad.
Jamás respondas a la crítica, hacerlo es debilitar tu argumento.
El que agravia a otros, se agravia a sí mismo.
Debemos cultivar siempre la serenidad interior, cultivar la tranquilidad.
Lo único que hay que temer es el miedo.
Los que menos hablan más escuchan.
Es lamentable que la gente condene lo que no comprende.
Si se piensa en forma positiva, cuanto ocurra será positivo.
Cuanto mayor sea tu conocimiento, mayor será la necesidad de aprender.
La paz es la ausencia de conflictos internos y externos.
Nunca desesperes, nunca abandones, pues prevalecerá lo bueno.
La fuerza más grande de todas es la imaginación.
La Norma de la Vida ~ Procede con los demás cómo quisieras que los demás procedieran contigo 
Esta tierra sólo es una pizca de polvo para un abrir y cerrar de ojos en lo que es el tiempo real. 
El sendero recto se halla muy cerca, a la mano; sin embargo, la humanidad lo busca lejos. 
El éxito es la culminación de un gran esfuerzo y de una preparación consciente y esmerada. 
El suicidio jamás se justifica. 
Cien hombres pueden hacer un campamento; hace falta una mujer para fundar un hogar. 
Vuestro cuerpo es exactamente como un vehículo, un vehículo por medio del cual vuestro Súper-yo adquiere experiencia en la tierra. 
Lo más valioso que puede perder el hombre es él tiempo. 
El que agravia a otros, se agravia a sí mismo. 
Si no escalas la montaña, no podrás contemplar el llano. 
Recuerda que la tortuga avanza sólo cuando estira su cuello. 
La gema no puede ser pulida sin fricción, ni el hombre perfeccionado sin someterlo a prueba. 
Un hombre debe mantener mucho tiempo su boca abierta antes que una perdiz asada desaparezca por ella. 
Si usted no cree en otros, ¿cómo puede esperar que otros crean en usted? 
Divide al enemigo y podrás vencerlo, mantente unido y podrás derrotar a un enemigo dividido. El enemigo puede ser muy bien la indecisión, el temor y la incertidumbre. 
Manteniendo pensamientos puros evitamos los pensamientos impuros, fortalecemos aquello a lo que volvemos cuando abandonamos el cuerpo. 
Uno puede pedir comprensión, puede pedir en sus plegarias que le sea posible ayudar a otros, porque al ayudar a otros uno se ayuda a sí mismo, al enseñar a otros se enseña a sí mismo y al salvar a otros se salva a sí mismo. Uno tiene que dar antes de que pueda recibir. Tiene que dar de sí mismo, de su compasión, de su misericordia. Hasta que uno puede dar de sí mismo no puede recibir de otros. No puede obtener misericordia si antes no muestra misericordia, no puede obtener comprensión si antes no ha comprendido los problemas de los demás. 
Devolver el bien por el mal, no temer a ningún hombre, ni a los actos de ningún hombre, pues al devolver el bien por el mal y hacer el bien en todo momento, ascendemos siempre y no descendemos jamás. 
Para el puro, todas las cosas son puras. 
Uno es lo que cree que es. Uno puede hacer lo que cree que puede hacer. 
Guardad silencio y sabed que yo estoy dentro. 
Cuando estamos al otro lado de la muerte vivimos en armonía. 
Si uno se repite que va a triunfar, triunfará, pero sólo se triunfará si se repite la afirmación del triunfo y no se permite que entre la duda (la negación de la fe).
Debemos cultivar siempre la serenidad interior, cultivar la tranquilidad. 
La esencia de cuánto hemos aprendido en la Tierra es lo que determina lo que vamos a ser en la próxima vida. 
Haceos la siguiente pregunta: ¿Qué importancia tendrá esto dentro de cincuenta o cien años? 
Cuanto más bien se hace a otro, más se gana. 
Si pensáis en la paz, tendréis paz. 
Tenemos que estar en paz con nosotros mismos si hemos de progresar. 
Con fe y serenidad interiores puede hacer ¡todo! 
Debemos perdonar a los que nos agravian, y buscar el perdón de los que agraviamos. Debemos recordar siempre que e l medio más seguro de tener un buen karma es hacer a los demás lo que querríamos que ellos nos hiciesen. 
Deberíamos siempre mostrar gran cuidado, gran interés, gran comprensión hacia los que están enfermos o afligidos, pues podría ser nuestro destino el mostrar tal cuidado y comprensión. 
La persona enferma puede ser mucho más evolucionada que la persona sana, y al ayudar a ese enfermo uno se ayuda a sí mismo inmensamente. 
Así como debemos hacer lo que queremos que nos hagan, debemos mostrar completa tolerancia, completa liberalidad hacia las creencias de los demás.
Si vosotros dais muestras de tensión significa posiblemente, aunque no inevitablemente, que no pertenecéis a la misma categoría mental y espiritual que las otras personas. 
Si trabajáis demasiado, pensaréis en el duro trabajo y no tendréis tiempo para pensar en los resultados que esperáis obtener. 
Conviene recordar de vez en cuando que en cualquier combate entre la imaginación y la voluntad siempre gana la imaginación. 
Si se cultiva la imaginación y se la domina, se puede tener lo que se quiera.
Lo único que hay que temer es el miedo. 
Si domináis vuestra imaginación fomentando la fe en vuestras capacidades, podéis hacer cualquier cosa. 
No hay nada imposible. 
El fracaso sólo significa esto: ¡que no sois lo bastante fuertes en vuestras resoluciones para hacer esto o no hacer aquello! 
El mendigo de hoy podría ser un príncipe mañana, y el príncipe de hoy un mendigo mañana. 
En ningún caso se trata de imponer las opiniones de uno a los demás. 
Los que menos hablan más escuchan. 
Ella [la mente] es como una esponja que absorbe conocimientos. 
La paz es la ausencia de conflictos internos y externos. 
Este mundo, esta vida, [...] es el lugar de prueba donde nuestro Espíritu se purifica por el sufrimiento que supone el aprender a controlar nuestro tosco cuerpo de carne. 
En una lamasería puede haber un demonio así como puede haber un santo en una prisión. 
Venimos aquí para sufrir y para que nuestro Espíritu pueda evolucionar. Las dificultades enseñan, los dolores enseñan; la amabilidad y la consideración, no. 
El temor corroe el alma. 
La vida sigue un sendero duro y pedregoso, con muchas trampas y malas jugadas, aunque, si uno persevera, se alcanza la cúspide. 
La fuerza más grande de todas es la imaginación. 
Nunca desesperes, nunca abandones, pues prevalecerá lo bueno. 
No puede haber un hombre culto a menos que ese hombre sea disciplinado. 
Es un hecho triste el que sólo aprendamos con dolor y sufrimiento. 
Debe existir amor entre los padres si se desea engendrar el mejor tipo de niño. 
Casi todas las parejas podrían vivir juntas con éxito si aprendieran esta cuestión de dar y recibir. 
No peleen ni estén en desacuerdo uno con otro, pues un niño absorbe las actitudes de los padres. El hijo de padres desagradables se vuelve desagradable. 
¡El Maestro siempre llega cuando el estudiante está preparado! 
El hierro mineral puede creerse insensatamente torturado en la fragua, pero cuando la templada hoja de fino acero reflexiona lo sabe mejor.
El que más escucha es el que más aprende. 
La raza, el credo y el color no tienen importancia vital; la sangre es roja en todos los hombres. 
La imaginación es la fuerza más grande que hay sobre la tierra. 
No está bien recordar demasiado el pasado cuando tenemos por delante el futuro.
Es mejor descansar con una mente tranquila que sentarse como Buda y orar irritado. 
Es lamentable que la gente condene lo que no comprende.
Los seres humanos —hombres y mujeres— deben tratar de vivir los unos con los otros ejerciendo la tolerancia, la paciencia y la abnegación. 
Existe una ley oculta precisa según la cual no podéis recibir si no estáis dispuestos a dar. 
Haya luz [...] significa sacar el alma del hombre de la oscuridad para que pueda percibir la grandeza de Dios. 
La muerte en la tierra es el nacimiento dentro del mundo astral. 
Todo depende de vuestra postura, de vuestra actitud mental, porque de la manera cómo pensáis, así sois. 
Si se piensa en forma positiva, cuanto ocurra será positivo. No existe poder en la tierra ni fuera de ella capaz de anular lo que ya se ha dicho y hacer que todo quede como si jamás se hubiese pronunciado. 





Quizás, todo hubiera sido mucho más sencillo si Lobsang Rampa no se hubiese empecinado en argumentar que todo lo explicado en sus libros era la verdad y producto de sus experiencias vividas. Probablemente, para él y para muchos de sus seguidores y admiradores sea así, pero quisiera recordar un viejo aforismo, creo que de la propia Blavatsky, aunque no descarto que con los años lo haya modificado: "Detrás de cada "siddhi" -poder- se esconde una serpiente venenosa, no hay que deterse en ellos, ni buscarlos, pues ellos nos apartan de lo que es verdaderamente importante" -el conocimiento de uno mismo- añado.
Éstas son pues algunas de las "peligrosas" ideas de T.Lobsang Rampa. Puede, como el lector ya a adivinado, que muchas de ellas no sean en absoluto originales, sino que nuestro autor las haya tomado prestadas de otros, pero como dijimos al principio de ésta entrada, el mérito, el valor de la obra de un escritor se mide por la capacidad de componerlas en un nuevo orden, más armonioso, más bello... Y sin duda la obra de Lobsang Rapa o Cyril Henry Hoskins, lo es.

Os adjunto un video que nos ofrece una perspectiva entretenida y que pretende ser convincente sobre algunas de las posibilidades del ser humano. No deja de ser "magia" o "ilusionismo" y aunque el idioma es en inglés, no hace falta nada más que ver las imágenes.


Como siempre, espero que os sea útil e interesante.

14 comentaris:

Anònim ha dit...

best website contеnt I discoνerеԁ nowadаys

Vіsit my site :: columbusbbw.com

Anònim ha dit...

I would like to congratulate you on such an excellent review.
I would look into a brand new post from you. I appreciate the focus on
gathering all the resources for this post.



Look into my web-site ... Emergency locksmith

TERRAXAMAN ARA I AQUI ha dit...

Elena ha dit:

Hola!

Acabo de leer su artículo sobre Lobsang Rampa y me ha parecido muy interesante. Muchas gracias por compartir sus impresiones y dar tanta información.
Como me ha parecido un sitio serio el suyo, quería no más señalarle que el monumento a Lobsang Rampa en Rusia no está situado en Korosovo (no existe un lugar con este nombre) sino en Kémerovo, Siberia.

Un saludo agradecido;
Elena

TERRAXAMAN ARA I AQUI ha dit...

Muchas gracias Elena por tu comentario, como puedes ver ya he modificado el error de transcripción...
Un saludo

Juan Martinez Martinez ha dit...

Escribe mucho y no dice nada lo que demuestra su ignorancia, señor, no le compadezco y ni siquiera me da pena, tan solo deseo que antes de morir se de una vuelta por su propia vida que por lo que veo la tiene bastante abandonada, espero sinceramente que nadie dependa de usted emocionalmente porque sería una pena arruinar la vida de otras personas, mi mas sentido pesame por su personalidad.

TERRAXAMAN ARA I AQUI ha dit...

Apreciado Sr. Juan Martinez,

le agradezco sinceramente sus agudos y despreciativos comentarios sobre mis escritos. Tiene Ud. razón en bastantes de las cosas que dice, especialmente en lo de mi ignorancia, créame si le digo que intento ponerle remedio a diario, esforzándome por mejorar e intentando siempre ser un vehículo más transparente.
En cuanto a mi propia vida personal, sepa Ud. que trato de no tener nada semejante a "mi vida", en cuanto en realidad no hay nada a lo que pueda considerar mio. Incluso a Ud. con su desprecio acrítico -no aporta ningún argumento a sus afirmaciones-, no lo considero más que un pálido reflejo de las críticas mucho más ferozes que me hago a mi mismo, bastante a menudo.
Desgraciadamente, también tiene Ud. razón en cuanto a la dependencia emocional que otras personas puedan tener respecto a mi persona, no somos islas, todos estamos conectados, más aún, somos un único Ser manifestándose y autobservándose desde los infinitos puntos de vista y consciencia.
Yo también espero sinceramente que su desprecio se convierta en compasión y me tenga presente en sus oraciones, mi único objetivo en éstos blogs es contribuir en la medida de mis posibilidades a mejorar tanto personal como colectivamente.

Un abrazo.

Pablo Ferrero ha dit...

He leído su articulo y me ha parecido muy interesante. En especial, valoro sus buenos comentarios sobre este autor. Quisiera agregar que, efectivamente la sabiduría, es decir, la propia experiencia "es la madre de todas las ciencias" como dice un verso popular. Al respecto, y es el motivo de mi comentario, puedo señalar que en un accidente laboral, caí desde 8 mts (app) y al llegar al suelo experimenté un desdoblamiento. Pude ver mi cuerpo inerte, desde lo alto mientras mis colegas corrían a socorrerme. Volví a él cuando un colega asió mi mano para detectar pulso, ya que pensaban había muerto,... he conocido 3 continentes y hablo 3 idiomas, también he podido conocer personas con su tercer ojo abierto, y hablando de esto, puedo agregar que las utilidades de esta capacidad son excepcionales. Como ejemplo el tercer ojo puede enfocar su visión a nivel microscópico, es decir que puede ver una vena del cuerpo humano como un río. También puedo agregar que, practicando la mitigación del dolor que el autor enseña en su libro"El camino de la vida" , en una oportunidad y emulando las técnicas del Reiki, pude aliviar la jaqueca de una mujer a 14.000 kms de distancia. No lo creia, y continué probando hasta convencerme que era cierto. Ejemplos tengo muchos y me considero un privilegiado por ello. Por ultimo, quisiera agregar que es el mensaje lo importante y no el mensajero, por lo que considero inapropiado seguir objetando el origen de este gran Maestro. No he conocido a nadie ni he leído hasta ahora, a alguien que haya podido refutar lo indicado por este autor; es fácil decir "eso no es cierto" o "este hombre miente" pero veamos, para contradecir algo, hay que esgrimir fundamentos sólidos. Saludos.

TERRAXAMAN ARA I AQUI ha dit...

Apreciado Pablo Ferrero:

Ante todo muchas gracias por leer el contenido de la entrada y sobre todo, por hacer un comentario. creo que a todos los lectores de éste blog les interesaría conocer sus experiencias, en ocasiones dichas experiencias expresadas en primera persona, pueden ayudar a otras, en su camino hacia una mayor consciencia. Por mi parte, si se decide a ello, le abro las páginas de éste blog y le invito a hacerlo.
Sólo disiento en un punto, Ud. dice: "Por ultimo, quisiera agregar que es el mensaje lo importante y no el mensajero, por lo que considero inapropiado seguir objetando el origen de este gran Maestro." Quizás sea demasiado romántico pero para mi, son tan importantes el mensaje como el mensajero.
Déjeme explicarme, en mi país, tenemos un montón de políticos corruptos, algunos de ellos parecen verdaderamente sinceros cuando hablan de la corrupción... de los otros...hasta que los pillan!.
En mi opinión, lo que distingue a un verdadero Maestro espiritual de un simple charlatan, es la coherencia entre su vida y su obra. Aquellos maestrillos que aún diciendo grandes verdades, algunas incluso muy bien dichas, se enrriquecen exageradamente, o se aprovechan de sus seguidores emocional, sexual o de la manera que sea, no son -no pueden ser - verdaderos Maestros.
No puedo negar. discutir, o contradecir casi nada de lo que LR, dejó escrito, más bien siento una simpatía por el personaje y su obra, como creo que trasluce la entrada, pero ¿que necesidad tenía de inventarse una personalidad que no era la suya?. Ahí, nacen unas dudas que en la opinión de algunos, desmerecen la obra de LR.
Los grandes Maestros de la Humanidad: Pitágoras, Zoroastro, Jesús, el Buda, fueron ejemplo de coherencia hasta las últimas consecuencias. Puedes estar más o menos de acuerdo con ellos, pero nunca, nadie, a puesto en duda su mensaje y su coherencia.
Reitero mi gratitud hacia su mensaje.

wayra achichi ha dit...

La Fe creo es una manifestación de la voluntad,
quien no quiere creer nunca creerá...
salvo que se detenga a meditar sobre un hecho
o una acción y esta le aconseje en la posibilidad
de creer lo que para otros es una verdadera estupidez.
Quien facil juzga, puede ser que facil se equivoque..

TERRAXAMAN ARA I AQUI ha dit...

Apreciada Wayra;
Ante todo, agradcer que se haya entretenido en la lectura de la entrada de éste mi/su/nuestro blog y hacer un comentario.
Dicen que: la Fe es la respuesta de los holgazanes ante los grandes enigmas de la vida que deberíamos resolver por nosotros mismos... Yo, desde luego, intento -sin demasiado éxito- no tener Fe y menos de la llamada "Fe ciega". Evidentemente, es imposible no tenerla en absoluto. Pero reconozco en ello una flaqueza de mi personalidad.
En conjunto, estoy bastante de acuerdo con su mensaje, suelo pensar que debo ser estúpido de remate, por no compartir muchas de las concepciones predominantes en nuestra sociedad, y especialmente con su última frase: "quien fácil juzga..."
De ahí, la conveniencia de reflexionar... reflexionar y reflexionar...
Un abrazo

wayra achichi ha dit...

Hay oportunidades en que buscamos con verdadera persistencia,
el intercambio de las palabras de otra persona que tenga
un punto de vista deferente, para mi eso suele ayudarme a
comprender la razón de estar vivo o al menos aclarar la razón
de por que estamos en esta vida.
Por ello agradezco sus palabras.
Cuanto más nos acercamos a partir, más no interesa saber como
es el lugar que será nuestro próximo destino...
En eso T.L.Rampa me ha ayudado, desde hace ya mas de 40 años,
desde cuando leí su libro, claro siempre habrá una duda y uno
busca la razón de por que los hechos son como son.
Perdón por mis palabras si llegaran a molestar, no es el fin que busco.

TERRAXAMAN ARA I AQUI ha dit...

Apreciado/a Wayra:

Nada tengo que perdonarle por sus palabras, todo lo contrario...
Dicen los grandes maestros -por eso son grandes y no hormiguitas como somos el resto- que no deberíamos preocuparnos por la muerte y lo que nos espera en el más allá, más bien es suficiente con una sola pregunta a resolver a modo de un Koan Zen: "Quien soy yo?.
Tal vez, ya lo conozca y no quisiera parecer pedante, pero ha oído hablar de la obra de Sri Ramana Maharshi?
Le paso un link con alguna de sus obras resumidas, en particular le recomiendo la que lleva el nombre del Koan al que me refería.
http://terradesomnis.blogspot.com.es/2016/04/el-poder-del-silencio-sri-ramana.html
Tal vez le ayude a resolver esas dudas que compartimos.
Sólo la experiencia suprema puede aportarnos el conocimiento suficiente para borrar para siempre TODAS las dudas.
Un abrazo.

fedemm007 ha dit...

Estimado. Estamos finalizando el año 2016 y hay muchas pruebas cientificas de lo expresado por LR. Lamento se haya tomado el tiempo para escribir semejante cantidad de cosas intentando desmentir. No olvide que la desinformacion es utilizada para mantener ignorante a la sociedad, por lo que muchos prefieren que no se sepan algunas "verdades" y lo hacen difamando a quienes transmiten verdaderos conocimientos en intento de ayudar al projimo. Sugiero invertir horas mirando videos en youtu.... y ver que se dice de los temas abordados por LR pero dicho por otras personas. Hay mucho para ver. Se dara cuenta de que los 19 tomos tienen mas verdades de las que usted supone. Y como ultima sugerencia, constructiva, los libros de LR se leen con ambos ojos pero se "procesan" con el hemisferio derecho del cerebro.
Gracias igualmente por generar este espacio.

Saludos!

TERRAXAMAN ARA I AQUI ha dit...

Apreciado fedemm007:
Estoy realmente sorprendido por los comentarios que voy recibiendo de ésta entrada. En ninguna como en ésta he recibido participaciones tan dispares, opuestas, incluso enconadas o, sencillamente, con afán ofensivo.
He repasado la entrada varias veces y no consigo ver que es lo que despierta tantos resquemores.
En ella creo que se puede ver bien a las claras mi empatia con LR como persona, mi admiración y gratitud como escritor por una gran obra que nos abrió muchas e importantísimas puertas a varias generaciones, creo que incluso puede entenderse que dejaba bien a las claras que la profundidad de su obra, merece una aproximación mucho más seria de lo que las opiniones de los científicos y especialistas en general le han dado hasta ahora.
Pero... siempre hay un pero, sí, he mostrado mi desacuerdo con aspectos concretos de su personalidad, incluso del contenido de algunas de sus afirmaciones. No lo niego, nada, ninguno de los correos recibidos hasta ahora, me lleva a pensar que haya sido injusto - de acuerdo a mis limitadas capacidades y conocimientos- al valorar que algunas de sus aseveraciones puedan ser exageradas, inexactas, o desviadoras del auténtico camino espiritual.
Comparto y así lo recogí en la entrada que: "Ramiro Calle, de autoridad reconocida en el tema, escribía también en Mas Allá (num.16, junio de 1990, en el suplemento de Conciencia Planetaria (n2) un artículo titulado 'Verdad y mentira sobre el tercer ojo': 'Hace ya casi tres décadas leí -como un gran número de buscadores- la obra titulada El Tercer Ojo, del supuesto lama LR. Una obra que, declarada como relato de ficción, hubiera resultado aceptable, divertida e incluso en alguno de sus pasajes fascinante, pero presentada como real se convertía automáticamente en inadmisible, embaucadora y falaz; realmente un descarado insulto a la genuina instrucción mística tibetana y una malintencionada tergiversación de sus enseñanzas y métodos'.
Puedo estar equivocado, no lo sé todo, evidentemente, pero para poder modificar mi sentir, debería vivir como cierto, lo que hasta ahora no me ha sido dado vivir, poderes, telequinesia, telepatía, percepciones extrasensoriales, es cierto que hay muchas personas que afirman poseerlas, alguna debe de haber, pero lo que si he experimentado es que como afirma Blavatsky, es que cada uno de esos poderes es como una preciosa rosa con una avispa en su interior, si te acercas demasiado te picará, además es una obviedad que si dedico trabajo, esfuerzo, horas y horas de prácticas para conseguirlos, te apartarán de lo que realmente importa, el ahora y aquí.
Agradecería a fedemm007 y atodos aquellos que piensen/sientan como él, que aporten un poco de luz a aquellos -yo mismo y muchos de los lectores de éste blog- que vivimos en las tinieblas y la oscuridad.
Seguro que sería lo que haría LR.
Un abrazo.