dimecres, de gener 23, 2013

LA CONTRACULTURA: DE LOS BEAT A LOS HIPPIES 1/2.



LA GENERACIÓN BEAT


La Utopía no se pierde, ni se agota, ni se diluye. Mientras haya gente con una mentalidad joven, inconformista, renovadora, creativa existirá la utopía. La utopía no tiene épocas, ni edad, no envejece. Como los sueños, las fantasías, los mitos o las ilusiones, la utopía seguirá siempre buscando un mundo mejor y moviéndonos a actuar para conseguirlo. Su negación conduce a la resignación, la esclavitud y la muerte.
Nazario dibujante de comic


La época moderna nació con la esperanza puesta en la liberación de la mente humana por medio de la razón, y bajo la convicción de que este hombre más racional dejaría atrás la “barbarie”. Pero la deriva no ha sido hacia la convivencia racional, sino hacia las guerras, con un momento culminante en las dos conflagraciones  mundiales.


Como ya vimos en las entradas correspondientes a Whitman, Emerson que podéis ver aquí:

http://terraxaman.blogspot.com.es/2010/03/tres-autores-norteamericanos-13-walt.html

http://terraxaman.blogspot.com.es/2010/03/tres-autores-norteamericanos-23-rw.html

y muy especialmente la dedicada a Thoreau:


http://terraxaman.blogspot.com.es/2010/02/tres-autores-norteamericanos-33.html

la riqueza de la literatura norteamericana de los siglos XIX i XX se nutrió de las voces y de los ejemplos vitales del romanticismo europeo más radical: Boudelaire, Verlaine, Rimbaud, Novalis, Holderlin, Goethe, William Blake, Byron, Keats entre tantos otros, sentaron las bases para que aquellos otros, unas decenas de años después, iniciaran la que ha sido conocida como generación Beat primer exponente destacado de la llamada contracultura... 
Contracultura es un término que se tomó del inglés, counterculture. Se hizo una traducción literal y se dijo contracultura. Una lectura inicial, mal hecha, o sea una dislectura, supondría que la contracultura va contra la cultura, que es algo anti-cultural, y no es así. Porque la contracultura no va contra la cultura, sino que se refiere a dos acepciones distintas en la RAE. Y el Diccionario ya hace algún tiempo que ha admitido el término contracultura, de modo que ya figura en el léxico oficial de nuestro idioma.
Contracultura se refiere al movimiento social surgido en los Estados Unidos en la década de 1960,especialmente entre los jóvenes, que rechazan los valores sociales y los modos de vida establecidos. Y este es el primer significado, la primera acepción de contracultura. Tiene antecedentes en todo el movimiento beatnik. 



Un antecedente también en el famoso libro de los años 50, el famoso libro de Lawrence Lipton, ‘The holy barbarian’, (1959) [Los bárbaros santos], y, en fin, en una serie de otros autores. Pero el movimiento se manifestó en la década de 1960. Era un movimiento de oposición, un movimiento de rechazo.
La segunda acepción, de este vocablo, se refiere al conjunto de valores que caracterizan a estemovimiento contracultural, y por extensión a otras formas de oposición al sistema de vida vigente.
Ahora bien, lo central en la contracultura es la DISIDENCIA.
Disidir es separarse de la común creencia, doctrina u opinión. Al que se separa se la llama disidente. La disidencia es la acción y efecto de disidir. Disidencia es también el desacuerdo grave de opiniones. El disidente es el discordante, el heterodoxo, el disconforme con doctrinas o prácticas generalmente admitidas. La contracultura es pues disidencia, discrepancia, disconformidad, disentimiento, discordancia, oposición, iconoclastia, contestatarismo y heterodoxia. Heterodoxia es la cualidad de heterodoxo.
Y heterodoxo, en un sentido general, es el disconforme con las doctrinas o con las opiniones o con las prácticas generalmente admitidas y admisibles.
Iconoclastia es la cualidad de iconoclasta. Iconoclasta en sentido etimológico es el que rompe los iconos. O también, como es admitido por la academia, íconos; prevalece esta acentuación esdrújula pero la acentuación etimológica es iconos. El rompedor de imágenes, el rompedor de iconos es el iconoclasta. Icono es imagen (eikón) y clasta viene del verbo griego ‘klaó’, que significa romper. Por eso el que escribe mal, el que destroza el idioma, el que lo rompe es el fraseoclasta. E iconoclasta es el que niega y rechaza la autoridad de maestros, normas y modelos.



El contestatarismo es un modo de oposición, y de protesta. El contestatario es el que polemiza, se opone o protesta, y a veces violentamente, contra algo establecido o en general contra el orden establecido, contra el statuo quo [locución latina, que se traduce como «estado del momento actual», que hace referencia al estado global de un asunto en un momento dado.] Los jóvenes de mayo del 68, los jóvenes franceses de entonces, eran contestatarios, porque se rebelaron, cuestionaron, polemizaron, alzaron la voz… El contestatario es el anti-stablishment [Un punto de vista anti-sistema o creencia es la que se opone a los principios convencionales sociales, políticos y económicos de una sociedad. El término fue utilizado por primera vez en el sentido moderno, en 1958, por la revista británica New Statesman para referirse a su agenda política y social. El término se puede distinguir de la contracultura, una palabra que normalmente se utiliza para describir un movimiento artístico en vez de los movimientos políticos que se ciñen al gusto de la época y los valores de la época. 
Incluímos a continuación el primero de una serie de 6 vídeos, en realidad podscasts con alguna imagen, de la prestigiosa periodista e historiadora Diana Uribe, de Radio Caracol de Colombia. La claridad y penetracion de lo expuesto, hacen que fuera de todo punto innecesario incluir cualquier otro texto, deseamos a nuestros lectores que las disfruten.

´                                                          



Claro que en esto de la disidencia hay grados y matices. Se aprecian, en efecto, desde los radicalismos más extremos, hasta las discrepancias moderadas. Hay todo un espectro muy amplio de la disidencia.


                                   


Alberto Hidalgo, el gran liróforo arequipeño, es decir el gran poeta, liróforo quiere decir poeta, en su libro, que tiene un excelente título además, Muertos, heridos y contusos (1920), en la página 102, dice lo siguiente:

Bueno, esto es la iconoclastia radical y absoluta. Entre un extremo así, y la discrepancia firme pero cordial hay toda una gradación, todo un conjunto de matices de disidencia, hay muchas maneras de disentir, hay muchos modos de oponerse.
Lo contrario de una actitud o de una opinión contracultural es una opinión o una actitud políticamente correcta. Esto de políticamente correcta, o políticamente correcto se tomó del inglés. En inglés se dice political correctness para denotar que una cosa concuerda con el orden establecido, y la contracultura discuerda del orden establecido. La persona políticamente correcta defiende el orden establecido, lo apoya, apoya lo convencional. En inglés la expresión political correctness no se toma en buena parte, sino en mala parte. La persona políticamente correcta es la persona rígida, dogmática y recalcitrante. En inglés la corrección política no es una virtud sino un defecto, una tacha, un descrédito. Veo que entre nosotros se usa la expresión políticamente correcto en un buen sentido, como si fuera una gran cosa ser políticamente correcto, y no es así, es al revés. 



Ser políticamente correcto equivale a ser prácticamente un reaccionario, alguien que se opone a las innovaciones, lo que se llama un misoneísta, el que odia las novedades. Del griego ‘miso’ que quiere decir odiar y ‘neos’ que quiere decir nuevo e ‘ismos’ cualidad, doctrina, sistema. El misoneísmo es la aversión a las novedades. (tomado de http://culturadisidente.wordpress.com/sobre-una-contracultura/)
Es en este terreno, con una cultura occidental en su subconsciente temerosa de sí misma tras la Segunda Guerra Mundial, donde se generan las condiciones sociales para la siembra espiritual que se gesta desde fines del XIX, y que en los años sesenta del siglo XX alcanza una expresión cultural de masas a través de la generación joven, los primeros hijos de la Segunda Guerra. Son incontables las personas que en los años 60 tuvieron la vivencia breve de la existencia de otro mundo posible. A finales de los años '50 y a principios de los '60, un tipo de jóvenes llamados hipsters comenzaron a criticar duramente el gran sueño "americano" y a reaccionar ante la inauguración de Estados Unidos como la primera potencia. Una super-potencia, como se puede suponer, soberbia, sujeta a normas. Un estado de ser en el que seguramente jóvenes se hallaban mejor fuera del sistema.
En este mismo contexto surgen los Beats. Jóvenes sin actividades, o jóvenes intelectuales, todos coincidían en unir el romance hacia la vida, los pesares elementales, el existencialismo moderno, junto a una vida bohemia que representaba la actitud vital. Era su señal de existir, vivir era explorar. Por esto la filosofía Beat se expresó con más sentido en los escritores de la época, quienes deseaban desarrollar un imaginario nuevo, textos e ideas diferentes. La inspiración era lo que más buscaban, por ello hacían viajes, y vivían en carreteras, entre cafeterías, alcohol y máquinas de escribir.




Tras la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea, algunos estadounidenses volvieron de Asia fascinados con la cultura que encontraron allá: las artes marciales, la comida y, sobre todo, una filosofía de vida distinta a la que conocían. De manera similar al caso de Roma y Grecia, Estados Unidos conquistó con las armas y con el American way of life, pero Asia penetró en el espíritu de los conquistadores.
A finales de los 50, surge el ejemplo más contundente: la Generación Beat, con Kerouac y Ginsberg a la cabeza, pues en su crítica al Establishment adoptaron el budismo y otras tradiciones orientales para oponerse al exceso racional y al materialismo absurdo de su país. La contracultura se nutrió ampliamente de este manantial.. No sólo ex combatientes, sino también voluntarios de diversas organizaciones y estudiantes que emprendieron viajes a la India y otros países por cuenta propia, contribuyeron a darle vida al movimiento social y cultural que se avecinaba.



On the Road -En el camino, 1957- de Kerouac, asumió carácter de manifiesto universal de una juventud que quería huir de lo establecido. El movimiento beat cuyo grupo inicial estaba formado por Jack Kerouac, Neal Cassady, William Burroughs, Herbert Huncke, John Clellon Holmes y Allen Ginsberg, se sentían atraídos por la naturaleza de la conciencia orientada a la comprensión del pensamiento oriental, hacia prácticas de meditación, hacia una liberación sexual que hizo de catalizador en los movimientos de liberación de la mujer y de los negros, e indirectamente de los homosexuales.  Centraron su lucha en contra de los valores tradicionalistas y puritanos de Estados Unidos, contra el modo de vida americano, un repudio implícito a los valores comerciales, para cuyo reemplazo proponían los ideales expuestos por Wait Whitman en "Hojas de hierba" y més aun, los de HD Toreau en la “Desobediencia civil”




Los Beat y más tarde sus herederos, los Hippies,  comparten una serie de rasgos con otros movimientos  a lo largo de la historia como por ejemplo los Surrealistas, los Románticos durante el XIX, los Goliardos en la Edad Media, los Cínicos en la antigua Grecia, incluso los Sufíes o los Taoístas,  con respecto a esto Ken Goffman (discípulo de Timothy Leary) tiene una obra muy interesante llamada "La contracultura a través de los tiempos".

La Generación Beat



Década de los cincuenta en Estados Unidos. La familia perfecta incluye al padre y cabeza de familia, un hombre que trabaja duro para comprar un buen televisor en color y el mejor vehículo para los suyos. Su mujer es una ama de casa modélica, una esposa que hace bizcochos para los nuevos vecinos y que viste rebeca sobre los hombros. La hija es la niña ideal: buena estudiante y siempre puntual a su cita con el coro de la iglesia. La american way of life vive en casas unifamiliares con el jardín limpio de malas hierbas y lo suficientemente alejada de los descendientes de aquellos esclavos que recogían algodón. La rebeldía parece cosa de risa. 





Pero sin embargo, a pesar de todo este bienestar social blanco, surge un hijo díscolo. Un hijo que escupe sobre la tarta de frambuesa.
El chaval no quiere ascender socialmente. Es escritor, lee a poetas franceses como Arthur Rimbaud y escribe palabras malsonantes. Escucha jazz, la música de los otros, los que viven en el país de la libertad pero sin derechos. Es blasfemo, se acuesta con chicas (y chicos) y abraza el budismo. Se droga: marihuana, bencedrina y somníferos. No trabaja y lo único que quiere es cruzar en coche el país acompañado de vagabundos y en busca de lo auténtico (sin saber qué es lo auténtico). En definitiva, es un beatnik.



Ficha policial de Neal Cassady


Hablar de la Generación Beat, un término acuñado por un periodista, es hablar de un movimiento contracultural de carácter impulsivo. No en vano la propia palabra beat (latido, impulso) ya dice mucho de escritores como Jack Kerouac, Allen Ginsberg, William S. Burroughs, Gregory Corso o Lucien Carr. Eran literatos que querían vivir antes que morir de americana mediocridad. Y empezaron su borrador vital en la Universidad de Columbia, el lugar donde, entre otros, un joven escritor frustrado, un judío lleno de dudas y un aspirante a todo menos a los buenos hábitos se conocieron gracias a terceras personas.
Desde el punto de vista estrictamente literario Los Beats descubrieron que la prosa en sus libros podía tener un nuevo ritmo, y ser el concepto responsable de una vida más honesta, de una crudeza directa. Era el momento de las verdades, de la crítica y del sarcasmo. Decían que tenían que burlarse del mundo, pues era lástima y desilusión lo que les producía.
Se rebelaron contra el movimiento Nuevos Críticos y contra la poesía metafísica. Jack Kerouac particularmente, uno de sus creadores, acuño el estilo espontáneo como "spontaneous bop prosod", ya que utiliza siempre un discurso entrecortado, casi vivencial, crudo y libre de las formas que requiere la normal dicción. Kerouac quería innovar en todo. Tenía la posibilidad de escribir a su modo, ¿por qué hacerlo a la manera de otros?



El movimiento Beat utilizaba en su estilo el realismo, lo experiencial, lo que se ve pero nadie dice. Por ello critican las elucubraciones etéreas de la metafísica y la psicodelia. Los beats impusieron un estilo en el que el ritmo no es ajeno a la idea: la idea es la forma, es el concepto y es el por qué de cada palabra. Desdeñaban la forma y fortalecieron el contenido. Robert Creeley decía que "la forma es nada más que una extensión del contenido", el contenido es lo primero, "(…) pues sin contenido nos quedamos mudos".
El estilo literario de este movimiento representaba el rescate del coloquialismo, del relato que utiliza un conversacionalismo ligero y rudo. El texto poético narraba la cotidianidad, para ello no debía ser un tratado autobiográfico: era más efectivo un verbo agresivo, aunque lo disimulara bien.
"Almuerzo Desnudo" ("Naked Lunch", 1959), uno de los libros más insignes de los beatniks, y escrito por otro de sus precursores William Burroughs, causó repulsión y admiración.

(Los libros: “Almuerzo desnudo” de Willian Burroughs, “En el Camino” y los “Vagabundos del Dharma” de Jack Kerouac y “Aullidos” y “Sanwiches de Realidad” de Allan Ginsberg podéis bajarlos aquí: http://www.4shared.com/account/dir/_OWWLXlz/_online.html#dir=_OWWLXlz

El término "beat" lo explica en sí todo. Surgió durante una conversación entre Jack Kerouac y John Clellon Holmes en 1948. Sus miembros nunca tuvieron la intención de nombrarse, irreverentes en todo, sólo pudieron "nombrarla" sin querer hacerlo en un artículo publicado en el New York Times, en 1952, que fue titulado "This is the Beat Generation". Captó la atención de la nación entera.


El término comenzó a utilizarse sin discriminación alguna, hasta que en 1959 Kerouac consideró necesario corregir el abuso de esta denominación en los medios de comunicación, donde se utilizaba esta confusa palabra con diversas connotaciones , entre esas "vencido" (por su traducción fracasado) o era tomada literal en su concepto de "ritmo". No era un sonido, ni era una frustración, estaba claro. Kerouac reveló el sentido correcto de beat generation recordando su relación con las expresiones que escuchaban en los jazzmen "dead beat" o " beat-up " que equivalía a estar "alienado", "exilado" de la sociedad actual. Su por qué se encuentra en la relación que crearon con los ideales orientales, en el que lo más importante era la reflexión. Además que en todo ese mundo oscuro del jazz encontraron un punto de coincidencia y de admiración: un mundo underground, un suburbio de los "diferentes" de la sociedad. Kerouac explicó que el sus vidas permanecían en una necesaria "oscuridad" para poder entender mejor cómo llegar a la luz.
Allen Ginsberg, otro famoso beatnik escribió en el prólogo de "The Beat Book", otro posible significado: "acabado", refiriéndose a la noche oscura del alma o a la ceguera ante lo desconocido. Esta era la generación sometida a cambios abrumadores, a una incertidumbre que sólo los poetas saben beatificar.
Los beats querían crear una visión renovadora del mundo, y comprometían sus ideas con movimientos sociales que se gestaban poco a poco en el camino hacia los años '60. La propaganda que hacían a los alucinógenos, de los cuales narraban abiertamente en sus textos, obedecía a un interés de que otros quisieran sensibilizarse, utilizarla como poder de controlar el propio cuerpo y como protesta ante el capitalismo: compararon metafóricamente la droga con el capitalismo, del cual se producía una "intoxicación, (…) un parásito extraño que devora" (William Burroughs dixit).
El ritmo común del movimiento beat se encuentra en la música del jazz-bop, que tomaron del estilo de Charlie Parker, entre otros. 

                  


Esta influencia musical tiene su origen en las aficiones que compartían los beats cuando eran sólo desconocidos: eran escritores de bares, amigos de viajes. Compartían el interés por el movimiento constante para mantenerse vivos, en el ir sin rumbo, recorriendo todas las carreteras de Estados Unidos.
El sentido de improvisación que tenían heredado del jazz y de la vida nómada creó un verbo que se parecía al contrapunteo jazzístico. Y no en vano, los Beats crearon el fenómeno de las lecturas públicas. El beat se presentaba en escenario para demostrar el carácter espectacular y de impacto que debe tener la figura del poeta y la poesía, valor que para el momento estaba en descenso por culpa de un mayor interés de la sociedad hacia el consumismo y todo lo que fuera de algún lucro. 
Formaron un círculo literario en el que predominaba la lectura de autores franceses y lo combinaron con fiestas en las que el jazz se podía escuchar desde el barrio de al lado. Las chicas, el alcohol y las drogas, claro está, también estaban invitadas al desmadre. Una noche típica de juerga podía acabar con Jack Kerouac inconsciente en el suelo por culpa del alcohol. De hecho, así fue como durante años Kerouac finalizaría la mayoría de sus encuentros sociales. 




Por su parte, Ginsberg también se esforzaba en llamar la atención ya que solía berrear desnudo por el suelo poemas, insultos y en general, lo primero que se le pasara por la mente. Ya desde joven adquirió la provocadora afición de despelotarse ante noqueados desconocidos que acaban concluyendo que aquel tipo estaba chiflado. Aunque lo único que pretendía cuando se bajaba los pantalones y se quitaba los calzoncillos era dejar bien claro que él, Allen Ginsberg, se mofaba de cualquier norma social establecida.
En un rincón de la fiesta, Burroughs tomaba y pasaba bencedrina a todo aquel que se lo pidiese: prostitutas, músicos, estudiantes y chavales que se hacían llamar escritores. Así pues, el alma del festejo la formaban Kerouac, Ginsberg y Burroughs (aunque sus amigos no se quedaban atrás). Y al día siguiente, sus máquinas de escribir siempre intentaban recoger los frutos de las musas y de esa buscada (aunque no del todo impostada) excentricidad.
Jack Kerouac quizás sea el escritor más conocido gracias su obra En El Camino, la madre del cordero de la Generación Beat. La fama le llegó después de desearla durante años y después de muchas decepciones. La primera de ellas, el deporte, ya que una lesión en la pierna le impidió seguir jugando al fútbol americano en la universidad. 



El segundo de sus fracasos fue la Marina. De hecho, parecía claro que un tipo cómo él, tan poco dado a la disciplina, iba a durar bastante poco en un mundo donde las normas y las prohibiciones tienen tanta relevancia. Y así fue. Kerouac se hartó y mandó la marina a la porra logrando que sus superiores le expulsaran por una esquizofrenia fingida. No le costó mucho hacerse pasar por un paranoico.



Una vez liberado del uniforme, el joven Kerouac decidió dedicarse profesionalmente a la escritura. Kerouac esta vez sí, estaba seguro de su triunfo ya que la modestia nunca fue uno de sus puntos débiles y, en consecuencia, se consideraba un genio absoluto. Sin embargo, su primera novela La Ciudad y El Campo (1950) apenas tuvo repercusión y ningún crítico sintió ni escalofríos ni ningún tipo de orgasmo al leerla. Harto de que nadie lo descubriese, tomó la gran decisión de su vida cuando conoció al hiperactivo Neal Cassady y decidió cruzar con él el país.






Neal Cassady había nacido en Denver y era hijo de un barbero. A los 14 años robó su primer coche y descubrió que ésa era una de sus grandes pasiones junto con el alcohol y las mujeres. Cuando Jack Kerouac le conoció supo al instante que había encontrado a una de esas personas que te abducen en su particular torbellino. Y no hay duda de que Cassady lo hizo. Quizás no tenía tanta cultura como Kerouac, ni tampoco poseía el don de la escritura. Sin embargo, Neal tenía una energía descomunal y en lugar de escribir una novela, hizo de su vida una aventura.
Para escribir ya estaba Kerouac y, precisamente, eso fue lo que hizo en En El Camino, su segunda novela: narró sus aventuras junto a Neal a bordo de coches alquilados y carreteras polvorientas. Cassady acabaría siendo el protagonista del libro y, en consecuencia, cuando la obra se hizo famosa, acabó convirtiéndose en un símbolo para muchos jóvenes. Sin embargo, el éxito tardó en llegar básicamente porque a Kerouac le costó años que algún editor publicara un libro, su libro, en el que el esquema clásico de introducción, nudo y desenlace no existe.



Portada diseñada por Kerouac para su obra.

Y es que cuando uno lee En El Camino constata que los cinco viajes que Kerouac nos describe bajo el apodo de Sal Paradise y en compañía de Neal (quien se esconde tras la figura de Dean Moriarty) no tienen ningún objetivo claro. Ese sin sentido suponía un grave escollo para las editoriales. Nadie quería publicar una obra en la que sus protagonistas no saben dónde van ni qué es lo que quieren (y lo cierto es que, en algunos momentos, la novela puede hacerse repetitiva).
El propio Kerouac, en muchas ocasiones, tampoco sabía qué demonios surgiría del tecleado compulsivo de sus aventuras. "Llevaba un libro para el viaje pero preferí leer el paisaje americano. El viaje en sí es el argumento", solía intentar explicar. Su proceso de escritura consistía en ir llenando rollos y rollos de papel ya que se negaba a utilizar folios "para no matar el ritmo de la novela". Tras continuas revisiones, la obra finalmente se publicó en 1957, siete años después de que Kerouac publicara su primera novela. On The Road, en la carretera, fue el acertado título original que resume a la perfección el espíritu de la obra. En España, por ese tipo de misterios que se repiten a menudo, se decidió renombrar la obra como En El Camino, tres palabras que sugieren connotaciones agrarias y rurales en lugar de asfalto y velocidad. Aunque los miles de kilómetros fueran ilógicos, ese acto absurdo de viajar por viajar supone la clave del libro. Mucho más si tenemos en cuenta que esa marcha sin trayecto final desprende por sí misma cierto halo de romanticismo literario que siempre va bien a la hora de acompañar a la figura del rebelde de turno. En consecuencia, a medida que la lectura avanza no resulta descabellado pensar que tú también quieres y puedes rebelarte cogiendo carretera y manta para dejar atrás un trabajo convencional con su horario estipulado y dedicarte, por fin, a vivir con la misma intensidad con la que Dean vive el beso de una mujer. 

         

Trailer de la película, bastante adaptada a la novela del año 2004.

Por otra parte, la obra también resulta interesante por las vivencias de Sal y Dean, (Kerouac y Cassady) kilómetro tras kilómetro: chicas, drogas, jazz en clubs de mala muerte, dudas existenciales, poemas musicales o decepciones como cuando los protagonistas llegan a Hollywood y se encuentran con una ciudad con los perdedores más bellos de América, estrellas de cine frustradas que trabajan en cafeterías de mala muerte. La alternativa existe y está ahí. El tercer aliciente reside en la figura de Dean Moriarty, un tipo amable, cruel, cómico y trágico. Todo a la vez, puro nervio. Aunque no está solo. Kerouac retrató en este libro a todos y cada uno de los escritores que formaron parte de ese movimiento literario. Así que En El Camino también es el retrato del particular comportamiento y estilo de vida de estos bohemios de motel. 
Y si Kerouac es el autor más conocido de la Generación Beat, Allen Ginsberg quizás fue el escritor más político. No en vano dio a los beats el toque reivindicativo que, por ejemplo, le faltó a Kerouac para ser un contestatario en toda regla. El autor de En El camino fue acusado de racista por ofrecer una imagen demasiado idílica y algodonera tanto de los mexicanos como de los negros en su obra más famosa. Gran parte de la crítica echó en falta que Kerouac mencionase que además de beber, reír y vivir en un mundo menos racional, esas minorías sociales también vivían en guetos y sin apenas derechos civiles. En cambio, Ginsberg sí que supo poner el dedo en la llaga y de hecho mostró su incondicional apoyo a la minoría negra durante la lucha por la consecución de sus derechos civiles y también acabó siendo una figura importante durante las protestas contra la guerra de Vietnam. 




A diferencia de Kerouac y de Burroughs, Allen Ginsberg se dedicaba a la poesía tal y como también lo había hecho su admirado Arthur Rimbaud en el siglo XIX. El poeta francés era un símbolo para todos los beats. La razón es sencilla. Rimbaud, no contento con exaltar los sentidos en sus poemas, también se comportaba de manera excéntrica: bebía, fumaba marihuana, apenas se lavaba, se desnudaba en público y, para acabar de redondear su historial contrario a las buenas costumbres de la época, mantuvo una relación homosexual con el escritor Paul Verlaine. No hay que olvidar que en por aquellos tiempos la homosexualidad estaba penada en Francia. Sin embargo, Allen Ginsberg tuvo más problemas que su admirado Rimbaud a la hora de aceptar y de reconocer su homosexualidad. Su atracción por los hombres, sin embargo, no fue su único dolor de cabeza. El primero de ellos fue la esquizofrenia de su madre. Nacido en Nueva Jersey en el seno de una familia judía, la infancia de Ginsberg estuvo marcada por los problemas mentales que sufría Naomi, su progenitora. Para colmo y escándalo de todo buen americano de barras y estrellas en la puerta de casa, Naomi estaba afiliada al partido comunista americano y solía llevar a sus hijos a los mítines. Las dudas y los altibajos en el hogar acabaron por conformar una personalidad algo inestable. Y si bien Ginsberg creció admirando a poetas como William Blake y Walt Witman, también lo hizo teniendo alguna alucinación tal y como le sucedió a los 22 años. 



Ni más ni menos, Ginsberg creyó que William Blake en persona le estaba recitando "Ah sunflower" y otros dos poemas. Este hecho significó un punto y aparte en la vida de Ginsberg y posteriormente intentaría a través de las drogas revivir aquel éxtasis existencial. A pesar de tener una infancia complicada, el joven poeta encontró en la escritura su vía de escape. Aunque sus intereses iban mucho más allá. Uno de ellos era el budismo. Ginsberg, quien también había viajado por las carreteras americanas tal y como lo estaba haciendo Kerouac, se trasladó a mediados de la década de los cincuenta a San Francisco. Por entonces, la ciudad californiana ya tenía fama de urbe progresista y además contaba con una incipiente movida poética. Fue allí cuando Allen Ginsberg conoció a Peter Orlovsky, un joven de 21 años del que se enamoró. Atrás quedaron los intentos de Ginsberg por reconvertirse en heterosexual (aunque esto tampoco fue un obstáculo para haber sido el amante de Neal Cassady, una relación que Kerouac desaprobaba más que nada porque no era demasiado gay-friendly). 



La pareja empezó a leer sutras a todas horas y Ginsberg quedó francamente emocionado por esas ideas que hablaban de paz espiritual. También en San Francisco, Ginsberg se animó a realizar recitales en cafés o en otros espacios como la Six Gallery. En estos acontecimientos, Ginsberg interpretaba sus versos vitales, críticos, pero sobretodo, directos. Y lo hacía ante una audiencia que poco a poco iba creciendo. Sus influencias eran en el jazz, las drogas, la política y el budismo. Y su público eran jóvenes universitarios y bohemios. Puede que bastante gafapastas. Su recital más famoso fue uno celebrado en 1955 que se bautizó como "Six poets at the Six Gallery". O lo que es lo mismo, seis poetas de influencia beat (Ginsberg, Phil Lamantia, Michael McClure, Gary Zinder y Philip Whalen) recitando poemas en la Six Gallery. En este recital, al que acudió Kerouac, Ginsberg leyó por primera vez su célebre poema "Aullido". Y, lógicamente, estalló la locura y el escándalo. Porque una poesía que empieza diciendo "He visto los mejores cerebros de mi generación destruidos por la locura, famélicos, histéricos, desnudos arrastrándose de madrugada por las calles de los negros en busca de un colérico picotazo" tiene que dar que hablar. Ginsberg se convirtió rápidamente en la nueva gran promesa de la poesía pero, al igual que Kerouac, también tuvo problemas para editar su obra. Finalmente la pequeña editorial City Lights publicó en 1957 su obra Aullido, un libro de poemas divido entres partes. Con esta publicación, City Lights empezaría a publicar las obras de otros beats como Kerouac, William Burroughs, Lucien Carr e incluso Neal Cassady, quien también se atrevió con la escritura pero sin lograr demasiado éxito.




La publicación de Aullido no supuso el fin de los problemas de Ginsberg. Al contrario, al poco tiempo de salir a la venta la obra fue acusada de obscenidad por un tribunal. Tras un largo proceso judicial en el que Ginsberg consiguió movilizar a escritores e intelectuales a favor de la libertad de expresión, la obra fue declaraba "no obscena". El ruido ya estaba hecho y los beats ya empezaban a catar la popularidad. Kerouac siguió escribiendo y publicó entre otras obras Los subterráneaos y Los vagabundos del Dahrma, en mi opinión mucho más representativa del pensamiento de Kerouac




una obra budista ambientada en San Francisco. Al mismo tiempo, el escritor veía como su obra En el camino se iba convirtiendo poco a poco en un referente entre los jóvenes. De hecho, muchos de ellos decidieron imitar a Kerouac y a Cassady y se lanzaron a cruzar Estados Unidos a bordo de coches alquilados. Por su parte, Ginsberg escribiría en 1961 Kaddish y otros poemas, un claro homenaje a su madre recientemente fallecida. Pero si por algo destacó Ginsberg (aparte de por ofrecerse como cobaya para un experimento a base de LSD) fue por su crítica política. El poeta estaba en todas las manifestaciones y manifiestos en contra de la guerra del Vietnam y apoyaba a Martin Luther King. Así que 1973 decidió publicar otra de sus obras imprescindibles, la crítica La caída de América. 




El título lo dice todo. Por entonces Ginsberg se codeaba con gente como Bob Dylan y personajes como Tom Waits, Hunter S. Thompson, Ken Kesey y Charles Bukowski reconocían la influencia de los beats en sus obras. Pero ¿qué hacía William Burroughs? 
Volvamos Ginsberg. Al mismo tiempo que el poeta publicaba en 1957 Aullido, William S. Burroughs estaba pasando una temporada bastante agitada en Tánger. Lo de agitada es un eufemismo para decir que en la ciudad marroquí Burroughs se pasaba el día drogado a base de bien aunque también le quedaba algo de tiempo para escribir. Lógicamente, en semejante estado mental y físico, lo que salía de sus textos no era más que el fiel reflejo de un yonqui en plena fase autodestructiva pese a que para Burroughs la destrucción fuese su forma de vida durante al menos cincuenta años. 



Peter Orlovsky, William Burroughs, Allen Ginsberg, Alan Ansen, Gregory Corso, Paul Bowles e Ian Sommersville en Tánger 1961



De su período puestísimo en Tánger nació en 1959 su novela más conocida, El Almuerzo Desnudo, una obra psicotrópica, sin sentido y un auténtico reto para quien decida leérsela entera.
Años después y más recuperado, Burroughs escribió una introducción en la que comenta su particular proceso de escritura durante aquellos días en Tánger. Burroughs explica: "Desperté de La Enfermedad a los cuarenta y cinco años, sereno, cuerdo y en bastante buen estado de salud, a no ser por un hígado algo resentido y ese aspecto de llevar la carne de prestado que tienen todos los que sobreviven a La Enfermedad... La mayoría no recuerdan su delirio al detalle. Al parecer yo tomé notas detalladas sobre La Enfermedad y del delirio".
Resulta curioso observar como un hombre que había nacido en Saint Louis y en el seno de una familia acomodada (el abuelo de Burroughs había inventado una calculadora que, con las debidas modificaciones, posteriormente se convirtió en una caja registradora) decidiera vivir rodeado de drogadictos, prostitutas, pequeños delincuentes, escritores medio chalados y, en definitiva, a lado de toda una fauna que escandalizaría al más pijo entre los pijos. Pero Burroughs siempre fue diferente pese a graduarse en literatura inglesa ni más ni menos que en Harvard.



Tras que el ejército le impidiera reclutarse porque había perdido la falange de un dedo, Burroughs se estableció en Nueva York y allí fue donde conoció a Kerouac y a los demás beats. Por aquel entonces Burroughs ya tenía claro que era bisexual y que le gustaban los bajos fondos: los trapicheos, la falsificación de recetas o los pequeños hurtos eran sus compañías habituales. Cuando William se metía en algún problema, algo común, el dinero de su familia servía para rescatarle. También le gustaba escribir aunque tardó bastante tiempo en crear su carrera literaria. Su primera novela Yonqui se publicó en 1953 en parte gracias a que Allen Ginsberg le había animado para que escribiese algo. Ginsberg seguramente pensó que un tipo tan impredecible como Burroughs tendría bastantes cosas que contar.





Fue en Nueva York donde conoció a Joan Vollmer, una amiga de la primera mujer de Kerouac que, rápidamente y por influencia de un círculo social bastante narcótico, se enganchó a las anfetaminas y a Burroughs. Fueron pareja, tuvieron dos hijos y ambos se dedicaron a vivir por el lado salvaje de la vida en compañía de Kerouac, Ginsberg, Cassay & Co. Pero en una fiesta celebrada en 1951 en Mexico D.F. William S. Burroughs decidió imitar a Guillermo Tell. No está claro si fue Burroguhs quien puso un vaso sobre la cabeza de su compañera o si fue la propia Joan. Pero lo que si que está claro es que Burroughs no le dio a la diana correcta y pasó 13 días en una prisión de la capital acusado de matar a su mujer. Una vez más, el dinero de su familia compró la libertad del loco Bill quién aprovechó la ocasión para viajar hasta llegar a Tánger.



La muerte de Joan supuso el espaldarazo definitivo para que Burroughs decidiera continuar con su carrera literaria. El escritor consideró que tras la muerte de Joan lo único que podía hacer era plasmar en un papel sus experiencias. Y de ahí nacieron obras como la ya citada El Almuerzo Desnudo, El Exterminador, Las cartas de la Ayahuasca, una obra que recoge la correspondencia entre Burroughs y Ginsberg o Ciudades de la Noche Roja. En los 70, Burroughs volvió a Estados Unidos y fue entonces cuando pasó de ser un tipo marginal y se convirtió en un icono para artistas como Patti Smith, Andy Warhol, la fotógrafa Susan Sontag y o los Sex Pistols entre otros.



Burroughs con Patti Smith

Más adelante, en los noventa, Kurt Cobain, por ejemplo, quiso poner música a poemas de Burroughs. Y es que Burroughs siempre fue un hombre que arrastraba tras de sí una leyenda maldita espectacular y, además, nunca dejó de hacer lo que se esperaba de Burroughs: escribir y tomar drogas. Era un punk por sistema. La Generación Beat creció en Estados Unidos y fue un referente literario, pero también en cierto modo cultural, hasta que en 1968 la Era de Acuario se apropió de muchos de los tabúes y de las ideas de Kerouac y los suyos y se encargó de eclipsar las largas carreteras estadounidenses a base de florecitas en el pelo. 

Segundo vídeo de Diana Uribe:


                                                   




Los beats, sin embargo, mantuvieron en cierto modo su popularidad. Kerouac apenas la pudo disfrutar ya que murió en 1969 a causa de unas complicaciones derivadas de su elevado consumo de alcohol. Ginsberg seguiría dando guerra hasta 1997. Y ese mismo año, unos meses después y quizás como última jugarreta, William S. Burroughs fue el último de los más famosos beats (a parte de los padres de Ned Flanders) en despedirse del mundanal ruido. El largo viaje a través de carreteras polvorientas, sin duda, había dado mucho de sí. (Tomado de Libros que muerden)

Así, poco a poco, la Generación Beat fué dando paso a un nuevo movimiento revolucionario el Movimiento Hippie, que podremos ver en la siguiente entrada.

1/2


3 comentaris:

Anònim ha dit...

Every weekend i used to pay a quick visit this web site,
because i wish for enjoyment, for the reason that this this
website conations actually pleasant funny stuff too.


Feel free to visit my web blog :: Free Home Based Business Opportunity

Anònim ha dit...

M'han agradat molt aquestes dues entrades. Estan molt completas i es nota que saps el que parles y t'agrada. M'han servit els dos post per a fer un treball. Tot mirat, hagués estat bé tenir aquest blog quan vaig fer el treball de recerca, que anava sobre el tema.

Que vagi molt bé!

Isabel

TERRAXAMAN ARA I AQUI ha dit...

Benvolguda Isabel:

Gràcies pel teu comentari; segur que un dia, més endavant en els teus estudis, tornaràs a pensar en aquest tema, tot el que et va quedar per dir, pensar, imaginar...
Aquestes pàgines romandràn en el teu cap i a la xarxa, i si et puc servir d'alguna cosa doncs ja saps on trobar-me.

Terraxaman